Como su propio nombre indica este es un blog en el que vais a encontrar todo lo que vamos leyendo: novela negra, thriller, ficción, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.


Además, entrevistas y encuentros con autores a los que tenemos el placer de acudir y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

Mostrando entradas con la etiqueta negra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta negra. Mostrar todas las entradas

martes, 21 de marzo de 2017

MUERTOS PRESINDIBLES - Hans Rosenfeldt y Michael Hjorth



Desde que nos introducimos en el mundo de Sebastian Bergman nos convertimos en incondicionales y es que, aunque novelas negras hay muchas, esta serie tiene el plus de tener un personaje que o amas u odias o, incluso, las dos cosas a la vez, porque Sebastian Bergman es simplemente Sebastian.

LOS AUTORES


Hans Rosenfeldt (1964). Guionista, actor y escritor, es conocido sobre todo por crear una de las series más famosas de los últimos años, The Bridge.

Tras plantearse hacer carrera en el baloncesto (dada su altura) y pasar por varios trabajos, decidió dedicarse a la actuación. Varios papeles en series de televisión y cinco años en la compañía Nacional de teatro de Gotemburgo después, cambió de oficio de nuevo, esta vez para convertirse en locutor de radio y presentador de televisión.

En 2006 una productora le contrató para la creación de una serie sobre crímenes ambientada en Suecia y Dinamarca. Así nació The Bridge (Bron), en antena desde 2011.

Michael Hjorth (1963). Director y guionista sueco nacido en la ciudad de Visby. En 1994 creó la serie de televisión Bert. Un año después escribió el guion de la película Bert, el último virgen junto a Anders Jacobsson. Desde entonces, ha participado en más de una decena de producciones como guionista o director (Svensson Svensson, Del okända o Steget efter, entre otras).

En 2010 debutó como novelista con un libro de novela negra escrito a su amigo Hans Rosenfeldt, también guionista de series y creador de la famosa The Bridge. Esta colaboración se ha extendido con varias continuaciones.

"Secretos imperfectos" fue su primera novela publicada en Planeta en Abril 2016, seguida de "Crímenes duplicados" en Septiembre.

EL ARGUMENTO

En las montañas de Jämtland dos mujeres hacen un descubrimiento macabro: del suelo sobresalen los huesos de una mano. La policía local llega a la escena del crimen y no encuentra uno, sino seis cuerpos; entre ellos, el de dos niños. Todos fueron asesinados por un disparo en la cabeza.


No hay testigos, no hay pistas y nadie ha denunciado ninguna desaparición… Cuando el equipo de Torkel Hölgrund acude al lugar de los hechos para hacerse cargo de la investigación, todo se complica. El psicólogo criminal Sebastian Bergman atormenta a todos con sus problemas personales consiguiendo, una vez más, que las tensiones vayan en aumento.


El caso resulta ser un rompecabezas mucho más complejo de lo que habían imaginado. La identidad de las víctimas es un enigma y cuando, al final, Bergman ahonda en las pistas y consigue tirar del hilo, el Servicio Secreto aparece de improviso para archivarlo. Alguien en las altas esferas quiere tapar estas muertes a cualquier precio… Pero ¿conseguirán parar a Sebastian Bergman?

Conócelo en www.seriebergman.com

MIS IMPRESIONES

Como todos sabéis, después de leer Secretos imperfectos y conocer a Sebastian ya era difícil no ansiar cada uno de los títulos que le iban a seguir. Si bien en Secretos imperfectos encontrábamos una novela negra pero que quizá se centraba más en su personaje principal, Sebastian, y en el segundo, "Crímenes duplicados" lo que teníamos era una novela más centrada en el caso en sí, aunque este diera vueltas alrededor de Sebastian, en este tercero vamos a encontrar un equilibrio perfecto. En Muertos prescindibles vamos a seguir viendo evolucionar a Sebastian y a cada uno de los personajes de las anteriores novelas que forman el equipo de Torkel pero también vamos a encontrarnos ante un nuevo caso para la brigada de homicidios.

Como os decía, para mi gusto esta novela esta mucho más equilibrada. No es que las anteriores me gustaran menos por estar más dedicadas o al personaje o al caso pero creo que en esta tercera novela los autores han conseguido un equilibrio perfecto.

Lo que vamos a encontrarnos en Muertos prescindibles desde el primer momento son dos historias: por una parte el descubrimiento de unos cadáveres sepultados desde hace años en las montañas de Jämtland lo que llevará una vez más a la policía local de allí a reclamar la ayuda del equipo de homicidios con Torkel a la cabeza y por otra la historia de Shibeka, una mujer inmigrante afgana que emigró a Suecia con su marido y sus hijos y que lleva años tratando de que alguien haga algo por encontrar a su marido, Hamid, que desapareció sin más junto a otro amigo

A Shibeka le dijeron que Hamid había huido al no darle el permiso de residencia pero ella se niega a pensar que haya podido abandonar a su familia sin más. Sin embargo, cuando consigue que alguien investigue un poco más acerca del asunto se empezarán a remover asuntos familiares e historias que una mujer de su raza de no debería conocer y es que a las mujeres afganas aún les queda mucho para la igualdad. Además, creo que los autores han aprovechado esta trama para abordar el tema de la inmigración en Suecia, el rechazo que sufren los afectados en muchos casos y los impedimentos con los que aún hoy en día se encuentran.

Así, mediante capítulos alternos iremos viendo los avances de ambas investigaciones que, en apariencia, nada tienen que ver.

Por otra parte el equipo de Torkel no está en su mejor momento. Vanja, está totalmente convencida de que pronto abandonará el equipo para seguir formándose en los cursos del FBI, y por otro lado llegará una nueva integrante al grupo, Jennifer, que pronto se ganará las simpatías de todos. Además, Vanja, sufrirá un contratiempo familiar que la hará abandonar antes de lo previsto su puesto en la brigada. Esto hace que en esta novela conozcamos un poco más del pasado de Vanja y de su familia, por qué ella es así, cómo ha llegado hasta donde está y cómo se ha formado esa personalidad que tiene.

Respecto al resto de los miembros también seguiremos viendo cómo evolucionan sus historias y es que Úrsula, Torkel y Billy, que también gana protagonismo en esta novela, aún tienen mucho que contarnos de sus vidas. 

Me gusta mucho la evolución que están teniendo estos personajes en la saga, creo que están muy bien dibujados, que están muy bien trazadas sus historias, sobre todo teniendo en cuenta que en la mayoría de los casos se nos explican después de que ya los conozcamos y sepamos cómo actúan, y me gusta que son personajes completamente distintos entre sí pero que forman un equipo perfecto de trabajo e incluso tienen un vínculo de amistad. Más admirable me parece aún cuando las novelas están escritas a cuatro manos como ya nos dijeron en el encuentro que tuvimos con ellos antes de empezar a conocer sus historias.

Respecto a Sebastian, en esta novela ya ha logrado incorporarse al equipo de manera definitiva aunque sus conocimientos no serán del todo útiles para la resolución de este caso, por lo que en este libro vamos a seguir conociendo un poco más la historia personal de Sebastian y sobre todo vamos a encontrarnos a un Bergman mucho más humano.

Y por supuesto no podemos dejar de mencionar a Ellianor, esa mujer que Sebastian no sabe como quitarse de encima y que está dispuesta a todo por conseguir su amor, esa mujer que oye pero no escucha y en la que las palabras en su cabeza toman un significado muy diferente al que entendería cualquier persona. Creo que este personaje aún tiene que darnos muy buenos momentos. Quizá sea Ellianor la que aporta un mayor toque de humor a la novela pero hay que decir que hay momentos verdaderamente divertidos a lo largo de toda la historia ya sea por lo que piensan los personajes como por los diálogos entre ellos. Aportar humor a una novela de este tipo también me parece algo que solo se puede conseguir, sin que chirríe, si dominas muy bien el género y estos autores lo han conseguido con creces.

Y, si habéis llegado hasta aquí, solo os puedo decir que os vais a encontrar un final que os dejará con la boca abierta. Estamos muy desolados al saber que de momento no está prevista la publicación de la continuación de esta serie por parte de Planeta pero insistimos y rogamos que necesitamos saber qué pasa con estos personajes después del apoteósico final que nos brindan los autores y es que ha quedado demostrado que Hjorth y Rosenfeldt son unos auténticos maestros manteniéndonos pegados a sus páginas de principio a fin y marcando un final del que solo quieres más.  

Como en los anteriores decir que el caso empieza y acaba, es decir, la novela es independiente pero si tenéis pensado leer el resto hacedlo por orden porque hay mucho spoiler de los anteriores para que todo el mundo pueda leerlo sin haberlo leído los otros dos.

En conclusión, en esta nueva entrega nos vamos a encontrar de nuevo con un thriller,  tejido de manera magistral, en el que todas las piezas tienen su lugar exacto, narrado de una manera muy visual y del que no te podrás desprender hasta el final.






viernes, 17 de marzo de 2017

A GRANDES MALES - César Pérez Gellida


Siempre que acabamos una novela de César Pérez Gellida estamos deseando que llegue la siguiente y este caso no era una excepción, aunque por otro lado tampoco queríamos que llegara la fecha porque con esta entrega se pone fin a la trilogía "Canciones, refranes y rastros de sangre" y no sabemos cuando será la próxima vez que volveremos a encontrarnos con estos personajes que llegaron a nuestra vida (por lo menos de la lectora), y se quedaron con nosotros.

EL AUTOR

César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y máster en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. En 2011, decidió dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.

César irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», que continuó con Dies irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 y el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre. En 2015 publicó Khimera, su cuarta novela, y en 2016 inició su segunda trilogía, «Refranes, canciones y rastros de sangre», compuesta por las novelas Sarna con gusto, Cuchillo de palo y A grandes males.

Actualmente sigue escribiendo novelas y colabora como columnista en El Norte de Castilla.

ARGUMENTO

Erika Lopategui y Ólafur Olafsson han llegado a Buenos Aires siguiendo el rastro de la única persona que puede ayudarlos a destapar la organización criminal que se esconde tras la Congregación de los Hombres Puros. Encontrar el Cartapacio de Minos, un misterioso documento que contiene la identidad de los integrantes de la cúpula de esta organización, es su única meta.

Pero no solo ellos lo buscan... Pronto descubrirán que una cara conocida está más cerca de lo que a ellos les gustaría.

A grandes males es un thriller donde la realidad y la ficción se confunden para sumergir al lector en una trama cargada de incógnitas cuyas respuestas se encuentran entre los muros del edificio Barolo, un rascacielos levantado para albergar las cenizas de Dante Alighieri.

MIS IMPRESIONES

Cuando César Pérez Gellida cruzó el charco y se fue a vivir a Argentina, no cabe duda que encontró un excelente escenario y no vaciló en que sus personajes le acompañan en el viaje para desarrollar allí prácticamente la totalidad de la trama de la novela con la que pone fin a la Trilogía Canciones, refranes y restos de sangre: A grandes males.

No voy a negar que cuando César, en un encuentro con blogueros con motivo de la publicación de Sarna con Gusto, nos comentó algunos extremos en los que iba a derivar la trama la tercera novela de la trilogía, sentí un cierto temor, y más con las explicaciones que nos iba dando. Unos temores que he podido comprobar eran infundados ya que, aunque todo lo relativo a la Divina Comedia y a la masonería no es algo que me atraiga especialmente y la mayoría de las veces me ha parecido complicado de entender, en A grandes males César Pérez Gellida ha hecho una gran labor aligerando lo más posible estos temas en la narración, haciendo que se comprendan con bastante facilidad y que no resulten una carga al lector con la consiguiente pérdida de ritmo en la lectura.

Y es que ritmo tampoco nos va a faltar en este final de la trilogía, A grandes males es un thriller lleno de acción, con una narración durante la cual vamos a estar cambiando continuamente no sólo de escenarios, dejándonos siempre con "la miel en los labios" en cada cambio y deseando volver a donde nos ha dejado, sino también de época, ya que viajaremos al pasado para conocer a Luis Barolo, que junto a Mario Palenti, fue el encargado de poner en marcha la construcción de un edificio que llevaría su nombre, y transitar por una historia con base en la masonería, las sociedades secretas y el vínculo de éstas con el poder, en la que realidad y ficción se entremezclan tanto que cuesta diferenciar dónde está la línea que las separa.

En ningún momento César Pérez Gellida nos aburre con detalles ni exceso de información, ésta está integrada perfectamente en la historia, pero se destila de lo narrado que ha realizado una gran  y meticulosa labor de documentación sobre la masonería, la Fede Santa y el Palacio Barolo, entre otros extremos, y no sólo eso, sino que se ha divertido haciéndolo, ha disfrutado y que le ha entusiasmado lo que iba encontrando y eso se transmite en la novela.

En A grandes males César Pérez Gellida nos va a llevar por otros vericuetos de la maldad. No es que no nos vayamos a encontrar crímenes en esta entrega, ya sabemos que a César no le tiembla el pulso a la hora de llevarse a alguien por delante, lo hemos podido ir comprobando novela tras novela, pero en esta entrega la maldad es distinta, es la manipulación; el conseguir un fin al precio que sea; el control sobre los demás; tener y ostentar el poder y riqueza; que una verdad que no nos interesa quede oculta con otra posiblemente menos importante, con una cortina de humo que hace que perdamos de vista nuestro objetivo, que no seamos capaces de ver lo que tenemos ahí delante porque es lo cotidiano, lo que tenemos más a la vista; la pérdida de perspectiva. Algo que, por otra parte, no nos suena nada extraño en nuestros días.

Está claro que César es un maestro que sabe contar historias que te dejen pegado a las páginas de sus novelas, visualizas lo que narra, nos lo ha dejado claro a lo largo de las 7 novelas en su haber, y siempre sorprende, cada novela es un paso más allá aun cuando pienses que ya no es posible, y vuelve a jugar con el lector sigue poniéndole todo a su alcance sin que seamos capaces de verlo, para demostrarnos al final que todo estaba ahí, que no hemos sabido verlo, que no se ha sacado nada de la manga, simplemente que nos hemos fijado en lo que no debíamos. Y además se permite el lujo de advertírnoslo en la propia novela.

No creo que se pueda decir nada nuevo sobre quienes pueblan las páginas de esta novelaya que nos ha quedado suficientemente claro que César Pérez Gellida es un gran constructor de personajes. De los que conocemos poco se puede añadir, los hemos ido conociendo en profundidad, pero ya os imaginaréis que también en esta novela van a aparecer otros que no nos dejarán indiferentes. Me ha encantado la construcción que ha hecho de Bujalesky, Telmo o de Gabriel, que dicho sea de paso, aun después de haber acabado la novela, me sigue teniendo tan desconcertada como desconcertante es su apariencia.

Bujalesky y Telmo esos dos argentinos a los que parecía estar viendo y escuchando, que te hacen disfrutar con sus conversaciones que, por lo menos en mi caso, te descubres leyendo con esa cadencia porteña tan característica, y que en ocasiones están tocadas de un peculiar sentido del humor. Unos personajes de los que se sirve para comentar muchas de las cosas que se viven en Buenos Aires y cómo son quienes habitan la ciudad.

En esta última entrega de la Trilogía Refranes, canciones y rastros de sangre, nos vamos a encontrar menos refranes, pero no podría ser esta entrega final sin ellos, algo tan inherente a la esencia de Sancho; la música indudablemente no podía faltar, siempre presente, aunque en este caso no podamos escuchar prácticamente ninguna de las canciones que vienen de la mano de Bujita, el hijo de Bujalesky, y que éste último va cantando a lo largo de la novela; unas canciones cuya letra César ha escrito en su totalidad, aunque de momento tan sólo una tenga música y voz de la mano de Ferreiro y Saldarriagay sangre que de eso con este autor, de momento, nunca falta.

No me ha resultado fácil escribir esta reseña en mi afán intentar decir mucho sin descubrir nada de más, que de menos seguro que lo he hecho.

Después de introducirnos en este universo gedillista, es curioso lo mucho que nos cuesta desprendernos de él y los deseos inmediatos que sentimos de volver a sumergirnos en el mismo, y más ahora que, quitando la novela que está en marcha, no sabemos nada de lo que podemos esperar.

Nos queda un vacío que necesitamos seguir llenando.





viernes, 10 de marzo de 2017

LA SIRENA DE GIBRALTAR - Leandro Pérez


Cuando terminé de leer Las cuatro torres tenía claro que quería volver a encontrarme con Juan Torca, un personaje un tanto peculiar pero que se gano mis simpatías a las primeras de cambio. 

Ha costado algo de tiempo volver a tener otra historia con este protagonista entre manos, pero ya os adelanto que la espera ha valido la pena, ha sido un buen reencuentro, tan bueno como la portada y el título que nos lo presentaba.

EL AUTOR

Leandro Pérez (Burgos, 1972) hasta antes de ayer guardaba sus manuscritos en un cajón. Escritor y periodista, dirige la web literaria Zenda. Ha trabajado en El Mundo, y es uno de los creadores de Trestristestigres, empresa que ha puesto en marcha numerosos proyectos en Internet, a menudo periodísticos y culturales.

Además de blogs, columnas y dossieres, Leandro Pérez ha escrito un par de narraciones que jamás publicará y varios primeros capítulos que quizá retome algún día. En algunos, figura Juan Torca, el personaje que protagoniza La sirena de Gibraltar, su segunda novela. Las Cuatro Torres (Planeta, 2014), su primer libro, recibió una excelente acogida.

ARGUMENTO

Madrid, junio de 2013. «Contra Gibraltar la política ya no vale», le dice a Juan Torca una mujer que quiere que asesine a dos prostitutas gibraltareñas. Un mes después el cuerpo desnudo de Rebecca
Cruz aparece en el Manzanares. Torca contempla cómo el cadáver es extraído del río y promete: «El hombre que te mató ya está muerto».

Pero Torca no solo tratará de cazar al asesino, también intentará proteger a las hermanas gemelas de Rebecca, Maddie y Lisa, dos nadadoras conocidas como las sirenas de Gibraltar.

MIS IMPRESIONES

Juan Torca presencia desde un puente que cruza el Manzanares, cómo de sus aguas sacan a una mujer desnuda con un bloque de hormigón en la parte inferior de su cuerpo.

El particular encargo que hace unos meses le hicieron, en el que había dos requisitos esenciales que cumplir que eran el lugar de nacimiento de las víctimas y donde debían ser encontradas, y que él no había aceptado, al final ha sido ejecutado por otro.

Algo en el interior de Juan Torca no le deja pasar por alto este crimen ¿Quién se ocupó del encargo? ¿Quién estaba detrás del mismo? ¿Qué motivos había detrás de este asesinato?

No pensaba yo que había pasado tanto tiempo pero han pasado más de dos años desde que Leandro Pérez nos presentó a Juan Torca en su primera novela, Las cuatro torres, y ya entonces me quedó claro que no era un personaje cualquiera.

Juan Toca es un personaje original, distinto, con mucho atractivo, que atrapa al lector, que sabe llevárselo a su terreno. Un personaje con luces y sombras, muy alejado de cualquier estereotipo. No sabemos mucho de su pasado, aunque sí que ha hecho cosas de las que muchos no se sentirían orgullosos. Exmilitar, mercenario, encargado de la seguridad de un empresario vasco cuando éstos estaban amenazados por ETA, .... y ahora por fin parece que alejado de todo aquello, reconvertido en detective privado a ratos y si se tercia. Un hombre amigo de sus amigos, que se quiere ganar el cariño y el respeto de su hijo y con unos valores muy fuertes y un alto sentido de la justicia, aunque a veces se tenga que saltar las reglas si es necesario.

Pero Juan Torca no está solo, tiene a sus compadres Jandro y Luis Laguna, aquellos con los que comparte mucho pasado y que siempre están ahí. Y su hijo Rodrigo que eligió ser policía, con el que quiere recuperar el tiempo perdido aunque sea una labor muy difícil de afrontar.

Uno de los puntos fuertes de Leandro Pérez en sus novelas son los personajes, unos personajes bien estructurados, dibujados, muy creíbles y reales, a los que, enseguida, parece que ya conoces hace tiempo y con los que podrías estarte codeando en el día a día. Unos personajes creados con mucho cuidado y a quienes una vez descubres en las páginas de la novela quieres seguir acompañándolos y conociendo más de ellos.

Y no sólo sucede con Torca o sus compadres, o Rodrigo a los que ya conocíamos, sino que me ha pasado con otro personaje que aparece por primera vez en esta novela y de quien ya quiero más implicación en próximas entregas de la serie o hasta protagonismo en otra saga: "Un Inspector. De homocidios. Carballera".


Pero está claro que para que una novela sea buena tiene que tener detrás una buena historia que sustente esos personajes, y Leandro Pérez ha construido una novela sólida, una trama en la que todo está medido y ajustado, pero no forzado, ya que todo transcurre en tan sólo 7 días.

Y lo ha hecho con una trama muy adictiva y en la que todo podría ser perfectamente real, tanto que podríamos encontrarnos unos hechos iguales o similares en cualquier día en un periódico o en un telediario, en la que no deja nada al azar, en la que no se saca conejos de la chistera y en la que la intriga, que es mucha, está perfectamente dosificada.

Leandro Pérez escribe con una prosa sencilla, sin artificios, muy cuidada, y con la que a través de capítulos cortos, un ritmo constante, intriga bien dosificada y abundantes diálogos consigue una lectura muy ágil, dinámica, entretenida y adictiva de la que al lector le costará separarse, cayendo continuamente en la necesidad de leer un poco más. La Sirena de Gibraltar no te va a dar respiro.

Creo que, con todo lo anterior, queda claro que no puedo por más que recomendar La Sirena de Gibraltar. Yo, como ya me pasó con la anterior novela, estoy deseando que Leandro Pérez se dé un poco de prisa y nos traiga más pronto que tarde una nueva entrega de Juan Torca y que nos desvele en un futuro próximo lo que pasó en el Mar del Aral.

viernes, 3 de marzo de 2017

UN LUGAR A DONDE IR - María Oruña


No siempre podemos seguir el ritmo lector que queremos y de pronto nos hacemos con un libro que espera en la estantería más del tiempo que habíamos previsto para ser leído. 

A veces hasta se da la situación de que sale una nueva novela del autor sin que hayamos leído aquella que tantas ganas teníamos de hacerlo. Eso es lo que nos sucedió a nosotras con María Oruña, publicaba un Lugar a donde ir y todavía no habíamos leído Puerto escondido, algo que haremos con seguridad.

LA AUTORA



María Oruña (Vigo, 1976), gallega de padre cántabro, desde pequeña visita con frecuencia Cantabria. Allí ha ambientado Un lugar a donde ir y su novela anterior, Puerto escondido (Destino, 2015), un exitoso debut en el género negro que ha sido traducido al alemán, el francés y el catalán. En ambas novelas los protagonistas son los paisajes cántabros y el equipo de la teniente Valentina Redondo, que se ha ganado el cariño de miles de lectores. Oruña es abogada y actualmente compagina esta profesión con la escritura. Ya está trabajando en su próxima novela.




ARGUMENTO

Han transcurrido varios meses desde que Suances, un pequeño pueblo de la costa cántabra, fuese testigo de varios asesinatos que sacudieron a sus habitantes. Sin embargo, cuando ya todo parecía haber vuelto a la normalidad, aparece el cadáver de una joven en La Mota de Trespalacios, un recóndito lugar donde se encuentran las ruinas de una inusual construcción medieval. Lo más sorprendente del asunto no es que la joven vaya ataviada como una exquisita princesa del medievo, sino el objeto que porta entre sus manos y el extraordinario resultado forense de la autopsia. 

Cuando hasta los más escépticos comienzan a plantearse un imposible viaje en el tiempo, comienzan a ocurrir más asesinatos en la zona que parecen estar indisolublemente unidos a la muerte de la misteriosa dama medieval. 

Mientras Valentina Redondo y su equipo investigan los hechos a contrarreloj, Oliver Gordon, ayudado por su viejo amigo de la infancia, el músico Michael Blake, buscará sin descanso el paradero de su hermano Guillermo, desaparecido desde hace ya dos años, y descubrirá que la verdad se dibuja con contornos punzantes e inesperados.

MIS IMPRESIONES

En la Mota de Trespalacios, una construcción medieval circular poco conocida hasta para los que habitan en la zona, aparece el cadáver de una mujer vestida con un traje medieval. Tanto su apariencia como por la forma en que está colocada parecen indicar que el asesino ha sido concienzudo con la puesta en escena y que parezca una princesa medieval no es precisamente fruto del azar.

Cuando Valentina Redondo y su equipo llegan al lugar son casi inexistentes las pistas e indicios que la forense y los de criminalística les van a suministrar para empezar a indagar, ya que nadie parece haber visto nada y al margen de las peculiaridades del escenario y la indumentaria de la víctima, lo único que se ha podido encontrar es una moneda antigua entre las manos de ésta. Pero el de la princesa medieval, como han dado en llamarla, no va a ser el único asesinato.

Al mismo tiempo Oliver, la pareja de Valentina Redondo, está intentando localizar a su hermano desaparecido hace tiempo. Una llamada perdida es lo único de lo que dispone para tratar de averiguar su paradero.

Si lo que te he contado hasta este momento no te parece suficiente y quieres saber más no te va a quedar más remedio que leer Un lugar a donde ir.

Vaya por delante que yo no había leído Puerto escondido, la anterior novela de María Oruña, por lo que os puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que para disfrutar de Un lugar a donde ir no es en absoluto necesario haber leído la primera.

Por lo que sé, y he podido apreciar, Puerto escondido es una novela autoconclusiva, de la que Un lugar a donde ir sólo "hereda" algunos de sus personajes y la historia que da continuidad a éstos, pero os puedo asegurar que la autora nos da los suficientes datos de estos personajes heredados para que los conozcamos y nos pongamos en situación sin necesidad de leer la anterior novela y sin tener la sensación de que nos hemos perdido nada por no hacerlo. Eso sí, os aseguro que posiblemente sintáis la necesidad de leerla para saber que aquello a lo que hacen mención que pasó y no se nos cuenta en ningún momento, ya que la autora se ha cuidado muy mucho de desvelar dato alguno que pueda descubrir nada y chafar su lectura.

Yo tampoco os voy a contar mucho de Un lugar a donde ir, ya que a nada que se hable de más puedes revelar más de la cuenta.

Mediante tres voces, una de ellas en primera persona y con un carácter intimista, y otras dos en las que se vale de un narrador omnisciente, María Oruña nos presenta una novela que se desarrolla en tres planos temporales, una herramienta que utiliza con habilidad captando fácilmente la atención del lector.

La manera en que se inicia Un lugar a donde ir logra suscitar nuestro interés desde el primer momento, aunque no es una novela de un ritmo trepidante. De hecho hubo algún momento en que me dio la impresión de que perdía fuelle, como en esos pasajes en que, para mi gusto, se extendía en puntos que aunque eran bastante interesantes y estaba claro que se había documentado mucho y la habían entusiasmado, a mi me dio la impresión de que la narración perdía algo de ritmo. Eso sí llegado un momento, empezó a remontar y alcanzar un ritmo y una tensión que iban creciendo sin decaer hasta el final, a la vez que nos ofrece un desenlace y una resolución del caso impecables, en los que nada es porque sí, y se sustentan de manera consistente en los acontecimientos relatados.

Hay que reconocer que María Oruña sabe elegir los escenarios, unos escenarios poco comunes, que llaman la atención y que te llevan a indagar sobre ellos. Por lo menos en mi caso, durante la lectura en más de una ocasión que fui a "San Google" a buscar esos lugares que tenían que ser extraordinarios.

No cabe duda que se ha documentado no sólo en lo que respecta a los escenarios a los que logra trasladarnos sin dificultad (aunque alguno de ellos no lo conociera de primera mano), sino sobre otra serie de temas y de aspectos de la novela que aunque nos puedan parecer insólitos la autora en el encuentro que tuvimos con ella nos dijo que están contrastados, haciéndolo de forma cuidadosa y concienzuda.

El título de la novela, como podremos comprobar a lo largo de la lectura, no está puesto al azar. Un lugar a donde ir aparece en distintas ocasiones a lo largo de la novela siendo el refugio, el lugar, la meta, el destino, lo que los personajes de la novela buscan en la vida, tal y como nos sucede a todos nosotros. Un título que, como algunas otras que vamos a encontrar en la novela, nos llevará a la reflexión.

En conclusión, Un lugar a donde ir es una novela muy entretenida, con una estructura compleja pero cuya lectura no resulta dificultosa, que sabe captar la atención del lector, y un suspense bien dosificado, yendo a más según avanza la novela, escrita con un estilo cuidado y claro, en que la narración y los diálogos, algunos de ellos con unos toques de fino humor que nos sacarán más de una sonrisa, se alternan en una proporción adecuada, con una excelente ambientación, y ensamblando con habilidad las piezas consigue desenlace final que la hace subir muchos puntos.



miércoles, 8 de febrero de 2017

CÍRCULOS - Manuel Ríos San Martín



Que esta portada llama la atención creo que es algo que nadie puede negar, que la sinopsis es atractiva creo que tampoco y que lo que nos vamos a encontrar en Círculos es diferente a lo que hemos leído hasta ahora os puedo decir que es un hecho.

EL AUTOR


Manuel Ríos San Martín (1965), licenciado en Ciencias de la Información, ha trabajado en importantes productoras de televisión como Globomedia, BocaBoca y Diagonal, donde ha ejercido de productor ejecutivo, director o guionista de diversas series y miniseries de televisión. Ha participado, entre otras, en Colegio mayor, Médico de familia, Menudo es mi padre, Más que amigos, Compañeros, Mis adorables vecinos, Soy el solitario, Raphael, Rescatando a Sara, Historias Robadas y Sin identidad. Ha dirigido un largometraje, No te fallaré, y ha colaborado en la escritura del guión de las películas Amigos y Maradona, la mano de Dios. Ha coordinado y coescrito el libro El guión para series de televisión, publicado por el Instituto de RTVE.




EL ARGUMENTO


En Londres, en una sociedad hiperconectada en la que la gente vive obsesionada por la pequeña pantalla, la violencia y las redes sociales, un concursante muere en directo en un programa de televisión. Inmediatamente se convierte en trending topic mundial. ¿Podría ser intencionado?


El inspector Jellineck, un policía desencantado, áspero y harto de la vida se hace cargo de la investigación. Es el único que piensa que el incidente puede ser algo más serio de lo que parece.

Patrizia, una chica en guerra con el mundo, está convencida de que es necesario hacer algo rotundo y se vincula a un grupo de jóvenes activistas que quieren cambiar el rumbo de la sociedad.

Y entonces, una interferencia en la señal de televisión anuncia:



«Os voy a joder la vida. A todos.»
Círculos es una novela interactiva en la que el lector tendrá la oportunidad no solo de leer el texto, sino de completar la experiencia lectora con acceso a redes sociales y documentación online.



MIS IMPRESIONES

Terminé esta novela hace un par de semanas y tengo que decir que creo que he necesitado este tiempo para procesarla, para reflexionarla y para conformar una opinión que traslade bien lo que he sentido, porque con esta novela no puedo decir que haya disfrutado en el sentido más estricto de la palabra sino que me ha removido, me ha enfadado, me ha provocado sentimientos contradictorios hacia lo que somos y lo que hacemos, me he visto reflejada, es decir, ha logrado ser de esas novelas que una vez terminas sabes que no se cierran sino que se quedan ahí pegadas a ti durante un tiempo más.


La novela, para el que no lo sepa, se desarrolla en un Londres que transmite una atmósfera apocalíptica con una huelga de basuras que ya dura varios meses y un mundo en el que empiezan a pasar cosas raras como que los animales tienen comportamientos fuera de lo común, tanto que empiezan a suicidarse. En medio de todo este caos, en una sociedad obsesionada con la televisión y las redes sociales, una sociedad en la que todo el mundo está conectado a algún aparato siempre, y en la que la televisión cada vez ofrece realities más extremos, de repente, muere un concursante en directo en un concurso de televisión devorado por un tiburón, la señal no se corta, se sigue emitiendo y todo el mundo queda conmocionado en sus respectivas casas por lo que está viendo pero nadie se despega de las pantallas de televisión ni de todo lo que se dice en las redes sociales sobre el suceso, sin embargo, ésto sólo es el principio. Con todo esto, que el autor es capaz de contarnos en las páginas iniciales de la novela, se demuestra que Manuel Ríos es un maestro en captar la atención, es un buen guionista y esto ha sabido traspasarlo a su novela y hacer que nos quedemos enganchados desde la primera página al igual que los telespectadores se quedan enganchados al momento morboso que está ofreciendo la televisión en ese instante. 

A partir de aquí, lo que parece un suceso casual, un terrible y desafortunado accidente, se convierte en un posible homicidio cuando se descubre que el presentador del concurso ha desaparecido en el mismo momento del suceso con el concursante. En los días posteriores, este mismo presentador, Shultheiss, interrumpirá la señal de la cadena Onda Seven, para dar un mensaje: "Os voy a joder la vida. A todos".  

Shulteiss se nos muestra como el presentador que todo el mundo quiere ver en televisión: atractivo, con experiencia y querido por el público. Sin embargo, cuando desaparece del concurso y vuelve a aparecer en escena interrumpiendo la señal, nos encontraremos con un Shultheiss violento, con sed de venganza, decidido a sembrar el miedo en la sociedad, y es que su mirada penetrante vale más que lo que dice.

Con todos estos ingredientes de novela negra como podéis imaginar pronto entrará en juego la policía, concretamente el inspector Jellineck y Fesser. Jellineck es un policía que odia la televisión y todo lo que se genera a su alrededor y no se molesta en disimularlo. Un policía de carácter irónico, maleducado, obsesionado con el sexo, que no confía en nadie y que no suele caer bien por su poco filtro a la hora de hablar con cualquiera y de dar su opinión aunque no se la pidan. Sin embargo, detrás de todo esto hay un policía frustrado, con una triste historia y muy inteligente.

A su lado trabaja Fesser, todo lo contrario a él; metódico, correcto y profesional, sin embargo, la mayoría de las veces, los métodos de Jellineck son mucho más efectivos, para su disgusto.

Por otro lado tenemos a Patrizia, la otra protagonista de la historia. Patrizia no tiene nada que ver con todo lo anterior más allá de que vive en permanente conexión con la televisión, con las redes y con todo lo que se emite. Su casa está plagada de televisiones encendidos que nunca descansan, ni siquiera cuando ella duerme, por lo que cuando sucede la muerte del concursante y, posteriormente, cuando la señal de Onda Seven es interrumpida por Shultheiss será una de las primeras en presenciarlo. Patrizia es un personaje con el que no he podido conectar desde el principio. No me cabe duda de que está bien dibujada y que sus comportamientos están totalmente conectados con el trauma que sufre y que incluso pueden ser síntomas en personas reales (así lo dijo el autor en la presentación de la novela ya que una psicóloga le había ayudado precisamente a que estos personajes se comportaran de la manera que debían en cuanto a lo que sufrían o había sufrido en el pasado) pero la descripción de estos comportamientos (como el provocarse lesiones o pintarse textos hasta sangrar), muchas veces y que lo haga de forma especialmente detallada, me ha provocado un rechazo total hacia esta persona a la que no he llegado a comprender ni siquiera cuando se da la explicación de su trauma.

Tampoco he entendido la relación que tiene con Laszlo, su novio, que hace lo imposible por comprenderla hasta lo inconcebible, que la acepta tal y como es pero con el que no es capaz de abrirse lo más mínimo. Eso sí, tengo que reconocer que es un personaje interesante y sobre todo diferente a todo lo que había conocido hasta ahora

Sí me parece interesante haber conocido que síntomas de estas patologías del pasado pueden ser comportamientos presentes como los que tiene Patrizia, aunque las escenas de sexo duro y explícito que se repiten a lo largo de la novela, en demasiadas ocasiones, me hayan llegado a resultar excesivas. Creo que muchas de ellas quizá sí son necesarias, pero otras podrían haber sido prescindibles o menos explícitas a pesar de que entiendo que es parte de la vía de escape de Patrizia, junto con los cortes. Además, me he quedado con ganas de saber más de esa infancia y sobre todo más del después, qué pasa cuando todo ha terminado. 

Patrizia está unida a un grupo antisistema, Attack, que mediante sus acciones intenta hacer reaccionar a la sociedad, hacerla ver que aparte de quejarse y conformarse con lo que tiene hay que hacer algo por cambiarlo, aunque los métodos que utiliza el grupo para esta reacción no sean muy ortodoxos.
Como imaginaréis, en algún momento de la trama estas historias confluyen en una sola pero tendréis que llegar hasta casi el final del libro para encontrar la unión. Sabía que las historias tenían que converger en algún momento y en ningún punto imaginé como iban a hacerlo, creo que el autor en este caso ha hecho un magnífico trabajo porque además opino que la explicación es plausible y el desenlace es potente y con grandes dosis de thriller. Sin embargo me ha faltado algo, sí he visto la unión pero no he terminado de ver el fin de la explicación, la motivación de los Shultheiss y el resto para llegar a hacer lo que hacen, no he terminado de entender qué es lo que buscan con sus acciones.

Por otra parte uno de los puntos que más me ha gustado de la novela es la ubicación de la novela en un futuro no tan lejano. A pesar de que está narrada en tiempo presente, podemos imaginarnos por lo que se nos dice que es en el futuro, pero es un futuro totalmente realista. Se habla de cosas que no existen aún pero que todos nos podemos imaginar que existirán o por lo menos que no sería difícil que existieran. También se nos habla de una sociedad que todo lo basa en lo que se publica en las redes sociales y en la que en los realities y programas de televisión en general está todo visto, por lo que han llegado a extremos de morbosidad, de violencia o sexo totalmente explícito que si echamos la vista atrás diez años y lo comparamos con la parrilla actual podríamos ver que es la evolución que ya hemos tenido nosotros. Creo que también hay en Círculos una crítica a un mundo que el autor conoce perfectamente, la televisión, un mundo en el que todo vale por la audiencia y sobre todo un mundo en el que no todo el que participa en él tiene los mismos objetivos.

En este punto Círculos es un tremenda reflexión de la sociedad, en lo que somos y en lo que nos estamos convirtiendo, en nuestra obsesión por publicarlo todo, por los seguidores, por mostrar todo lo que hacemos, y también del lado contrario: por ver todo lo que los demás hacen, por formarnos una opinión sólo con lo que se publica sin ir más allá, por la morbosidad que criticamos pero en la que participamos. Por lo menos en mi caso, ha conseguido hacerme reflexionar en este aspecto.

También, como no podía ser de otra manera, la novela está muy presente en las redes sociales mediante el Instagram de Patrizia: @PatriziaCirculos (la propia Patrizia a lo largo de la novela hace referencia varias veces a las fotos que sube a su instagram que serán las mismas que podemos encontrar en la cuenta real) y el twitter de Shulteiss @Shultheiss65 al que también se hace continuamente alusión en la novela.

Tengo que decir que, una vez leída la novela, me parece que Manuel Ríos, ha sabido aprovechar muy bien todos los recursos que están actualmente a nuestra disposición, haciendo muchas alusiones a programas, hechos, cuentas de redes sociales... que existen realmente y de los que nos da las url por si queremos saber algo más de ellos (enlaces a web, artículos, vídeos, cortos de programas etc...) que hacen que efectivamente la lectura de la novela se convierta en una experiencia que va más allá de lo que estamos acostumbrados a encontrarnos. Además, en la web de la novela podéis encontrar toda la documentación de la misma así como la sesión completa de fotografías de Patrizia y las web que el autor consultó en su momento para documentarse, porque queda patente que Manuel se ha documentado y mucho, de ahí el realismo de muchas de las escenas que aparecen en la novela. Además, con la novela viene un usuario y clave para acceder a la zona privada, pero tendrás que leerla y entrar para saber lo que allí se encuentra.

En cuanto a la edición, al inicio de cada capítulo, o de cada círculo, vamos a encontrar fotos de Patrizia y una pequeña cita de distintos autores y libros. También, entre el texto vamos a encontrar los los tweets y whatsapp representados en forma de bocadillos de forma que rompen con la estructura del texto.

En cuanto al estilo, está escrito en presente lo que hace que te sientas en todo momento dentro de la novela. Escrito con frases cortas y secas, directas en muchas ocasiones mezcladas con otras cargadas de sentimientos y emociones lo que crea un contrapunto muy curioso.

En conclusión, tengo que decir que cuando acabe esta novela la terminé con una profunda sensación de malestar, de mal rollo, de ser algo que me había molestado, con unos personajes demasiados duros y a los que no había conseguido terminar de comprender, pero, pasados los días, tengo que decir que es una buena novela precisamente por eso, porque me ha conseguido molestar, remover, hacerme pensar, reflexionar, y sobre todo, meterme en esa atmósfera de miedo y de caos que se transmite desde la primera página. Una novela muy visual que esperamos ver pronto en las pantallas.








miércoles, 21 de diciembre de 2016

CRÍMENES DUPLICADOS - HANS ROSENFELDT Y MICHAEL HJORT


Desde que leí "Secretos imperfectos" con su apoteósico final en el que te quedas con la boca abierta y diciendo... "¿y ahora cuando llega el siguiente?" estaba deseando leer esta segunda parte, seguir sabiendo de la vida de un Sebastian que me había conquistado y sobre todo resolver todas las dudas que se abrían ante ese final. Es por ello que en cuanto llegó a mis manos "Crímenes duplicados" me tuve que poner con él de inmediato, más aún cuando la gente que ya lo había leído decía que era aún mejor que el primero, y eso que con el primero estos autores ya me habían conquistado. Una vez acabado tengo que decir que coincido con la gran mayoría de la gente, el primero era muy bueno pero el segundo es aún mejor.

LOS AUTORES

Hans Rosenfeldt (1964). Guionista, actor y escritor, es conocido sobre todo por crear una de las series más famosas de los últimos años, The Bridge.

Tras plantearse hacer carrera en el baloncesto (dada su altura) y pasar por varios trabajos, decidió dedicarse a la actuación. Varios papeles en series de televisión y cinco años en la compañía Nacional de teatro de Gotemburgo después, cambió de oficio de nuevo, esta vez para convertirse en locutor de radio y presentador de televisión.

En 2006 una productora le contrató para la creación de una serie sobre crímenes ambientada en Suecia y Dinamarca. Así nació The Bridge (Bron), en antena desde 2011.

Michael Hjorth (1963). Director y guionista sueco nacido en la ciudad de Visby. En 1994 creó la serie de televisión Bert. Un año después escribió el guion de la película Bert, el último virgen junto a Anders Jacobsson. Desde entonces, ha participado en más de una decena de producciones como guionista o director (Svensson Svensson, Del okända o Steget efter, entre otras).

En 2010 debutó como novelista con un libro de novela negra escrito a su amigo Hans Rosenfeldt, también guionista de series y creador de la famosa The Bridge. Esta colaboración se ha extendido con varias continuaciones.

"Secretos imperfectos" fue su primera novela publicada en Planeta en Abril 2016.


EL ARGUMENTO


Mientras una ola de calor azota Estocolmo, una serie de mujeres son halladas brutalmente asesinadas, y la brigada de investigación criminal se encuentra en un callejón sin salida. Los cuerpos llevan la firma de Edward Hinde, un asesino en serie encarcelado hace quince años gracias al psicólogo Sebastian Bergman. Sebastian, por su parte, necesita poner orden en su caótica vida y actuar de una vez por todas ante la revelación con la que acababa Secretos imperfectos. Gracias a sus artimañas habituales, consigue hacerse un hueco en la investigación y pronto descubre que todos los asesinatos están relacionados con él y que nadie a su alrededor está a salvo. Ni él mismo.

MIS IMPRESIONES

Siempre es difícil hacer una reseña de una segunda parte de una saga pero en este caso lo es aún más, ya que aunque ambas novelas tienen casos policiales totalmente cerrados en cada una sí hay un hilo que es trasversal a ambas (e intuyo que lo seguirá habiendo en las siguientes), que es la historia de los personajes. Esto pasa en muchas trilogías o sagas pero en este caso, como decía al principio, el final de la primera novela desvela algo que deja con la boca abierta y que será un dato prioritario para esta segunda. Si no has leído la primera puedes leer la segunda sin problema, todo se explica, pero si tienes intención de leer la primera has de hacerlo antes para disfrutar de esta pequeña sorpresa que se desvela en las últimas páginas. Por todo esto esta reseña es difícil, porque es necesario no desvelar más de lo debido y no solo de esta novela sino tampoco de la primera así que... vamos al lío.

Como os dije en la reseña de "Secretos imperfectos", en ese caso la novela me gustó y el caso también pero quizá esto último se me quedó en un segundo plano tras lo impactada que me dejó el propio personaje de Sebastian Bergman. Un personaje que amas u odias pero que en ningún caso te deja indiferente.

En esta segunda novela podemos decir que ambas tramas, la propia vida y evolución de Sebastian (que se pueden considerar una trama en sí misma), y el caso policial que se investiga cobran la misma importancia.

En "Crímenes duplicados" vamos a reencontrarnos con todo el equipo policial que ya conocíamos: Vanja, Ursula y Billy con Torkel al mando van a ser requeridos de nuevo para resolver un caso de un asesino en serie ya que este asunto se le queda grande a la policía local, un asesino que mata a mujeres en sus propios domicilios y que tiene visos de ser algo parecido a un ritual.

Por otra parte nos encontramos a un Sebastian conmocionado por lo que acaba de descubrir y que está dispuesto a saltarse todas las normas y a destruir a quien haga falta con tal de recuperar lo que es suyo. Un Sebastian sin rumbo, desorientado y que sigue sin tomar las riendas de su vida. Sin embargo, Sebastian se encuentra muy cerca del equipo policial de Torkel, aunque en la sombra, por lo que ésto, junto con la aparición en los periódicos de un nuevo caso de un asesino en serie con unos cuantos datos que le resultan familiares, le llevarán a presentarse de nuevo ante Torkel para suplicarle que le de otra oportunidad. Torkel no está dispuesto a que vuelva a desestabilizar al equipo como la vez anterior pero, cuando descubren que estos asesinatos son una imitación de los de Edward Hinde, un asesino en serie que desenmascaró Sebastian en el pasado y sobre el que ha publicado varios libros, no le quedará más remedio que incluirle de nuevo en el equipo ya que, al fin y al cabo, Sebastian es el mayor experto en perfiles criminales pero sobre todo es el mayor experto en Hinde.

Pronto el equipo descubrirá que no se encuentran ante un imitador cualquiera de Hinde ya que el asesino imita comportamientos que nunca han sido publicados en los medios, por lo que Torkel y su equipo deberán tratar de averiguar no sólo quién es el asesino sino también cómo se comunica con un Hinde totalmente incomunicado desde hace años.

En esta entrega, el caso policial está muy bien construido, demostrando una vez más la experiencia de los autores en montar una trama que no deja cabos sueltos, que mantiene al lector pegado a las páginas de principio a fin y en la que, aunque el verdadero asesino se da a conocer a unas 100 páginas del final, aún quedan por resolver otros puntos que no dejan al lector respirar tranquilo. Podemos decir que de la trama principal del asesino en serie salen dos subtramas: una sobre el personaje que está cometiendo los crímenes físicamente y otra sobre el autor intelectual. Todo ésto está tejido con gran maestría ya que cuando una de las subtramas se cierra la otra se encuentra en el punto álgido no perdiendo así en ningún momento el ritmo trepidante que se mantiene a lo largo de toda la lectura.

Además de ésto hay que destacar una vez más la construcción de los personajes. Si en el libro anterior el personaje de Sebastian cobraba gran protagonismo y veíamos en él un cambio cuando éste participaba en las investigaciones y se veía su otro yo, en "Crímenes duplicados" vamos seguir conociendo diferentes versiones de él: al principio un Sebastian totalmente abatido y al que en muchos casos llegué a considerar mala persona; después un Sebastian humano, un Sebastian que se preocupa por la gente y que incluso se siente responsable de sus actos (una versión que hasta ahora no habíamos visto) e incluso un Sebastian sorprendido por cosas que hacía mucho que no era capaz de sentir, y finalmente un Sebastian profesional y dispuesto a dar todo, incluso su vida, por la gente que quiere. Una vez más, los autores han conseguido sacar lo mejor y lo peor de este personaje, que pase de odiarle a quererle, de mostrarnos todas las caras de su persona y que todo funcione sin chirriar, que actitudes tan diferentes tengan una perfecta coherencia con la evolución de la trama y del propio Sebastian.

Pero no sólo Sebastian evoluciona en esta novela, todos los personajes lo hacen y los autores se encargan no de explicárnoslo directamente sino con sus hechos.

Otro de los puntos que más me ha gustado en "Crímenes duplicados" ha sido la explicación de la infancia y vida de los asesinos de la novela, ese punto psicológico que siempre me gusta encontrarme. Me ha gustado que se explicara cómo había llegado a ser quién era Hinde incluso porqué los asesinatos que había cometido en el pasado tenían la escenificación que tenían. Lo mismo sucede con el asesino del presente, se explica tanto su infancia como la manera en que ha llegado hasta el punto en el que está. Además, mediante estos personajes y la vida de los mismos los autores nos muestran los peores aspectos del ser humano.

Después de todo esto no tengo ni un solo "pero" que ponerle a esta novela que a pesar de sus 624 páginas me duró un suspiro. Una novela negra sueca que hace honor a la fama que tienen las mismas pero con el plus del punto psicológico que la hace diferente al resto. Una novela escrita con un lenguaje sencillo, una prosa ágil y un estilo muy cinematográfico.

En conclusión, "Crímenes duplicados" te tendrá en vilo del inicio al fin, una novela en la que podremos seguir conociendo la personalidad de los personajes que ya aparecían en "Secretos imperfectos" y en la que sus sentimientos traspasarán las páginas. Todo ello unido a un caso tejido de manera magistral mezclando el punto psicológico con el siempre llamativo tema de los asesinos en serie.


FICHA TÉCNICA

FRAGMENTO

lunes, 17 de octubre de 2016

CUCHILLO DE PALO - César Pérez Gellida



Sí, sí y sí. No os descubro nada si os decimos que desde que allá como por el mes de abril estábamos esperando como agua de mayo, bueno en este caso de octubre, Cuchillo de palo. Como ahora, una vez terminada esta novela ya estamos esperando la siguiente, la que cierre esta trilogía: A grandes males.

Y es que es que desde que leímos Memento Mori, cuando todavía no había tanto gedillista por el mundo (algo en lo que nos podemos atribuir algún mérito), ya supimos que este iba a ser uno de esos autores a los que íbamos a "perseguir".

EL AUTOR

César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en geografía e historia por la Universidad de Valladolid y máster en dirección comercial y marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Ha desarrollado su carrera profesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación en empresas vinculadas con el mundo de las telecomunicaciones y la industria audiovisual hasta que, en 2011, decidió trasladarse con su familia a Madrid para dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.

Irrumpió con fuerza en el mundo editorial con Memento mori, que cosechó grandes éxitos tanto de ventas como de crítica y obtuvo el premio Racimo de literatura 2012. Constituía la primera parte de la trilogía «Versos, canciones y trocitos de carne», que continuó con Dies irae y se cerró con Consummatum est y por la cual le fue otorgada la Medalla de Honor de la Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses 2014 como reconocimiento a su ardua labor de documentación. En noviembre de 2014 le otorgaron el Premio Piñón de Oro como vallisoletano ilustre, y en marzo de 2015 apareció su cuarta novela, Khimera. En abril de 2016 publicó Sarna con gusto, primera entrega de su segunda trilogía "Refranes, canciones y rastros de sangre" Actualmente sigue escribiendo y colabora como columnista en El Norte de Castilla.

ARGUMENTO

Tras ser apartado del Cuerpo, Sancho ha resuelto dedicarse al suyo entregándose a los placeres de la carne en el lugar más apartado de sí mismo que ha logrado encontrar. Pero no hay rincón donde esconderse cuando es la desventura quien persigue.

Paralelamente, Erika, Ólafur y su nuevo compañero, el arcángel redimido, Uriel, emprenden la obstinada persecución de los miembros de la infame organización criminal conocida como la Congregación de los Hombres Puros. Su objetivo no es otro que alcanzar la cúspide, pero la escalada les deparará una serie de riesgos que ni siquiera han sido capaces de evaluar.

MIS IMPRESIONES

Las novelas de César no suelen ser fáciles de reseñar y más cuando puedes dar un paso en falso y desvelar más de lo que debes, algo que en este caso resulta más fácil, si cabe, todavía. Ya nos había anunciado el escritor, en un encuentro, lo difícil que estaba siendo hacer una sinopsis de la misma, y después de leída lo entendemos totalmente.

Todo lo acontecido en los últimos años ha hecho mella en nuestro querido inspector pelirrojo, pero el desenlace del caso de Marta Zuñiga y el nuevo expediente al que tiene que enfrentarse han sido la gota que ha colmado el vaso en el ánimo de Ramiro Sancho que ha abandonado Valladolid poniendo tierra de por medio, y al que vamos a encontrar en "algún lugar de la comarca del Val de Miñor (Pontevedra)", donde llena sus días a base de sexo, alcohol, drogas y juego, alejado y rompiendo todo contacto, por voluntad propia, con todos y todo lo que hasta este momento han formado parte de su vida.

Bueno, todo, todo, no, su colección de música es lo único que Ramiro no ha sido capaz de dejar atrás y le ha acompañado y es que una vez más, esta novela tiene una banda sonora con un gran abanico de grupos, actuales y clásicos, que nos acompañan a lo largo de los capítulos igual que acompañan a nuestro inspector. 

Por otro lado, Uriel, el Arcángel redimido, junto con Erika y Ólafur siguen con su autoimpuesta misión de descubrir qué y quienes se encuentran detrás de la Congregación de los Hombres Puros, que ya apareció en la entrega anterior, y que sabemos andaban tras los pasos de Erika y Sancho con no muy buenas intenciones.

Dos líneas argumentales que se irán alternando, siguiendo su camino pero que en un momento dado terminarán confluyendo de la manera más natural.

Cada vez que se publica una nueva novela de César Pérez Gellida y llega a mis manos, me pasa lo mismo que a Sancho y a Olaf, aunque claro está que por distintos motivos; una garra me atenaza hasta que empiezo y mientras dura la novela, y la jauría se revuelve cada vez que interrumpo su lectura hasta que la vuelvo a dar de comer, en este caso a base de las letras del escritor pucelano.

Qué decir de César Pérez Gellida que no hayamos dicho ya, añadiendo que en cada nueva novela nos sorprende de alguna manera y que no deja de crecer.

Y es que, desde luego César no es de los que se siente satisfecho con lo ya conseguido y se instala en una supuesta zona de confort. No, no se conforma con lo que ha logrado y, si le llega la tentación, algo que ni se me pasa por la cabeza que pueda ocurrirle, desde luego no cede a ella  y sigue y sigue avanzando, intentando, y consiguiendo, darnos cada vez más y volviendo a sorprendernos

En cada nueva novela se le nota cada vez más suelto, más cómodo en la forma de narrar y buceando en nuevas fórmulas con las que siempre nos fascina, saliendo airoso en esa nueva apuesta.

Cuchillo de palo es la novela por excelencia de Sancho, ese personaje al que conocemos desde hace tiempo y al que novela a novela hemos acompañado en la gran evolución que ha ido sufriendo. Sobre él recae el foco de atención y él es el que nos muestra ese mundo tan oscuro donde lo peor de la condición humana campa a sus anchas y que César Pérez Gellida nos muestra sin paliativos.

En Cuchillo de palo vamos a encontrarnos una novela diferente a las anteriores, más compleja, trabajada al mínimo detalle, donde todo está ahí por algo: un comentario, un diálogo, una palabra, un personaje, una imagen, nada está ahí por azar.

Diferente no sólo en cuanto a la trama, en la que viajaremos a Galicia, Valladolid, Nigeria o Budapest; sino también en la estructura en la que se lanzará a un salto al vacío sin red y no sólo saldrá sin un rasguño sino que hasta nos hará una reverencia; o en el lenguaje que utiliza, cada vez más exquisito y con unos diálogos verdaderamente brillantes que nos van a hacer disfrutar.

César Pérez Gellida juega una y otra vez con el lector y lo mejor (o lo peor) de todo es que no nos importa, estamos encantados de que lo haga, de que intente sorprendernos una ve más y de que lo consiga, y todo ello sin hacer una sola trampa, todo está medido, todo enlaza, todo tiene su porqué.

Sólo me queda deciros que si leísteis Sarna con gusto y todavía no os habéis puesto con esta novela no sé a que esperáis para seguir con la trilogía, y si por casualidad todavía no habéis dado una oportunidad a este escritor no sabéis lo que os estáis perdiendo, porque sus novelas no son sólo entretenimiento, son literatura de la buena. ¡¡Para que luego digan que una cosa está reñida con la otra!!


FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO