Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

Mostrando entradas con la etiqueta histórica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta histórica. Mostrar todas las entradas

miércoles, 7 de junio de 2017

LLAMADME ALEJANDRA - Espido Freire


No es la primera vez que digo que hay novelas que te buscan y creo que en este caso ha vuelto a suceder. 

El día que se dio a conocer el Premio Azorín me llamó la atención esta novela, pero la posterior invitación al acto de la presentación de la novela (al que no pude ir) me hizo investigar un poco más sobre ella y decidirme por su lectura. 

No es raro que a mí me atraigan las novelas históricas o sobre personajes históricos y con tantos misterios sobre la Familia Romanov ésta no iba a ser una excepción.

LA AUTORA 

Espido Freire (Bilbao, 1974) debutó como escritora con Irlanda (1998), novela que recibió una espléndida acogida por la crítica y fue galardonada con el Premio Millepage, otorgado por los libreros franceses a la novela revelación extranjera. En 1999 apareció Donde siempre es octubre y seis meses más tarde se convertía en la ganadora más joven del Premio Planeta con su obra Melocotones helados (1999). Sus otras novelas son Diabulus in musica (2001), Nos espera la noche (2003) y Soria Moria (ganadora del Premio Ateneo de Sevilla 2007), La diosa del pubis azul (2005) y su última novela, La Flor del Norte (2011). Es autora, además, de colecciones de cuentos, una novela juvenil y un libro de poemas. La crítica la ha reconocido como una de las voces más interesantes de la narrativa española. En Ariel ha publicado los ensayos Mileuristas, La generación de las mil emociones, Primer amor, Los malos del cuento y Quería Volar.

ARGUMENTO

Como si fueran figuras de ajedrez, la familia Romanov se prepara en silencio para un nuevo traslado. Alejandra, la zarina, sueña con ver a sus cuatro hijas casadas. Tras la abdicación del zar, ya no tiene grandes pretensiones para su pequeño Alexis, más allá de una vida tranquila y alejada del mundo. Echa de menos a su amigo Rasputin, el hombre que más la comprendió después de su amado Nikki. En su última morada y sin más que hacer que esperar su liberación, Alejandra satisface la curiosidad de sus hijas por su pasado. De esa manera reconstruye una vida marcada por la desgracia; pero también plena de felicidad porque el amor que se profesaron ella y Nikki, y que transmitieron a sus hijos, fue el bastión que los mantuvo unidos y fuertes hasta su trágico final.

MIS IMPRESIONES

Es 1918. Acaban de ordenar a la familia imperial que recojan sus pertenencias lo más rápido posible porque van a ser trasladados.

De esta manera comienza Llamadme Alejandra, una novela en la que Alejandra Feodorovna, última zarina de Rusia hará un repaso de su vida y de cómo ella y su familia han llegado al punto en el que se encuentran en ese momento.

La novela tejida a base de sus recuerdos, construida como si de un relato interior se tratara, está narrada en primera persona por la propia Alejandra por lo cual todo lo que vamos a conocer de su historia está relatado bajo su punto de vista y como lo ha vivido. Todo a excepción de unas notas o cartas de sus hijas, la declaración de una mujer encargada de la limpieza de la última casa que ocuparon, y el frío informe del comisario responsable del asesinato de la familia imperial.

Aunque el punto de inicio de la novela es, como he dicho, el año 1918, Alix, nombre que ostentó hasta que se convirtió a la religión ortodoxa para casarse con el zar, nos relatará su vida desde su nacimiento haciéndonos partícipes cómo influyen en ella la pérdida de su madre y su hermano, la muerte de su padre, cómo conoce a Nicolás, y aunque entre sus pretendientes estaba el hijo del Príncipe de Gales, un matrimonio que satisfacía a su abuela pero que no aceptó, pues ella y Nicolás estaban enamorados. Un matrimonio no exento de dificultades ya que no era del agrado de la familia del Zar. Una boda que acabó en tragedia y que no sería la única que la acompañaría en su vida.

Espido Freire nos ofrece de Alejandra una imagen diferente a la que seguramente tenemos de ella. La zarina fue una de las mujeres más importantes de su época y menos conocidas, una mujer que fue víctima de todo tipo de bulos.

Alix pertenecía la nobleza, era nieta de la Reina Victoria (la mujer más poderosa del mundo), quien sentía una predilección especial por ella, era guapa y recibió una educación bastante austera pese a pertenecer a una familia rica. Celosa de su intimidad y la de su familia, muy querida por su marido y sus hijos, pero, en cambio, odiada por su pueblo que siempre la vio como una extranjera y despreciada por su suegra. Era muy tímida, algo que le trajo muchos problemas con el pueblo que la veían como una mujer fría y distante aunque en realidad era apasionada, y fiel a su marido pese a todo lo que se dijo de ella. 

Aunque adoraba a cada una de sus cuatro hijas el que parto tras parto no llegara un heredero deseado por el pueblo y cuando por fin llegó que sufriera hemofilia, enfermedad de la cual ella era portadora, hizo que sufriera mucho, luchando siempre por algo prácticamente imposible: salvarle de esta enfermedad que con casi total seguridad estaba abocado a la muerte, que en el futuro llegara a convertirse en zar y tratando que ésta sólo fuera conocida por los más cercanos.

Una narración en la que también conoceremos aspectos más íntimos de la familia, anécdotas de su vida, cómo era el comportamiento y su relación con la amplia familia Romanov, cómo se empeño en criar ella misma a sus hijos (una decisión muy criticada por la nobleza rusa), así como su empeño en que recibieran una educación a la inglesa; También nos da razón de encuentros con otros personajes históricos, como por ejemplo el que tuvo con Sissi; la necesidad de reclamar su derecho a elegir a sus amigos ante la intromisión de la familia real rusa o una visión bastante distinta a la que conocemos sobre Rasputín y su relación con él, entre otras cosas.

Alejandra es un personaje muy bien perfilado, aunque la autora tampoco se olvida del resto, nos muestra a una mujer no muy distinta a otras si no fuese porque se trata de la Zarina. Una mujer que ama a su familia, que hace planes para el futuro de sus hijos, que reivindica el papel de su marido con el que además tiene gran complicidad, que sufre por la enfermedad del heredero y porque puedan separarlo de ella, que quiere llevar una vida normal y que quiere ser madre y esposa antes que zarina.

En Llamadme Alejandra, Espido Freire esconde bajo un relato en apariencia sencillo, una novela bastante más compleja de lo que a simple vista puede parecer, en la que a través de la figura de Alejandra hace un recorrido por la historia de la Rusia en los prolegómenos de la revolución, hasta el momento en que asesinaron a los Romanov. Una novela en la que la autora va a lo esencial, lo que no impide que en ocasiones se detenga en descripciones más amplias como es el caso de la ceremonia de coronación y la posterior fiesta organizada por los tíos del zar que acabó con un triste resultado, narrada con más detalle.

En conclusión, en esta novela veremos Alejandra Feodorovna con otros ojos que nos acercarán más a la mujer que a la figura de la última zarina.


miércoles, 23 de noviembre de 2016

EN TIEMPOS DEL PAPA SIRIO - Jesús Sánchez Adalid


Jesús Sánchez Adalid es un escritor sobradamente conocido de novela histórica, aunque mi primer acercamiento a este autor fue a través de la novela bastante alejada de este género,  La mediadora una obra por la que había obtenido el Premio Abogados de Novela. 

Nada tenía que ver esta novela con la temática de las obras por las que es más conocido y goza de mayor reconocimiento, así que estaba claro que debía acercarme a ellas, y conocerle en ese otro registro.

EL AUTOR

Jesús Sánchez Adalid (Villanueva de la Serena, Badajoz, 1962) se licenció en Derecho por la Universidad de Extremadura y realizó los cursos de doctorado en la Universidad Complutense de Madrid. Ejerció de juez durante dos años, tras los cuales estudió Filosofía y Teología. Además se licenció en Derecho Canónico por la Universidad Pontificia de Salamanca. 

Es profesor de ética en el Centro Universitario Santa Ana de Almendralejo. Es autor de novelas históricas de gran éxito y ha recibido como reconocimiento numerosos galardones: Premio Fernando Lara, Premio Alfonso X el Sabio, Premio Internacional de Novela Histórica de Zaragoza, Premio Diálogo de Culturas, Premio Hispanidad, Premio Troa de Literatura con Valores, y el Premio Abogados de Novela. Ha sido elegido académico de número de la Real Academia de las Letras y las Artes de Extremadura.

ARGUMENTO

La extraordinaria historia de un joven educado en la Siria cristiana, en el primer califato Omeya. A las puertas de su edad adulta, Efrén se hará consciente de la pérdida de identidad de una antigua cultura oprimida. Sintiéndose llamado a hacer algo, emprenderá un viaje que le llevará hasta un fascinante santuario poblado por anacoretas en el Valle Santo (Ouadi Qadisha), donde se custodia una profecía que parece estar empezando cumplirse. Tras su conocimiento, Efrén será enviado a afrontar un gran riesgo…

En tiempos del papa sirio nos descubrirá muchos misterios sobre el período de máxima expansión del Islam, en el siglo VIII. Una vez más, Jesús Sánchez Adalid pone en juego sus conocimientos tanto de la Historia como de las pasiones humanas para transmitir a sus lectores hechos sorprendentes e indispensables para comprender todo lo que hoy está sucediendo en el mundo, a pesar de haber transcurrido trece siglos.

MIS IMPRESIONES

La novela se inicia cuando llegan a Roma unos godos procedentes de Hispania, con nada menos que el Arzobispo de Toledo a la cabeza de la expedición. Han llegado allí huyendo de los conflictos internos en la ciudad y por la gran expansión de los musulmanes  en la península.

Los romanos no los reciben bien, acusándoles de traidores y cobardes por haber abandonado su patria y mostrándoles por ello su desprecio, pero cuando el Papa Constantino II es informado de su presencia decide ir a su encuentro para mostrarles su apoyo, ya que él también sabe lo que es tener que salir huyendo de tu ciudad porque eres perseguido.

Este inicio en la novela dará lugar a que Efrén nos lleve hasta Siria para contarnos su historia.

Efrén es el cronista del Papa y, como él, también es sirio. Ambos se encontraron en Constantinopla y los dos eran cristianos que vivieron en el barrio más antiguo del mundo en la ciudad más antigua del mundo, y de la que los dos tuvieron que salir huyendo, en la época más difícil para ser cristiano, durante la expansión islámica en el Imperio de Bizancio.

Una época de dominación musulmana en la que tuvo lugar una de las derogaciones que a lo largo de la historia han tenido lugar, el Pacto de Omar. Un pacto por el cual los cristianos y judíos podían convivir con los musulmanes y seguir manteniendo su religión, sus iglesias y practicar sus cultos a cambio de un impuesto, siempre que no hicieran públicamente, derogación que no fue más que una más de las consecuencias del fanatismo que se vivía.

Efrén como cronista, será el encargado en primera persona de relatarnos unos hechos desconocidos para la mayoría de nosotros y cuya similitud con que se está viviendo en la actualidad posiblemente nos sorprenderá dejándonos perplejos. Hay pasajes de la novela que cobran tal actualidad que nos parecerá estar leyendo una columna de un periódico de hoy y no las páginas de una novela que nos relata unos hechos que tuvieron lugar en el siglo VII.

Además en la novela se nos habla de una profecía real, la de Pseudo Metodio, a la que Efrén tiene acceso y que hace mención a dos dominaciones árabes, la primera de las cuales es la que nos describe la novela, y una segunda que perfectamente pudiera ser la que se está dando en este momento por parte del movimiento yihadista y fundamentalista y que está padeciendo Siria, lo cual no deja de ser curioso.

Está claro que Sánchez Adalid con esta novela intenta acercarnos a una época y unos personajes poco conocidos de la historia a la vez que nos entretiene y, por lo menos en mi caso lo ha conseguido, aunque tenga que reconocer que a veces me haya liado un poco con las diferentes facciones religiosas, pero ésto no ha sido obstáculo para que quisiera seguir leyendo y descubrir lo que allí se nos contaba.

Indudablemente el trabajo de documentación que ha tenido que realizar el escritor ha debido ser arduo pero ha integrado toda esta información en el texto de manera clara, creando un relato muy atractivo, con una ambientación detallada y cuidada, que no supone ningún esfuerzo para el lector, resultando una lectura ágil.

Tampoco se puede pasar por alto al personaje de Efrén ese joven cristiano que desde su infancia es consciente de la persecución, la crueldad y el hostigamiento, llegando a la crueldad, al que son sometidos los cristianos por parte de los seguidores del Islam, una situación que le hace la necesidad de luchar en lo que esté en su mano por no perder la identidad ni sus derechos como cristiano y negándose al sometimiento al que está siendo obligado, emprendiendo un viaje del que no conoce el destino, y que le llevará a tener que abandonar su patria y a los suyos, como estamos viendo que sucede también en la actualidad.

En tiempos del Papa Sirio es una novela interesante, instructiva y que nos pondrá sobre la pista de unos acontecimientos desconocidos para muchos de nosotros y en los que posiblemente podamos encontrar la clave de lo que sucede actualmente.




miércoles, 28 de septiembre de 2016

EL INVIERNO EN TU ROSTRO - Carla Montero



Teníamos ganas de que Carla Montero volviese a publicar. Después de la lectura de La Tabla Esmeralda que en líneas generales tanto nos gustó, leímos La piel dorada que aunque fue una buena lectura no nos gustó tanto como la anterior, por eso teníamos puestas las alertas ante una nueva novela a ver que era lo que nos encontrábamos.

Nada más ver entre las novedades El invierno en tu rostro y conocer su argumento, ya sabíamos que tenía todos las posibilidades de que esta escritora nos volviese a encandilar.

LA AUTORA

Carla Montero nació en Madrid, en 1973, es licenciada en Derecho y diplomada en Administración de Empresas por ICADE. Su gran afición siempre ha sido escribir y el sueño de ver una novela suya publicada lo cumplió cuando ganó el Premio de Novela Círculo de Lectores con Una dama en juego (Círculo de Lectores/ Debolsillo) que tuvo una espectacular respuesta por parte de los lectores. Con su segunda novela, La Tabla Esmeralda, se consolidó como una de las nuevas voces de mayor éxito de público de nuestro país, vendiendo más de 100.000 ejemplares y siendo publicada en países como Francia, Alemania, Polonia, Italia... La piel dorada, su tercera novela, fue publicada en 2014 y El invierno en tu rostro, publicada en 2016, es su última obra.

ARGUMENTO

En un pueblo de montaña los hermanastros Lena y Guillén viven una existencia sencilla y tranquila. Ambos están muy unidos y apenas conciben la vida el uno sin el otro. Sin embargo, algo tan inesperado como extraordinario sucede y se ven obligados a separarse. Con los años y la distancia aquella complicidad infantil se convierte en amor juvenil alimentado con un encuentro esporádico y cientos de cartas.

El estallido de la Guerra Civil sorprende a Lena en Oviedo y a Guillén en Francia, quien, angustiado por la suerte de la mujer que ama, inicia un arriesgado viaje a través de un país asolado por la contienda para reunirse con ella. Sin embargo, la guerra pone a prueba su amor: Lena se ha convertido en enfermera voluntaria del bando sublevado y resiste en una ciudad sitiada por las fuerzas republicanas; Guillén forma parte de esas fuerzas que estrangulan la ciudad.

Más tarde, Lena y Guillén vivirán de primera mano los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y seguirán en bandos opuestos: él en la resistencia contra el nazismo y ella como enfermera de la División Azul. Y aunque sus destinos volverán a cruzarse tanto en la Varsovia aplastada por los nazis como en la exuberante Tánger de los años cuarenta o en el dramático escenario de la posguerra española, siempre estarán condenados a enfrentarse al mismo dilema: ¿Cómo pueden amarse cuando sus voluntades políticas y sus trayectorias vitales han tomado caminos tan distintos.


MIS IMPRESIONES

Invierno en tu rostro comienza en 1990. Pero rápidamente nos retrotrae al año 1927 donde de verdad empieza esta historia.

Carla Montero nos presenta a la familia de Ramón, un hombre viudo con varios hijos, casado por segunda vez con Balbina que aportó un hijo a este matrimonio: Guillén.

Guillén es un chico, introvertido, reservado, callado y muy despierto que no muestra ningún interés por ir a la escuela, y que es feliz como pastor perdiéndose en las montañas y mirando las estrellas junto a Lena, su hermanastra, una chica alegre, cariñosa, la única en la familia que se acerca de verdad a él y con la que tiene una relación muy especial.

Un acontecimiento totalmente inesperado cambiará para siempre la vida de Guillén, surgiendo la oportunidad de que se vaya a Francia y tenga la oportunidad de tener una vida muy distinta a la que parece esperarle, un futuro mejor.

Desde este momento se interpondrá entre Lena y Guillén una distancia que se hará todavía más grande y profunda cuando estalle la Guerra Civil en España y, después, durante la II Guerra Mundial.

Carla Montero en El invierno en tu rostro nos propone, entre otros, un tema que no es baladí, el drama que ha afectado, afecta y afectará a muchas familias: la incidencia que la guerra puede tener en ellas y no sólo me estoy refiriendo a la muerte de alguno de sus miembros o las heridas físicas o psíquicas y las secuelas que puedan quedar a alguno de sus miembros, sino al enfrentamiento que puede surgir entre sus integrantes al encontrarse en distintos bandos ya sea por azar o por sus ideas.

Los dos protagonistas indiscutibles de El invierno en tu rostro son Guillén y Lena, aunque por sus casi 800 páginas van a pasar otros muchos personajes, como no puede ser de otra forma, dado el amplio periodo de tiempo que abarca la novela, los hechos que nos narra y los escenarios en los que transcurre, que aunque no tienen ni de lejos la relevancia de los protagonistas están tan bien perfilados como ellos y son importantes en la historia.

Guillén y Lena son dos personajes muy bien construidos, a los que Carla Montero dota de unos fuertes sentimientos y personalidad, y que a lo largo de la novela nos muestran una gran evolución, una evolución que está muy en consonancia con los momentos convulsos en que se encuentra el mundo, con los hechos que les va a tocar vivir y a todo lo que se enfrentan. 

Lena y Guillén vivirán una montaña rusa de encuentros y desencuentros, de lucha interna entre lo que piensan que es mejor y sus sentimientos, de batalla entre el deseo y lo real, de conflicto por unos ideales en los que creen, una lucha en la que al final terminará ganando lo que de verdad es importante.

Y es que Carla Montero no juzga, no se pone del lado de unos ni de otros, no toma partido ni por nacionales ni por los que luchaban en el otro bando, ni por aquellos que fueron a ayudar a los alemanes en la II Guerra Mundial ni por los que luchaban por unos ideales comunistas, porque aunque el escenario en el que se mueven los protagonistas son la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial, lo verdaderamente importante es lo que sucedió a las personas en esas dos guerras y como  esos acontecimientos influyeron en la vida de tanta gente.

Y para mostrarnos estas dos caras de la moneda la escritora va a utilizar a estos dos personajes contándonos esos años de sus vidas en paralelo, saltando de la vida de un personaje a la del otro y siendo testigos de ambas y de los acontecimientos que acaecen a la vez, desde las perspectivas , unas vidas que transcurren por caminos muy distintos resultando inevitable que se crucen. Unas vidas que discurren por muchos lugares porque tanto Lena como Guillén no pueden estarse quietos ante lo que sucede, ante lo que les ha tocado vivir, aunque quizás también en esa vida haya un poco de huida, quizás también estén huyendo de ellos mismos.

Muchos de los hechos a los que hace referencia Carla Montero, así como algunos sucesos que nos relata y que pueden parecer fruto de su imaginación (muchas veces la realidad supera a la ficción), son históricos y está claro que la autora ha realizado una gran labor de investigación, pero la autora no nos abruma con datos y con batallas, ya que lo que hace la escritora es utilizarlos, acoplándolos con maestría a la ficción, como escenario de lo que nos quiere contar. Lo importante en esta novela no son estos hechos que sucedieron, sino los protagonistas, las personas que los vivieron.

Pese a encontrarnos ante una novela de gran extensión, casi 800 páginas, a mi su lectura no se me ha hecho en ningún momento pesada. La prosa de Carla Montero es amena, la lectura es dinámica, y la alternancia tanto en las dos voces narrativas como en las tramas dan mucha agilidad a la novela y, por supuesto, el interés que desde el primer momento suscitó en mi la historia han conseguido que su lectura me tuviera cautivada.

Está claro que son muchas las cosas que me han gustado de esta novela, cuya lectura no dudo en recomendar, y que para mi es la mejor novela de Carla Montero que he leído hasta la fecha, y creo que sólo tengo pendiente de lectura la primera, así que ahora os toca a vosotros decidir.




jueves, 30 de junio de 2016

LA NIÑA Y SU DOBLE - Alejandro Parisi


Cuando estábamos preparando la entrada de las novedades del mes de junio nos fue imposible no fijarnos en esta novela. 

La portada por si sola llama la atención, si seguíamos teniendo otros aspectos en cuenta, un título como La niña y su doble no podía suscitar más nuestro interés, y cuando, más adelante, leímos que se trataba de una historia real y que el telón de fondo era la Segunda Guerra Mundial, ya no necesitamos más para decidirnos por esta lectura.

EL AUTOR

Alejandro Parisi nació en 1976 en la Ciudad de Buenos Aires. Es guionista y escritor. Varios de sus cuentos han sido publicados en distintas antologías de Argentina, España, Francia y Alemania. Delivery (Sudamericana, 2002) fue traducida al italiano por E/O Edizioni en 2007. Luego publicó El ghetto de las ocho puertas (2009) y Un caballero en el purgatorio (2012).

ARGUMENTO

Érase una vez una niña judía inteligente y hermosa que vivía en la ciudad de Lwow con sus padres. Se llamaba Nusia y sus días transcurrían felices ... Así podría empezar esta historia si fuera una fábula, pero la peripecia de Nusia Stier de Gotlib es real: en 1939 el ejército ruso invade la ciudad donde ella vive, tras los rusos llegan los alemanes y luego el infierno del gueto.

Para salvarse y salvar a los suyos, Nusia se ve obligada a adoptar una falsa identidad: esconderse, mentir, olvidarse de quién era y comportarse como una piadosa jovencita católica le permitió sobrevivir, y sus recuerdos han llegado hasta nosotros.


MIS IMPRESIONES

No es la primera vez que comento que las novelas cuyas historias, reales o inventadas, se desarrollan en el escenario de la Segunda Guerra Mundial ejercen sobre mi una atracción especial, de manera que no es extraño encontrarlas entre mis lecturas.

En este caso nos vamos a encontrar una historia diferente, ya que lo que se nos relata es la historia de Nusia Stier de Gotlib desde que empiezan a sonar los primeros ecos de la Segunda Guerra Mundial y los rusos invaden su ciudad, hasta que por fin los nazis son vencidos y puede volver a  Lwow y reencontrarse con la parte de su familia que ha logrado sobrevivir al Holocausto.

Nusia pertenece a una familia de judíos polacos y lleva una vida apacible junto a sus padres, hermana y una abuela con la que los padres no cruzan palabra.

Sus padres regentan un taller de costura y llevan una vida bastante desahogada, pero la irrupción de la Segunda Guerra Mundial dará al traste con la tranquilidad de los habitantes de la ciudad de Lwow y por consiguiente con la de Nusia y su familia.

Primero esta ciudad sufrirá la invasión de los rusos, y su padre gracias a su anterior ocupación y su buen hacer, logra un trabajo a las órdenes de los invasores que le proporciona un cierto status en el que la familia se siente segura, pero las cosas se tuercen con el avance y ocupación de los nazis y la situación para ellos se hace cada vez más complicada sobre todo teniendo en cuenta la buena relación que el cabeza de familia ha tenido con los rusos, por lo el padre de Nusia buscando una manera de proteger a su familia y a ella en particular, haciendo uso de un contacto conseguirá documentos falsos que proporcionen a la niña una nueva identidad.

Nusia, a partir de ahora, pasará de ser polaca a ser ucraniana y tendrá que cambiar de nombre, de idioma, de modo de vida, de religión, aprender a fingir y a que su vida gire en torno al lema: callar, rezar, mentir y pasar desapercibida.

Nusia tendrá que enfrentarse y vivir una situación totalmente extraña, una judía viviendo bajo la protección de un nazi, porque aunque su documentación diga otra cosa, no deja de ser una niña judía y polaca, a la que el destino ha llevado a ser adoptada por la esposa de un jefe militar cruel y muy temido, ya retirado, y colaborador de los nazis.

Nusia va a tener que convivir aprisionada entre esas dos identidades, donde la de Nusia va a ir perdiendo terreno por la que Slawa (su nuevo nombre) tiene que mostrar a los demás para que no sospechen de quien es en realidad y estando continuamente alerta de no cometer ningún error por el que puedan descubrirla, hablando un idioma que no es el suyo materno y cumpliendo con los ritos de la iglesia católica sin fallo alguno. Pero la llama de Nusia no se extinguirá en ningún momento, volviendo a resurgir impidiendo que olvide quien es en realidad.

Va a resultar curioso ser testigo de como una niña que estaría condenada a la muerte por su condición de judía, con motivo de esta adopción no sólo va a salvar la vida, sino que además va a salir beneficiada de esta situación, ya que además de poder optar por una educación a la que tan difícil o imposible le sería, también por ser hija de quien es (aunque no lo sea por nacimiento) queda a salvo de la barbarie que se está cometiendo a su alrededor contra sus familiares y amigos, contra todos los judíos, y hasta llega a aprovecharse de ello, con todos los riesgos que conlleva, para ayudar en la medida de lo posible a los suyos.

Hay que reconocer que Nusia/Slawa es un personaje complejo y toda la importancia que tiene, ya que en torno a él gira toda la novela, además de que debe haber sido muy complicado para el autor intentar mostrar esa dualidad que existe en el mismo; en el que por un lado, parece que Slawa va ganando terreno a Nusia, que su anterior vida va quedando sepultada por la que lleva actualmente, y como van naciendo y creciendo unos sentimientos por su madre adoptiva siempre preocupada por ella y atenta por todo lo que necesita (aunque de alguna manera forme parte de sus enemigos), que van superponiendo, en cierto modo, a lo sentido por sus verdaderos padres aunque Nusia no los olvide; y por otro, de repente vemos resurgir a Nusia como si quisiera y necesitara recordar quien es en realidad, y que Slawa es sólo una impostora que hace lo que hace pasa sobrevivir.

Una supervivencia que, en más de una ocasión, se planteará si es honesta, pensando si verdaderamente es justo y tiene derecho a aprovecharse de lo que la vida que lleva la brinda, de la existencia que lleva, mientras otros sufren las consecuencias de lo que son.

Debe ser muy difícil plasmar un personaje así, con esa dualidad y que parezca creíble totalmente, tal y como Alejandro Parisi lo hace y consigue con Nusia/Slawa, pero tengo que decir que es un personaje no me ha llenado totalmente ya que en algunas ocasiones notaba en él cierta frialdad y falta de emotividad (algo que por opiniones que he leído ha debido ser totalmente personal). Otro punto en cuanto a este personaje que ha llamado mi atención, es que aunque a veces se nota claramente que es una niña/adolescente y actúa con cierta "imprudencia", hay otras situaciones que, aun reconociendo a lo que Nusia/Slawa  se ha tenido que enfrentar y a las circunstancias en que se ve inmersa, que a la fuerza tienen que haberla hecho madurar con mucha rapidez para la edad que tenía, había momentos en que me olvidaba totalmente que se trataba de una niña/adolescente de corta edad y me parecía que era una persona totalmente adulta.

Alejandro Parisi con una narrativa directa, ágil, fácil de leer, nos mantendrá pegados a las páginas de esta historia diferente a otras muchas leídas sobre el holocausto, a la que para mi gusto le falta un poco de emotividad, aunque a veces nos tenga con el corazón en un puño.

Una historia de lucha por la supervivencia y en la que se demuestra que el amor puede existir en medio de la barbarie y que siempre puede haber un rayo de esperanza. Una novela que vuelve a poner de relieve, a través del testimonio de Nusia, los terribles sucesos que se vivieron en una época no tan lejana, y el terror y la tragedia que asolaron Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

En conclusión, si queréis leer un testimonio real, una historia diferente sobre el holocausto, y disfrutar de una buena lectura no dudéis que lo vais a encontrar en La niña y su doble, y os recomiendo que leáis otras reseñas, ya que como he señalado esta falta de emotividad a que he hecho referencia es sólo una impresión personal que otros lectores no han tenido, así que no debe ser óbice para decidiros o no por esta lectura.


FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO



martes, 21 de junio de 2016

ETHERIA - Coia Valls



La novela histórica y la novela de época (a las que casi siempre las metemos en el mismo saco, denominando a ambas como novela histórica) siempre tienen un hueco entre mis lecturas y no es difícil encontrar entre las entradas de este blog, cada cierto tiempo y unas veces con más asiduidad que otras, reseñas de ellas.

Por eso cuando hace unas semanas me ofrecieron la lectura de esta novela, que además estaba escrita por Coia Valls a quien ya había leído en otra ocasión y me había dejado muy buen sabor de boca, no dudé un instante en aceptar la propuesta.

LA AUTORA

Coia Valls (Reus, 1960) es escritora y profesora de Educación Especial y Logopedia. Ha publicado la novela 'La princesa de jade' (2010), premio Néstor Luján de novela histórica, además de numerosos cuentos y relatos en volúmenes colectivos. En el mundo de la literatura infantil han visto la luz 'Marea de lletres que maregen' y la novela 'L’ombra dels oblidats'. Es responsable del blog 'El cuaderno naranja'.

ARGUMENTO

De Calavario a Roma, la extraordinaria odisea de una intrépida viajera del siglo IV.

El último tercio del siglo IV es un período de profundos cambios. Los valores se invierten y los perseguidos se convierten en perseguidores. El Senado romano está dividido y la permanencia de la estatua de la Victoria es el símbolo del enfrentamiento entre paganos y cristianos.

En este escenario de fin de una civilización, Etheria, una mujer noble de la Gallaecia emparentada con el emperador Teodosio, emprende un viaje a Tierra Santa en pos de su sueño. En su paso por Lucus Augusta, Caesaraugusta, Tarraco, Barcino, Gerunda, Roma y otras ciudades, escribe un diario para trasmitir esa experiencia a sus discípulas.

Sin embargo, a menudo las cosas no suceden como se había previsto. La aparición de Irene de Aveleda, una patricia que, bajo su apariencia de luchar por una noble causa, busca venganza, obligará a la peregrina a tomar decisiones insospechadas y enfrentarse a sus propias contradicciones.

Dos mujeres invierten sus destinos en este calidoscopio de una época de crisis. Un canto a la tolerancia y la amistad, a la capacidad de convertir el viaje en una experiencia de vida. Porque nada está escrito en las estrellas.

MIS IMPRESIONES

Irene, sobrina del senador Simaco, llega a Calavario donde vive Etheria en una congregación de mujeres piadosas, con el fin de hacerse con la última copia del Libro del Catón que se encuentra en poder de esta última.

Lo que no imagina Irene cuando llega es que Etheria se va a embarcar muy pronto en una peregrinación a Tierra Santa, y, entre otros objetos que la acompañarán en el viaje, estará la copia que ha venido a buscar.

Aunque ninguna de las dos se encuentra cómoda en la presencia de la otra, cuando Etheria propone a Irene que la acompañe en el viaje que va a iniciar, esta última no se lo piensa dos veces, ya que será la única forma en que podrá hacerse con el libro que ha venido a buscar y que supone para su tío la última esperanza de que las antiguas creencias del Imperio sean respetadas. Lo que ninguna de las dos intuye cuando emprenden este largo recorrido es que también van a realizar una importante importante travesía interior.

No es ninguna novedad que me gusta la novela histórica o la que está ambientada en hechos históricos, y aunque la Antigua Roma no es precisamente de los períodos que más me llaman la atención, alguna novela con este trasfondo he tenido en mis manos. Sin embargo nunca hasta el momento había leído una en la que el cristianismo ya se había convertido en la religión mayoritaria y los cristianos habían tomado posiciones de poder en el Imperio, cambiando las tornas y convirtiendo en perseguidos a los seguidores de las antiguas creencias y hasta hace poco perseguidores. Quizás también es que existen menos obras que suceden con este telón de fondo, siendo más numerosas en las que las persecuciones a los cristianos tienen más protagonismo.

Está claro que siempre se ha puesto mucho más énfasis en las persecuciones y tormentos que tuvieron que sufrir los primeros cristianos, y no se ha escrito tanto sobre como una vez alcanzado el poder fueron los cristianos los que se dedicaron a hostigar a los ciudadanos del imperio que no se habían convertido al cristianismo, por eso me ha gustado conocer la otra cara de la moneda y encontrar en esta novela el reflejo de estos hechos mostrando el revanchismo que afloró, y como aunque a muchos de los poderosos no les importó convertirse al cristianismo sólo para conservar o lograr las posiciones de poder, otros lucharon contra viento y marea intentando frenar los abusos y el avance de la nueva religión y que se les permitiese mantenerse fieles a sus creencias, y que éstas se respetaran.

También me llamó la atención al leer la novela encontrarme con Etheria (la protagonista junto a Irene de la novela y en torno a las cuales gira la historia), un personaje al que no conocía, como tampoco sus circunstancias. Etheria era una mujer peculiar, una especie de monja de aquella época que peregrinó hasta Tierra Santa, dejando constancia escrita de su viaje.

Junto con la ambientación y el momento histórico, una de las cosas que más me ha gustado de esta novela ha sido la relación que se va tejiendo entre Irene y Etheria, dos mujeres tan distintas, muy arraigadas a sus creencias, las cuales están a su vez totalmente enfrentadas, que muestran gran determinación y entre las que se va creando un vínculo que ni ellas mismas son capaces de entender, ya que por un lado recelan la una de la otra y de lo que representan, pero por otro surge entre ellas una especie conexión en la que tiene mucho que ver el que el respeto, las ganas de entenderse y, creo que, hasta de admiración que sólo al final son capaces de reconocer. Una relación que en muchos casos me ha resultado difícil comprender pero en la que la escritora muestra una clara evolución. Una evolución que no podría haber sido posible si a la vez no se hubiese dado en estos dos personajes.

Pero aparte de este crecimiento que se observa en estas dos mujeres, como al resto de los que transitan por la novela, es como si les faltase algo. Para mi gusto carecen de ese punto que hace que un personaje traspase las páginas de una novela y los sientas a tu lado.

No se puede negar que Coia Valls ha hecho una gran labor de documentación, la cual está latente y con la que no nos abruma, habiendo utilizado una prosa sencilla cuidada, fluida y ágil con la que es capaz de mantenernos prendidos a sus páginas, transmitiéndonos a su vez un claro mensaje de respeto y tolerancia por las creencias del otro, que tan necesario es en nuestros días. Pero a pesar de todo lo anterior, para mi gusto, a la narración le ha faltado cierta emoción, cierta tensión, para que esta historia haya terminado de calarme.

Pese a esos puntos que no me han llegado a convencer, para mi Etheria ha sido una lectura grata y entretenida y me ha hecho conocer algunos hechos de la historia en los que no me había detenido, y a un personaje sobre el que indagar.

Ahora os toca elegir a vosotros.



Hemos leído de la autora
FICHA DEL LIBRO

miércoles, 13 de abril de 2016

TENGO EN MI TODOS LOS SUEÑOS DEL MUNDO - Jorge Díaz

TENGO EN MI TODOS LOS SUEÑOS DEL MUNDO

Jorge Díaz

No me había estrenado con este autor, aunque la otra administradora del blog, Concha, sí que lo había hecho con Cartas a Palacio y había quedado encantada. Aún así, yo soy un poco reticente a la novela histórica pero haber conocido a Jorge en persona anteriormente, las buenas críticas de su anterior novela y tener un encuentro por delante en el que poder compartir y comentar la novela me hicieron dar el paso para dar prioridad a esta lectura, y tengo que estar más que agradecida. 

EL AUTOR

Jorge Díaz nació en Alicante en 1962. Es escritor, periodista y guionista de televisión. Ha participado en multitud de series de televisión como Hospital Central, Víctor Ros, El don de Alba, Ciega a citas o Acacias 38, series con las que ha cosechado todos los grandes premios de la profesión, como el TP y el Ondas, entre otros muchos. Tras un año sabático en Brasil, regresó con su primera novela bajo el brazo, Los números del elefante. La justicia de los Errantes, en la que novelaba el viaje latinoamericano de los anarquistas españoles Francisco Ascaso y Buenaventura Durruti en los años veinte del pasado siglo, fue su primera incursión en el género histórico, a la que siguió Cartas a Palacio, ambientada en la desconocida Oficina Pro Cautivos creada por Alfonso XIII durante la Gran Guerra. Tengo en mí todos los sueños del mundo es su cuarta novela.

EL ARGUMENTO

Gabriela sueña con Enriq, pero acaba de casarse con Nicolau, un hombre al que aún no conoce. Ni siquiera le han preguntado su opinión; entre su madre y el párroco han orquestado el matrimonio y entregado a Gabriela a un destino lejos de su hogar.

Giulio ha visto morir a todos sus compañeros en el frente austrohúngaro y, si ha logrado sobrevivir, es tan solo por la esperanza de regresar a su pueblo en la Toscana y estrechar de nuevo a Francesca entre sus brazos.

Raquel, por el contrario, ha conocido a muchos hombres, pero jamás ha estado enamorada. No es lo más conveniente para una artista de variedades como ella, que triunfa cada noche en el Japonés.

La afilada pluma de Gaspar en el Heraldo de Madrid hace temblar a los poderosos. Lo bueno de su viaje a Buenos Aires es que le alejará de sus enemigos por un tiempo y, quién sabe, una gran historia podría cruzarse en su camino...

La guerra ha dejado viuda a Sara que, harta de vivir el largo invierno ucraniano sorteando el hambre y los pogromos, ha decidido creer en las promesas de un atractivo judío llegado de Argentina. Para empezar una nueva vida, solo tiene que dejar de creer a los agoreros que le advierten de que Max no es trigo limpio.

El capitán José Lotina es un auténtico lobo de mar, un enamorado de su trabajo que se siente más seguro a merced de las olas que en tierra firme. Por eso no le abruma la responsabilidad de llevar a bordo del Príncipe de Asturias todos los sueños del mundo.

Tengo en mí todos los sueños del mundo recrea con maestría diversos hechos históricos, como las vivencias de los desertores de la Primera Guerra Mundial, los matrimonios concertados entre jóvenes españolas y antiguos emigrados, la persecución de los judíos europeos o el tráfico ilegal de mujeres destinadas a vender sus cuerpos en burdeles de Latinoamérica, en una maravillosa novela sobre la esperanza de conseguir hacer realidad los sueños.

MIS IMPRESIONES

Como he dicho al inicio, no soy muy aficionada a la novela histórica pero estaba muy equivocada al pensar que esta novela lo era. Tampoco sé porqué pensaba que era histórica porque a pesar de que el hundimiento del Príncipe de Asturias es un hecho real, yo no lo conocía y no fue hasta el final de la novela cuando descubrí que sí que lo había sido. Aún así, y aunque está basado en este acontecimiento y algunos de los personajes coinciden con los reales, todo lo que sucede y las historias que Jorge nos cuenta son totalmente inventadas.

En "Tengo en mi todos los sueños del mundo" nos vamos a encontrar una novela con muchas historias, una novela en la que todos los protagonistas y sus historias son importantes y sobre todo,  se trata de unas historias que nos van a dejar atrapados a sus páginas. 


Un dato curioso de la novela es que, aunque podríamos decir que el hecho principal es el hundimiento del barco, no será hasta el final de la novela cuando esto suceda, es decir, la novela no se centra en este suceso sino en las diferentes historias de cada uno de los personajes, en lo que ha llevado a cada uno de ellos (cada uno desde un lugar, con un destino y con un pasado y futuro diferente) a encontrarse a bordo de ese barco camino a Buenos Aires. 

Y ... hablemos de esas historias. 

Por una parte tenemos la historia de Gabriela, una joven procedente de Mallorca a la que han casado en contra de su voluntad con un mallorquín emigrado en Buenos Aires por mediación de un cura que se dedica a ello (con mucho acierto en la mayoría de los casos). Gabriela ni siquiera conocerá a su marido en la boda sino que viajará a Barcelona ya casada para coger el barco destino a Buenos Aires donde la espera su marido, Nicolau, para formar una familia. 

Paralelamente conoceremos a Nicolau, quién es, qué hace en Buenos Aires, la gente con la que se codea y qué es lo que espera de Gabriela cuando llegue a Buenos Aires.

También tenemos la historia de Raquel, una cupletista residente en Madrid que es la estrella principal del teatro El Japonés. Raquel vive gracias a los amantes que va encadenando pero empieza a preocuparse por el futuro, por cuando su cuerpo no la permita vivir de ello. Raquel viajará a Buenos Aires en busca de su sueño, ser cantante y empezar a dedicarse a lo que de verdad la gusta.

Por otra parte aparece Gaspar, periodista que escribe en el Heraldo de Madrid una columna que es un retrato de la sociedad de la época que no agrada a los más poderosos. Gaspar que vive en una pensión desde que llegó a Madrid y le que mandarán a Buenos Aires para cubrir el viaje de las estatuas malditas (unas estatuas que España regala a Argentina para el monumento de los Españoles), También Eduardo Sagarmín, amigo de Álvaro Giner y del rey Alfonso XIII es enviado a Buenos Aires para representar al rey tanto en la entrega de las estatuas como en la toma de posesión del nuevo presidente.

Giulio es un desertor de guerra. Huirá de Italia después de conocer una noticia y sabe que no podrá volver a casa, que a partir de ese momento tendrá que vivir como un exiliado y por lo tanto arreglárselas como pueda para no ser capturado antes de llegar a Buenos Aires.

Sara perdió a su marido en la guerra y harta de pasar hambre y frío en un pueblo de Ucrania, decide acudir a una shadjente para encontrar un nuevo marido. Ésta la entregará a Max, un judío que se casará con ella. Sin embargo, Sara no sabe o más bien no quiere saber, que su calvario no ha hecho más que empezar, que a las chicas como ella las llevan a Buenos Aires para ejercer la prostitución y no para que tengan una vida mejor como ella piensa.

El capitán Lotina también tiene su espacio en la novela, un capitán preocupado de que todo el que viaje en su barco esté cómodo, haya pagado un pasaje más o menos caro, hasta el extremo de que hasta se preocupa de que a los polizones que sabe que viajan en su barco no les falte de nada. Para mí un personaje totalmente entrañable basado en su homónimo real.

Aparte de estos personajes aparecerán muchos más, circunstanciales pero todos importantes para el desarrollo de alguna de las historias de nuestros protagonistas.


En cuanto a la estructura, cada capítulo comienza con una columna de Gaspar en el Heraldo de Madrid, así será como conoceremos la actual situación política del país, desde la crítica afilada de su autor. Los capítulos son largos, pero, como he dicho al comienzo, las historias de los personajes se van intercalando entre las páginas como si de una serie o película y sus escenas se tratara de manera que la lectura se hace muy amena. Vamos conociendo el desarrollo de cada una de las historias de una manera más o menos simultánea, de forma que sabremos cuál era la vida de los personajes antes de subirse al barco, qué les lleva a hacerlo, qué esperan encontrar y los acontecimientos que suceden una vez están en él y que en muchas ocasiones serán muy diferente de lo que ellos esperaban.

También me ha gustado mucho conocer la situación de los diferentes personajes según en qué parte del planeta se encontraban: los pogromos y el hambre de Ucrania que llevan a la desesperación de la gente de allí; el negocio de la prostitución y la compra de mujeres en Buenos Aires y la situación de las chicas que llegan allí engañadas; la situación de los exiliados de las diferentes guerras, lo que han vivido y las condiciones que tienen que aceptar para viajar como polizones y poder emprender una nueva vida; la situación del Madrid de esa época en la que los que "provocan" la guerra están sentados dando órdenes desde su despacho mientras los ciudadanos de a pie pierden la vida; el empeño de los padres por decidir el futuro de sus hijos pensando que será lo mejor para ellos sin importarles su opinión, sin saber realmente qué les espera allí donde los mandan... Pero sobre todo me ha gustado la manera en la que Jorge nos muestra como todos, aun teniendo sus preocupaciones, siguen soñando y siguen creyendo que pueden perseguir y conseguir esos sueños.

Además, es curioso como muchas de las historias las podríamos identificar con la situación actual del mundo, como por ejemplo la crisis de los refugiados o el tráfico de mujeres.

Como he dicho, todas las historias son importantes, ninguna tiene más espacio ni más relevancia y Jorge, con gran maestría va intercalando estas historias como si de las diferentes tramas de una serie se tratara pero si me tuviera que quedar con una, sería con la de Raquel, la cupletista. 

Tampoco podemos olvidar la historia de las estatuas malditas. Estas estatuas existieron realmente y es verdad que el Príncipe de Asturias las transportaba y que se creía que se estaban gafadas por los hechos que las habían rodeado hasta ese momento.

Ni que decir tiene que la labor de documentación y la forma de plasmarla es excelente: la situación y costumbres del país en 1914, el hundimiento y la historia en sí del Príncipe de Asturias, las letras de las cuplés... todo está mimado hasta el detalle pero no debemos olvidar que es una novela y que el autor se ha tomado las licencias que ha necesitado para llevar a los personajes donde quería o necesitaba.

Un plus para los lectores de su anterior novela, Cartas a Palacio, es que algunos de sus personajes harán un "cameo" en esta, así como aparecerá la Oficina Pro-cautivos en la que se desarrollaba gran parte de la trama de su primera novela.

Y poco más queda por decir, que sus poco más de 500 páginas me duraron 5 días así que no puedo más que recomendarla y ponerme manos a la obra con su anterior novela que estoy segura que tampoco me va a defraudar.

FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO


lunes, 4 de enero de 2016

FELIPE (Heredaras el mundo) - Javier Olivares


Había prometido que, por lo menos en una buena temporada, no me iba a acompañar en mis viajes a la oficina en transporte público ningún libro que tuviese más de 400 páginas (mi espalda cada vez lo resiste peor) y he vuelto a incumplir mi propósito. Y es que en cuanto he tenido en mis manos Felipe no he podido resistir la tentación.

Desde que lo ví por los mundos de internet, me fije en su portada y en el título "Felipe" así a secas, sin florituras (aunque luego abajo en letras algo más pequeñas aparece :"heredarás el mundo"). Además, no lo voy a negar me gusta la novela histórica y el personaje de Felipe II me parece muy interesante.

Tampoco voy a negar el aliciente que para mi supone, que el nombre del autor esté unido a series como Isabel, Víctor Ros y El Ministerio del Tiempo.

EL AUTOR

Javier Olivares (Madrid, 1958) es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid, y doctorado por el Instituto de Estética y Teoría de las Artes de la Universidad Autónoma de Madrid. Es profesor de guion en el Máster de Producción Audiovisual de la Universidad Complutense y en el Master de guión ALMA/Universidad Carlos III.

Ha trabajado en prensa cultural, ha sido redactor jefe de La Luna de Madrid y director del Área de Cultura del Instituto Europeo de Design (IED). Es el creador de series como Infidels, Kubala, Moreno i Manchón, Isabel, Víctor Ros y El Ministerio del Tiempo. Es autor de la novela histórica bestseller Isabel.

ARGUMENTO

"Su padre le enseñó a ser Emperador. Las mujeres le enseñaron lo que era la vida.

Esta es la historia de un niño que no eligió ser hijo de quien era. Que perdió a su madre con doce años y que veía tan poco a su padre que apenas recordaba su cara.

Es la historia de un joven que a los dieciséis años gobernaba España por orden del Emperador. De un hombre creyente y supersticioso, marcado por las mujeres que le rodearon, seductor y desconfiado, dueño de una gran sensibilidad y capaz, al mismo tiempo, de las mayores crueldades con sus enemigos.

Felipe no eligió ser hijo de Carlos I de España y V de Alemania. Pero lo fue.

Ésta es la historia de un hombre que heredó el mundo".


MIS IMPRESIONES

El otro día en Twitter leí que esta no es una novela histórica al uso, y no puedo estar más de acuerdo. Eso sí, lo que sin duda vamos a encontrarnos es un relato lleno de emociones

Esta novela de Javier Olivares abarca toda la vida de Felipe II, desde el día de su nacimiento en Valladolid, hasta el día de su muerte en El Escorial, y vamos a conocer a este personaje histórico en sus múltiples facetas: familiar, política, militar, etc. La historia de un rey, que pese a ser conocido por cada uno de nosotros, con mayor o menor profundidad, no dejará de sorprendernos, y en la que seguramente encontraremos muchos aspectos desconocidos de la misma. También vamos a encontrarnos como pudieron influir en este Rey ciertos acontecimientos y como sus decisiones  pudieron influir en ciertos hechos.

Seremos participes de la relaciones de Felipe con un padre ausente que le trataba más como a su heredero que como a un hijo, con su madre a la que adoraba, y con sus hermanas a las que tanto quería y de las que le apartaron para que no se le debilitase el carácter, y también con su hermanastro del que sentía envidia y cierto temor por como iba creciendo su figura; con sus hijos... con sus esposas y amantes; con sus tutores, sus amistades y en especial con el Príncipe de Eboli; y sus secretarios.

Javier Olivares ahonda en la figura de Felipe II  y nos vamos a encontrar seguramente a una persona muy diferente a la que creíamos conocer. El escritor se va a alejar de tópicos y leyendas para ofrecernos una figura ajustada a la realidad


Vamos a conocer muy bien a Felipe II, no al personaje sino a la persona, como le marcó la educación que recibió de sus padres cuando era niño, una educación que llevó a ocultar sus emociones y a mostrar una continúa desconfianza por todo y de todos, lo que le llevó a querer leer absolutamente todo dilatándose las decisiones y amontonándose temas, cómo se convirtió en un experto en el "secreto y el disimulo", algo que se convirtió en su norma principal de actuación, y cómo llegado el momento, no duda en sacrificar a los que le han ayudado, servido, querido, o han estado cerca de él. Vamos a ser testigos a lo largo de la novela de la evolución que va sufriendo y como va adaptándose a lo que se le va exigiendo hasta que termina cambiando su forma de ser por completo y convirtiéndose en una persona fría, hermética, reservada e implacable.

Es indudable que Javier Olivares ha sabido trazar de excelente manera el perfil psicológico de Felipe, pero no se ha olvidado de esos otros personajes que rodean al Rey, unos personajes muy bien trabajados y perfilados.

Para mi ha sido toda una sorpresa conocer la importancia del papel de muchas de las mujeres que aparecen en la novela que eran educadas para casarse utilizándolas como piezas de ajedrez para los intereses del Estado, y que en más de una ocasión eran las que verdaderamente llevaban las riendas del país, quedando como regentes cuando los reyes se ausentaban. Unas mujeres con un papel poco conocido por la mayoría de nosotros, como Isabel de Portugal, madre de Felipe, o su hermana María y cuando esta se casa, su hermana Juana que hasta llega a renunciar a su hijo, heredero de Portugal, para llevar a cabo la labor que su hermano le encomienda. Mujeres cultas y muy preparadas que han pasado de puntillas por la historia que ha llegado hasta nosotros.



Aunque es una historia conocida, el escritor consigue que nos enganchemos a sus casi 800 páginas, que sigamos con interés su lectura, que queramos conocer todos esos extremos que desconocemos o que no conocemos con tanta profundidad como con la que aparecen en la novela. Ya que, aunque Javier Olivares no nos abruma con datos está claro y es patente el rigor histórico de la novela, además de la gran labor de investigación y documentación que hay detrás.

Me ha gustado mucho la forma de narrar que tiene Javier Olivares atrapándonos con su forma de contar la Historia, no decayendo la tensión narrativa en ningún momento, y consiguiendo que sigamos con interés la lectura de la misma, aunque lo que nos relate sea conocido, deleitándonos con su forma de escribir sencilla, cuidada; con frases cortas que imprimen ritmo y agilidad a la lectura, sin echar mano de abundantes diálogos y creando una ambientación que nos hará trasladarnos al siglo XVI sin dificultad alguna.

Está claro que Javier Olivares ha disfrutado escribiendo una novela que pese a su gran complejidad, es muy fácil de leer (que no quiere decir que de escribir). y que transmite emoción. Lo que demuestra que, como él mismo nos dijo en la presentación a la que asistimos: "la cultura no tiene por qué estar reñida con el entretenimiento".  Un libro que cualquier tipo de lector debería animarse a leer.



FICHA DEL LIBRO 



miércoles, 9 de diciembre de 2015

EL CASTILLO - Luis Zueco


Y yo que me había propuesto no liarme con una nueva lectura simultánea o conjunta. Pero quien podía resistirse mientras en Twitter se habla de organizar una lectura de un autor al que tienes muchas ganas de leer (sus dos anteriores novelas están todavía en mi estantería esperando el turno) y un libro que te llama mucho la atención. Por si esto fuera poco el propio autor que está leyendo todo el guirigay que se está formando, te ofrece su novela para que participes en la iniciativa. ¡¡Cómo iba a decir que no a esta propuesta!! Imposible.

Gracias a Luis Zueco y Ediciones B por hacerme llegar un ejemplar de esta novela.

EL AUTOR

Luis Zueco (Borja, 1979) es novelista, historiador, investigador y fotógrafo. En la actualidad es el director del Castillo de Grisel, fortaleza medieval convertida en hotel con encanto. Además, es ingeniero industrial, licenciado en Historia y máster en Investigación Artística e Histórica, miembro de la Asociación Española de Amigos de los Castillos, vicepresidente de la Asociación de Amigos de los Castillos de Aragón y colaborador, como experto en patrimonio y cultura, en diversos medios de comunicación.

Su novela El escalón 33 recibió la Mención de Honor en el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza 2012, el Premio al Mejor Thriller Histórico 2012 de la web Novelas Históricas y fue seleccionada en el I Certamen de Novela Histórica Ciudad de Úbeda. También ha publicado la novela histórica Tierra sin rey y la guía Castillos de Aragón: 133 rutas.

ARGUMENTO

"Una novela sobre la construcción del grandioso e imponente castillo de Loarre.

El sueño de unos hombres y mujeres que desafiaron su destino hace mil años. 

Entre la Tierra Llana y el Pirineo aragonés se encuentra el monumento militar románico más importante de Europa: el castillo-abadía de Loarre, una fortaleza impresionante, construida cuando esa zona era una peligrosa tierra de frontera. ¿Cómo se edificó? ¿Quién logró tal hazaña?

Todo comenzó cuando un aguerrido monarca, el rey Sancho III el Mayor, decidió levantar una fortificación en una recóndita sierra, poco poblada y desde la que se podía avistar al enemigo musulmán a diez kilómetros de distancia. Y con la promesa de un futuro mejor, atrajo a un grupo de hombres y mujeres para quienes la supervivencia era una heroicidad cotidiana. 

Entre ellos, un maestro de obras lombardo; Juan el carpintero y su hijo Fortún; Ava la arquera; Javierre, un muchacho cuya ambición creció a la par que el castillo; y un sacerdote fiel al viejo rito hispánico, acompañado de la inteligente y misteriosa Eneca.

Y con sus escasos medios y conocimientos, lograron superar las limitaciones que les imponían la ignorancia y el poder hasta culminar la fortaleza religiosa y militar desde la que se gestó uno de los más importantes reinos medievales, clave de la Reconquista. 

Esta es su epopeya".

MIS IMPRESIONES

De la mano de Luis Zueco nos vamos a trasladar a Loarre, un territorio fronterizo con la tierra llana ocupada por los musulmanes, y con una envidiable situación estratégica, clave no sólo para plantar cara a los infieles que pudieran intentar conquistar más territorio, sino también para aspirar a una reconquista del territorio por ellos ocupado.

Loarre, un lugar donde Sancho III El Mayor tuvo claro que podía ser esencial para la expansión del Reino de Aragón y donde era primordial situar una construcción desde la que llevarla a cabo, y nosotros vamos a ser testigos desde sus inicios hasta su conclusión, de los trabajos de construcción de un castillo que en principio no iba a ser la gran obra en la que se convirtió. Un castillo que veremos crecer junto a Fortún, el protagonista de esta novela.

El castillo es la historia de una poderosa edificación en torno al cual gira toda la novela, convirtiéndose en un personaje más de la misma. Es el retrato de una época, de como eran sus gentes, sus gobernantes, como se vivía y se intentaba sobrevivir; de un tiempo de cambios. La creación del Reino de Aragón, el final del rito litúrgico de la Iglesia de Toledo y su sustitución por el nuevo rito que imponía la Iglesia de Roma, un cambio también en la arquitectura, donde unas construcciones oscuras y poco elevadas van a ir dando paso a otras con mucha más luminosidad y altura.

A través de un narrador omnisciente Luis Zueco nos va narrar la historia de Fortún, un adolescente que llega con su padre a Loarre al reclamo de las voces que dicen que allí se va a construir un castillo. Su padre, un voluntarioso carpintero trata de hacerse un hueco pero le cuesta que Fortún muestre un mínimo interés por los trabajos que tratan de encomendarle, que no le atraen lo más mínimo.

De pronto algo hará que Fortún muestre verdadero interés por lo que allí se está haciendo, por la construcción del castillo, por las estructuras que la conforman y por la manera de levantarlas. Ese castillo y la manera de convertirlo en una verdadera fortaleza, que sirva como una máquina de guerra y que proteja a todos los que viven a su alrededor, se convertirán en su sueño, un sueño que se hará realidad.

Utilizando personajes y hechos reales y ficticios Luis Zueco crea una gran novela, en la que se entremezclan unos y otros de manera natural. Además de darnos muchos detalles sobre la construcción del castillo, incluye otros ingredientes que hacen muy amena la lectura como historias de amor, aventuras, viajes, leyendas populares, historia, el apego a ritos ancestrales que conviven con la religión, traiciones, batallas, etc.

Pese a las más de 700 páginas que tiene El castillo no se hace una lectura lenta, ni pesada, aunque en algún momento para mi gusto pierde un poco el ritmo con la introducción de tantos detalles arquitectónicos, y aunque se nota la gran labor de documentación y conocimientos del autor sobre el tema, no abruma con ellos al lector en ningún momento de la lectura.

He hecho mención a las batallas que están narradas en la novela, no os asustéis, sólo un par de ellas y tampoco se extiende más de lo necesario. Me ha gustado como están relatadas, y a mí particularmente, me ha parecido muy interesante su forma de contarlas y mostrarnos el castillo como una máquina de guerra, su poder defensivo, cómo utilizar cada una de sus partes en cada momento, cómo atacar desde cada una de ellas y cómo se construyó para que su asalto fuese imposible y cómo se va poniendo en marcha durante la batalla, toda la maquinaria.

Tengo que recocer al autor la facilidad con la que te transporta a los lugares y la época en la que sucede la novela. Sin excederse en las descripciones es tal el retrato que consigue de los lugares y las situaciones que en muchas ocasiones me parecía estar en plena construcción del castillo, en medio de la contienda, estar en un harén, estar en los lugares que recorre Fortún, entrar en la abadía del castillo y en su cripta o ser uno más de los habitantes que conformaban la aldea a los pies del castillo.

Luis Zueco crea unos personajes bien perfilados, con pasiones, secretos, defectos y virtudes y diferentes entre sí, en los que reconoceremos una evolución, como no podía ser de otra forma por el amplio período de abarca, a lo largo de la novela, entre los que Fortún es un claro exponente, aunque tengo que reconocer que me desconcertó un poco el súbito cambio operado por él en la primera parte de la novela que pasa rápidamente y sin transición de ser un adolescente que no muestra interés por nada y que parece que vive en otro mundo, a tener una disposición constante por aprender latín y conocer todos los secretos de la construcción y ayudar en todo momento.

En conclusión, El castillo es una novela bien escrita y construida, con un estilo muy cuidado, que os animo a leer, en la que de pronto nos veremos transportarnos a la época y los lugares donde transcurre, que seguramente nos aportará un conocimiento sobre aspectos que desconocíamos, y todo ello de manera ágil y amena. Y lo mejor de todo, nos dejará con unas ganas tremendas de ir hasta Loarre y conocer este castillo.

domingo, 6 de diciembre de 2015

PRESENTACIÓN - FELIPE (Heredaras el mundo) - Javier Olivares




El otro día, tuvimos la suerte de asistir en la Casa del Libro de la Gran Vía madrileña a la prsentación de Felipe,  una novela histórica sobre Felipe II.

La presentación iba a consistir en una charla de Javier Olivares con Nacho Ares y la introducción estuvo a cargo de Lucia Luengo, editora de Ediciones B y de esta novela.

Tras una introducción por parte de Lucía en la que dio las gracias a la Casa del Libro por acoger este acto, y en la que entre otras cosas hizo mención a la labor que hacen los blogs en favor de la lectura, dándonos las gracias por ello y por la asistencia a este encuentro. También comentó la buena acogida que está teniendo la novela por los lectores y por los medios de comunicación.

Enseguida tomo la palabra Nacho Ares quien tras una breve introducción en la que reconoció que, aunque él es egiptólogo, el Siglo XVI le apasiona y llegó a Felipe II hace 20 años a través de una investigación que estaba realizando para una de sus novelas. Con esta introducción preguntó a Javier Olivares como llegó él hasta este personaje.

Javier comentó que él aunque es historiador de carrera lleva 30 años trabajando como guionista, y vuelve a la Historia de la mano de la serie Isabel y de esta manera vuelve a algo tan esencial para esta serie como es la documentación ya que ser guionista es ser documentalista.

A raíz de esta serie surge la posibilidad de escribir la novela de Isabel, aunque él al principio no estaba muy por la labor, porque odia las novelas de las series, y tuvo tantos problemas para que la gente supiera que el creador de la serie era él, que se propuso escribir una novela para que todo el mundo conociera este extremo.

Además, cuando escribió la novela de Isabel tuvo que redocumentarse y fue muy duro pero también descubrió que era muy divertido y un placer escribir sin que nadie te ponga cortapisas, sin tener que añadir ni quitar. Comentó que la historia te da mil opciones y es lo suficientemente rica en anécdotas, documentación y en imágenes que no hace falta inventarse nada, y que como novelista tan sólo hay rellenar lagunas sobre lo que sucede entre un hecho histórico y otro, sobre lo que no cuenta ningún historiador, convirtiendo a los personajes en motor de la historia, eligiendo los datos que das.

Está claro que cuando contrastas fuentes y todas dicen lo mismo eso va a misa, pero cuando se contradicen y no está claro lo que sucedió es donde entra su labor de creación, no en reinvertar lo que está contrastado porque te viene bien para lo que estás contando.

En Felipe ha huido de los tópicos que no tienen un respaldo histórico ni documentación y están más unidos a la leyenda. Javier Olivares tenía claro que no quería escribir un culebrón, ni dejarse llevar por los tópicos ni por el maniqueísmo. Quería fijarse en lo importante.

Al hilo de ésto, nos hizo reir cuando comentó que por Twitter le habían llegado a decir que la serie Isabel era un plagio de Juego de Tronos.

Nacho Ares le preguntó si había mucha diferencia cuando escribía una novela y cuando escribía un guión y Javier Olivares contestó que él crea imágenes y hace expresarse a los personajes a través de sus emociones y deseos, relación emocional, social, estado de ánimo y desde allí todo fluye. La gran diferencia es que en una novela puede contar lo que quiera y en cambio en una serie sólo puede escribir lo que se pueda producir. Aunque es menor la diferencia entre una novela y un guión de lo que la gente cree.

Lo que el guión le ha aportado a la hora de escribir la novela es la estructura, algo sobre lo que Lucía Luengo comentó que nunca nadie le había presentado una estructura tan organizada y tan clara de una novela.

En cuanto a los personajes comentó que a lo largo de la novela vamos a poder presenciar la gran evolución que tienen todos ellos. Que no sólo Felipe va a cambiar su forma de ver las cosas a lo largo de los años, sino que en personajes como Juana o Francisco de Borja (unos personajes de los que se enamoró y de los que recibió un golpe de realidad histórica al consultar documentos, que llegó a dolerle), vamos a ser testigos de su transformación en la que se dan hechos tan rocambolescos como que Francisco de Borja que junto a Juana fomentó la Inquisición contra los focos protestantes, tuvo que salir a Roma huyendo de ella.

También comentó es cierto que los españoles sentimos cierta vergüenza de nuestra historia, de nuestros grandes personajes históricos, no hemos valorado nuestros aciertos en la Historia así como tampoco han sido muy valoradas las Humanidades en nuestra educación y que quizás por eso ante una historia como la de Felipe II no era extraño que no se hubiese realizado una gran serie sobre su figura. Que, además, se ha perdido el afán cultural televisivo, sobre todo desde que existen las cadenas privadas.

En contra de la opinión que muchas veces se tiene de los televidentes, los espectadores saben reconocer la calidad y el trabajo bien hecho.

En cuanto a la posibilidad de que Felipe se termine convirtiendo en una serie Javier comentó que le encantaría ya que tiene gran parte del trabajo hecho, pero que cree que este momento quizás está un poco agotado el recorrido de las series históricas, ya que al contrario de lo que sucede en otros países nuestra televisión no tiene esa tradición en este tipo de series.

Y es que era inevitable hablar de series y más después del éxito que Javier ha obtenido con títulos como Isabel, Víctor Ros o El Ministerio del Tiempo.

Comentando la trayectoria de Javier Olivares tanto como guionista de las series como ahora con su novela, confesó que se sentía muy bien tratado incluso por historiadores y haciendo referencia a la serie de Isabel, aunque en un primer momento pensó en que era una suerte porque no había ninguna serie sobre esta reina, luego pensó que le iban a matar los historiadores, pero lo han invitado a congresos e incluso un historiador le felicitó porque era la primera vez que se utilizaba a los cronistas como protagonistas de la historia, utilizando incluso en los diálogos de los capítulos, numerosas frases tal y como aparecen en crónicas o cartas autógrafas de los personajes que aparecían en ellos.

La labor de documentación sobre los hechos históricos, tanto en las series como para el libro, ha sido siempre muy concienzuda ajustándose a hechos contrastados después de consultar varias fuentes y sólo cuando estas no estaban muy de acuerdo se ha tomado sus licencias pero siempre con respecto a personajes o situaciones que podrían haber existido perfectamente.

Haciendo referencia otra vez a las series se comentó como todo el público, hasta espectadores que en un principio no pareciera que pudieran estar interesados en este tipo de producto, ha acogido tan bien estas series, a lo que Javier Olivares contestó que cuando algo está bien hecho se nota y además que ellos se han divertido haciéndolo, que les gustaba lo que estaban haciendo, y eso al final se transmite, se nota. Que la cultura no tiene por qué estar reñida con el entretenimiento. Por ejemplo, cuando crearon El Ministerio del Tiempo hicieron la serie que ellos hubieran querido ver.

También se habló de lo desconocidos que llegan a ser nuestros personajes históricos y que gracias a series como Isabel podemos llegar a conocerlos.

Javier Olivares reconoció que pese ha haber cursado la Carrera de Historia, mientras llevó a cabo la documentación para la serie de Isabel fue cuando verdaderamente conoció muchas cosas de esta reina. Lo mismo le ha pasado con la documentación que ha llevado a cabo para escribir Felipe, de pronto descubría cosas que adquirían la proporción de inaudito llegando a decir "Dios mio, no puede ser que pasara esto". Hay cosas tan llamativas que puede parecer que son inventadas, pero no es así, está documentado, haciéndose realidad el tópico de que la realidad supera a la ficción. Además todas estas cosas hacen que la documentación le haya servido para aprender muchas cosas resultando muy entretenida y  divertida.

Con esto se dio por terminada la presentación en sí, pasando a la firma de los ejemplares de Felipe y a las fotos de rigor.


Muchas gracias a Javier Olivares, Ediciones B y Nacho Ares por este rato que compartieron con los lectores que allí nos congregamos.

FICHA DEL LIBRO