Como su propio nombre indica este es un blog en el que vais a encontrar todo lo que vamos leyendo: novela negra, thriller, ficción, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.


Además, entrevistas y encuentros con autores a los que tenemos el placer de acudir y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

Mostrando entradas con la etiqueta ficción histórica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ficción histórica. Mostrar todas las entradas

lunes, 6 de marzo de 2017

AGUACERO - Luis Roso


Aguacero lleva unos meses en nuestras estanterías, concretamente desde que salió, pero ante la avalancha de reseñas tan positivas, decidí tomar distancia. Mis expectativas, aunque en este caso debo decir nuestras ya que las dos hemos leído la novela antes de escribir esta reseña, estaban tan altas que decidimos dejar pasar el tiempo y no coger esta novela con tanto ímpetu, y creo que acertamos al hacerlo.

EL AUTOR

Luis Roso (Moraleja, Cáceres, 1988) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca, en Filología Inglesa por la Universidad Autónoma de Barcelona y posee un máster de Literatura Española e Hispanoamericana. Apasionado de la literatura, la historia, el cine y el deporte, actualmente trabaja como profesor de secundaria en la Comunidad de Madrid. Admira a Delibes, Cela, Ferlosio, Sender, Azorín, De la Serna, Aldecoa, Barea y Martín Santos. Aguacero es su primera novela.

ARGUMENTO

Año 1955. El inspector Ernesto Trevejo recibe el encargo de investigar cuatro crímenes en un pueblo de la sierra madrileña donde se está construyendo un pantano: dos guardias civiles han sido torturados hasta la muerte; el alcalde del municipio y su esposa, ejecutados a sangre fría. Un posible asesino en serie podría aterrorizar a la región mientras se desarrollan las obras. El asunto debe ser resuelto –y silenciado- cuanto antes.

Siguiendo los pasos de una investigación que destapará odios, secretos e intereses ocultos, el lector se traslada a una España en blanco y negro. De fondo, el rumor incesante de la lluvia que acompañará al protagonista en su viaje a un escenario rural, remoto, casi salvaje.

MIS IMPRESIONES

Ir con las expectativas muy altas con una novela puede llevar a que te lleves una gran desilusión y que ésta salga peor parada de lo que debe aun tratándose de una buena novela, por eso, a veces, es mejor dejar pasar un tiempo, como hicimos nosotras, y que toda la nebulosa de la que se la ha rodeado se haya ido diluyendo, aunque siempre te queda en el recuerdo. Pero dejemos esto para más adelante y lo comprenderéis mejor.

Ernesto Trevejo es designado por sus superiores para investigar "extraoficialmente", y siguiendo las directrices de las altas esferas, unos asesinatos que se han cometido en la sierra madrileña, entre los que se encuentran los de dos guardias civiles que además han sido torturados. Trevejo no entiende muy bien el porqué de esta decisión, máxime cuando él pertenece a la policía y el caso lo está llevando la Guardia Civil del lugar donde se han cometido los crímenes, y en aquellos tiempos la colaboración entre los dos cuerpos no era precisamente sencilla.

Y como se temía Trevejo, cuando llega al lugar de los hechos, aquellos que hasta el momento han llevado las investigaciones no ven con buenos ojos que alguien ajeno meta las narices, por lo que no se lo ponen nada fácil. Únicamente no sentirá esta animadversión por parte de Aparecido Gutiérrez, el joven Guardia Civil que pide le asignen como ayudante y que siente cierta fascinación por el inspector que han traído desde Madrid.

Son varios los puntos fuertes de esta novela. El primero de ellos es la ambientación tanto temporal como del lugar donde suceden los hechos.

Un autor de la edad de Luis Roso ha tenido que llevar a cabo una ardua labor de investigación  y documentación (seguramente hablar con gente que vivió en aquella época y leer mucho), para conseguir una ambientación sobre aquellos años tan fidedigna a la hora de narrar y mostrarnos la España de los años 50, una España llena de contrastes, donde los caciquismos, el favor a ciertos empresarios, la intromisión de la iglesia en todos los ámbitos sociales y los abusos de poder estaban a la orden del día. Una España además dividida, en la que eras afín al régimen o eras perseguido por "rojo", con una gran tasa de analfabetismo y con gran parte de la población viviendo muy precariamente.

Además Luis Roso utiliza algo tan, por decirlo de alguna manera, "corriente" en aquellos años como la construcción de un pantano en las cercanías de un pueblo para localizar su novela y mostrarnos así una situación gracias a la cual muchos empresarios afines al régimen se enriquecieron mientras que la mayoría de los que trabajaban en aquellas obras había abandonado su entorno en busca de una vida un poco mejor de la que tenían, aunque en realidad tampoco lo consiguieran, por un salario muy bajo y viviendo en condiciones muy precarias. Además la cercanía del pueblo donde se realiza la obra y la conexión de los escenarios con motivo de los asesinatos, consiguen que pueda ofrecernos una imagen social más completa de la época.

También es de destacar cómo el autor logra sumergirnos en un ambiente angustioso (¡que bien elegido el nombre de Las Angustias para el pueblo!), opresivo y gris gracias a esas descripciones del paisaje y de las condiciones atmosféricas que sufren los personajes y que resultan tan visuales, reflejo al mismo tiempo, de cómo era la vida de entonces.

Me ha gustado mucho esta pareja compuesta por Trevejo y Aparecido, una pareja con gran atractivo para la trama que nos propone Luis Roso y que muy bien podría ser protagonista de una serie, y que forman parte de un elenco de personajes creados con mucho cuidado y acierto.

Hay que reconocerle al autor una forma de escritura de calidad, con un agudo y sútil sentido del humor y una narración con unos diálogos excelentes que además dotan de agilidad a la novela, adecuando la forma de hablar a los personajes con habilidad.

Pero en cambio ha habido algo que no me ha terminado de convencer en esta novela para que fuera redonda debido a que tenía la idea de que era una novela más policíaca, y eso ha sido lo concerniente a la investigación. Lo cierto es que me esperaba una investigación al uso, donde poco a poco el que la lleva a cabo va tirando de la hebra hasta llegar a una resolución, a la vez el lector va enlazando ésto y aquéllo tratando de encontrar al culpable (lo llegue a conseguir o no), pero en esta novela no ha sido así, resultando algo totalmente secundario. Eso sí, hay que tener en cuenta que lo anterior es algo totalmente personal.

Sin negar que te encuentras con varios giros en la novela que te despistan y no sabes muy bien a quien achacar los crímenes, tampoco van a decirnos mucho las investigaciones de Trevejo, ya que tampoco investiga mucho, quizás porque tampoco le dejan, ya que le ponen muchos palos en el camino para que no lo haga, pero la sensación que me quedó al final es que si llega a descubrir lo que pasó en realidad es porque se lo dan en bandeja y no por su pericia a la hora de esclarecer el caso. Claro que esto es una opinión puramente personal.

Sin que esto último le quite valor a todo lo anteriormente comentado, tengo que decir que Aguacero es una novela que merece la pena ser leída, aunque no haya cumplido totalmente esas expectativas tan altas que había puesto en ella, y es que a veces tanto comentario muy favorable puede hacer estragos en una buena novela, una novela que quizás para mi no haya sido redonda pero que tiene calidad.

FICHA DEL LIBRO



viernes, 27 de enero de 2017

LA HIJA DE CAYETANA - Carmen Posadas


Mi última lectura de una novela de Carmen Posadas, El testigo invisible, me dejó muy buen sabor de boca, por eso en cuanto me llamó la atención esta bonita portada y vi en ella su nombre, no lo dudé un momento, quería leer La hija de Cayetana.

Si todo lo anterior no hubiera sido suficiente, la invitación y asistencia a un encuentro de la autora con blogueros para presentarnos la novela, supusieron un mayor acicate para su lectura.

LA AUTORA

Carmen Posadas (Montevideo 1953) reside en Madrid desde 1965, aunque pasó largas temporadas en Moscú, Buenos Aires y Londres, ciudades en las que su padre desempeñó cargos diplomáticos. 

Comenzó escribiendo para niños y en 1984 ganó el Premio del Ministerio de Cultura al mejor libro infantil de ese año. Es autora, además, de ensayos, guiones de cine y televisión, relatos y varias novelas, entre las que destaca Pequeñas infamias, galardonada con el Premio Planeta de 1998.

Sus libros han sido traducidos a veintitrés idiomas y se publican en más de cuarenta países. 


ARGUMENTO

Un episodio asombroso y olvidado protagonizado por una de las mujeres más célebres de nuestra Historia: Cayetana de Alba, la inolvidable musa de Goya. 

Excéntrica, caprichosa y libre, durante más de doscientos años su poder de seducción se ha mantenido inalterable. Sin embargo, pocos saben que la duquesa adoptó a una niña negra, María Luz, a quien quiso y educó como a una hija y a la que dejó parte de su fortuna. 

Carmen Posadas cuenta con mano maestra la peripecia de las dos madres: la adoptiva, con sus amores y dramas en la corte de Carlos IV, un auténtico nido de intrigas, y la de la biológica, Trinidad que, esclava en España, lucha por encontrar al bebé que le fue arrebatado al nacer.

MIS IMPRESIONES

En La hija de Cayetana Carmen Posadas se sirve de una sorprendente historia real poco o nada conocida, como es la adopción por la Duquesa de Alba de María de la Luz, su única hija, una niña de raza negra de la que no se sabe prácticamente nada, y cuya existencia es totalmente desconocida para la mayoría de nosotros.

Carmen Posadas nos va a trasladar a la España de finales del siglo XVIII y principios del XIX para, utilizando este hecho y apoyándose en una figura tan atractiva e importante como la Duquesa de Alba, recrear la vida de la corte de Carlos IV; al tiempo que de la mano de Trinidad, una esclava cubana madre biológica de María de la Luz, presentarnos la intrahistoria ordinaria  de la sociedad presentándonos así el cuadro de los distintos ambientes de la ésta y algunos de los hechos menos conocidos de nuestra historia.

Dos mujeres, una real y otra fruto de la imaginación de la autora, que conquistan al lector que no dudará en acompañarlas a lo largo de las páginas de esta novela.

Por un lado, está un personaje real como es Cayetana de Alba que Carmen Posadas nos muestra como una mujer que podía parecer superficial debido a la posición social que ocupaba, que además la hacía dueña de un gran poder, y su amistad con toreros y artistas. Una mujer caprichosa que no tenía muy buena fama, a la que se atribuyen múltiples amantes y que gracias al poder que ostentaba se sabía a salvo a la hora de saltarse algunos límites. Pero a la vez nos muestra una mujer generosa y con un gran corazón, una mujer que quizás se valía de lo que aparentaba ser para esconder la que en realidad era.

Luego está Trinidad, la madre biológica de María de la Luz, un personaje totalmente ficticio del que la autora se sirve, sobre todo, para introducirnos en el mundo de la esclavitud tanto en Latinoamérica como en España. Sirviéndose de este personaje, Carmen Posadas nos da a conocer cómo en la costa occidental de África eran apresados para esclavizarlos, jóvenes de unos trece años porque eran más fáciles de "domesticar", que las mujeres tenían más valor porque durante el trayecto eran violadas y al quedar embarazadas no sólo su hijo pasaba a engrosar el número de esclavos sino que además ella podía ser utilizada como ama de cría o cómo en el continente Europeo podía llegar a considerarse objeto de lujo un negro vestido con librea o una doncella mulata vestida a la criolla. Un tema, el de la esclavitud en España, que se ha obviado de tal manera que es prácticamente desconocido, pero cuyo resultado es que hubo un tiempo que en una ciudad como Sevilla la población negra llegó a suponer un 10% de la población.

También tenemos a María de la Luz, la que podríamos decir que es la tercera protagonista ya que al ser el nexo de unión de estas dos mujeres tiene una gran importancia en la novela, aunque sea la que menos páginas acapare del trío. María de la Luz es la hija adoptiva de Cayetana y biológica de Trinidad, un personaje real pero del que nada se sabe ya que prácticamente no hay documentación sobre ella. Una niña que cuando crece empieza a moverse entre dos mundos,  con una cuidada educación y una vida como corresponde a la hija de una Duquesa a la vez que se hace preguntas sobre su verdadera madre y sus orígenes e intenta buscar su lugar.

Una historia en la que, girando en torno a estas tres mujeres, la realidad y la ficción se dan la mano de una manera asombrosa, sin que nada esté fuera de lugar, conformando ambas una novela por la que de forma natural desfila no sólo la nobleza de la época, sino también personajes importantes de la vida cultural, artística y política de España, Por las páginas de esta novela se van a pasear el duque de Medina Sidónea (marido de Cayetana), la duquesa de Osuna, Francisco de Goya, Manuel Godoy, Moratín, o la Tirana, entre otros, mezclándose con personajes imaginarios que podrían perfectamente pasar por reales, gracias a los cuales Carmen Posadas nos muestra una imagen fiel de la vida cotidiana y de las rencillas políticas y sociales de la época.

Los personajes que nos trae Carmen Posadas, tanto los reales como los ficticios, están muy bien dibujados y disfrutaremos con ellos. Nos sólo las protagonistas están trazadas con mimo, también los secundarios. Personajes como Lucila, Amaranta, Greta von Hoborn, Hermógenes Pavía y Caragatos, entre otros, son dignos de ser mencionados.

La prosa de Carmen Posada es sencilla, elegante, cuidada, fluida, con unas descripciones gracias a las cuales construye una magnífica ambientación pero que no impiden una fácil lectura consiguiendo que el lector lea con interés. Durante la narración podemos disfrutar de la ironía y del sentido del humor de la autora en múltiples escenas, sobre todo las que tienen que ver con la primero Princesa de Asturias y después reina María Luisa de Parma (la Parmesana).

Además, vamos a conocer conocer el sentido a muchas expresiones que se utilizan: niño de fortuna, matrimonio de mano izquierda, cafeolé, entre otros;  y conocer algunas curiosidades de la época, como el personaje del cortejo, los anuncios que se ponían en los periódicos anunciando la venta de esclavos junto con los de venta de animales, la utilización del francés en la Corte ya que quien no lo hablaba era un don nadie, la confección y utilización de la dentadura postiza, el nacimiento de sándwich, o las experiencias rousseaunianas con la Corte de los Milagros como ejemplo.

Quienes hayáis llegado hasta aquí os habréis dado cuenta que he disfrutado y mucho de esta novela, por lo que cuenta y por cómo lo cuenta. He disfrutado de esta estupenda historia que me ha proporcionado unas cuantas horas de buena lectura a la vez que me ha hecho recordar cosas que sabía y me ha enseñado otras que no. Yo desde luego, os la recomiendo.


lunes, 23 de enero de 2017

EL CIELO EN LA TIERRA - NEREA DE CARRERAS


Hoy os traemos una novela que me ha gustado mucho pero sobre todo con la que he aprendido y ha despertado mi interés por temas históricos que desconocía.

Quiénes me conocéis sabéis que yo (Bea) no soy dada a la lectura de novelas históricas y que cuando lo hago es, sobre todo, en períodos de vacaciones para coger libros más de más extensión y con los que pueda comprender un poco más los contextos. Sin embargo, en este caso esta lectura me llamó la atención por su portada y, cuando vi que sin ser histórica sí que tenía un contexto histórico y no era demasiado larga decidí animarme con ella.

LA AUTORA


Nerea de Carreras es licenciada en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona y máster por el Instituto de Empresa de Madrid. Tras realizar un curso en el IBFD de Ámsterdam se especializó en derecho internacional y compagina su profesión con su pasión por la lectura y la escritura. Escribe novela, relato y poesía.

El cielo en la tierra es su primera novela publicada.

SINOPSIS
Hija de un destacado diplomático e intelectual, Julia —a quien todos llaman Julieta— ha crecido en París, Ginebra y Nueva York. Cuando llega a Madrid durante la Segunda República y conoce a mujeres como Victoria Kent o Zenobia Camprubí, comienza a pensar de otra forma en su futuro. También se enamora perdidamente de Miguel Ángel, alumno de la Residencia de Estudiantes y comunista convencido.

El estallido de la Guerra Civil obligará a Julieta a huir precipitadamente con su familia al extranjero, sin poder despedirse de su primer amor. Traductora de la BBC durante la Segunda Guerra Mundial, profesora universitaria en Oxford... La protagonista irá viviendo distintas experiencias mientras intenta averiguar qué ha ocurrido con Miguel Ángel. ¿Ha fallecido en el frente? ¿Dónde está enterrado?


A través de su trabajo como historiadora, descubrirá la fascinante historia de Catalina la Grande: exiliada igual que ella, obligada a luchar también en un mundo de hombres y movida siempre por la pasión. Se establecerá así un paralelismo entre estas dos mujeres que, a pesar de todas las dificultades, no dejan jamás de buscar su «cielo en la tierra».

MIS IMPRESIONES

Como os he dicho al principio, no soy muy dada a las lecturas históricas, normalmente me pierdo mucho en ellas por desconocimiento de ciertos hechos, aunque me gusta aprender con ellas. Esto es lo que me ha sucedido con esta novela en la que, además de situarse en varios contextos históricos no demasiados lejanos a nuestra época actual, el personaje principal está basado en una persona real: Isabel de Madariaga.

Yo personalmente no sabía quién era y a raíz de este libro se me despertaron las ganas de investigar un poco más acerca de esta mujer que tanto hizo porque se supiera la verdadera historia de Catalina la Grande (que tanto hizo por su país pero de la que lo que trascendió, en mayor medida, fueron sus numerosos amantes). La propia autora al final de la novela confiesa que uno de los propósitos de esta novela es despertar el interés en Isabel de Madariaga, una mujer que pasó desapercibida en la historia de nuestro país y que, en cambio, tanto nos aportó, deseando que en un futuro se la pueda hacer un homenaje en España por su trabajo, como ella misma se lo hace al personaje de su novela, reconocimiento que sí que ha recibido por parte de otros países.


"El cielo en la tierra" nos narra la vida de Lady Julieta, personaje basado en Isabel de Madariga (lo que no quiere decir que todo lo que acontece en esta novela sea cierto), desde su infancia hasta la época actual ya que lo primero que sabremos de ella es que a sus 84 años ha vuelto a su Londres natal acompañada de Margaret, su criada, ahora ya amiga, de toda la vida y que está recibiendo la visita de Susana. Susana es una historiadora que está llevando ha llevado a cabo un estudio sobre Lady Julieta y quien ha ido a llevarla personalmente la invitación para el homenaje que la van a hacer en España por su trabajo y aportación realizada a la historia que ahora descansa en los archivos de la Biblioteca Nacional de Madrid. Susana es un personaje real ya que Susana Torres Prieto es la historiadora que se encargó de llevar la biblioteca y los archivos de Isabel de Madariaga a la Biblioteca Nacional para su conservación.

Mediante la conversación de Susana con Julieta iremos viajando al pasado y viviendo de la mano de Julia los acontecimientos en primera persona. Así viviremos el traslado de familia de Julia de Londres a Madrid donde su padre, diplomático, ha sido nombrado embajador de España y donde va a trabajar en favor del asentamiento de la II República. En Madrid será donde Julia se enamore por primera vez y donde viva la época más feliz de su vida, la época que más la marcará y en la que más aprenderá durante los dos años que vivirá allí. Durante esa época y gracias a su condición social la veremos, tanto a ella como a su hermana, codearse con la gente más influyente de la época: Ortega y Gasset, Loca, Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí, Victoria Kent, Gregorio Marañón... Esto es algo con lo que he disfrutado mucho ya que me ha valido para conectar en una misma época personajes de la historia que hemos estudiado por separado pero de los que poco más sabemos. Saber de la existencia del instituto escuela, de las reuniones que allí se celebraban, de la manera que allí las mujeres intentaban luchar por su lugar en el mundo, por el inicio de una igualdad que empezaba a aflorar pero de la que aún muy pocas personas eran capaces de abogar por ella.

A partir de ahí viajaremos de nuevo a Londres, hacia donde tendrán que partir con lo puesto con el estallido de la Guerra Civil española dejando aquí todo lo que tienen pero sobre todo dejando sus corazones ya que tanto Helena, la hermana de Julia, como Julia dejarán Madrid profundamente enamoradas de Miguel Ángel y Manuel respectivamente. Tendrán que abandonarlo a toda prisa sin ni siquiera despedirse de ellos ni de ninguna de sus amigas, personas a las que no volverán a ver en muchos años o incluso nunca.


Julia nunca volverá a ser la misma, vivirá con la duda constante de si Miguel Ángel murió en el frente ante la falta de noticias de él, y se centrará en el estudio de Catalina la Grande para dar un sentido a su vida. También seguirá estudiando para poder seguir la lucha por esa República que ya defendía su padre haciéndonos ver que no todos los que luchaban dentro de ella tenían los mismos ideales ni las mismas motivaciones. Esto es otra cosa que he descubierto con esta novela: siempre hemos estudiado la República desde un punto de vista concreto y esta novela nos ofrece uno diferente, un punto de vista en el que no todos los que están dentro de ella o luchaban por ella tenían la misma visión habiendo en muchas ocasiones disputas internas entre altos mandos por lo que es mejor o lo que es más justo para todos en contra de otros que simplemente ansiaban el poder.

Después viviremos el estallido de la Guerra Mundial y cómo ella, residente en Londres, tuvo que exiliarse a Oxford a terminar sus estudios. Reviviremos de su mano esa época truculenta en la que cualquiera era candidato a convertirse en espía para su país, una época en la que todo el mundo tenía algo que esconder.

Tengo que decir que la novela me cautivó en seguida, por lo que estaba aprendiendo, por la claridad con la que lo explicaba totalmente integrada con la historia, sin que pareciera una clase magistral sino a través de la vida de Julia y de lo que a ella misma la va sucediendo, las contradicciones en las que ella misma va cayendo según va conociendo a unas u otras personas y que hacen que nosotros mismos podamos ver la historia desde las distintas perspectivas conociendo que, como siempre, ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos, solamente son personas que luchan por unos ideales con los que han crecido. Esto se expresa muy bien a través de Julia, cuyo padre es diplomático y que lucha por la República lo que hace que Julia crea firmemente en este sistema, y Miguel Ángel, del que está profundamente enamorada, es comunista.

Sin embargo, sí que tengo que poner un pero y es que todo lo que me gustó el principio de la novela se va desinflando poco a poco, me explico: creo que el principio está muy bien explicado y es la parte más extensa del libro y quizá en la que suceden más cosas (a pesar de ser solo dos años de la vida de Julia), y después, el resto de la novela, son retazos de la vida de Julia según los recuerdos de preguntas concretas que la va haciendo Susana en la época actual. Esto hace que el resto de la vida de Julia se nos cuente de manera un poco esquemática: sabemos qué es de su vida, los lugares por los que va pasando, situaciones sentimentales, trabajos que va desarrollando y un poco cómo se siente en cada momento pero el relato de cada época es mucho más corto con saltos, además, muy grandes entre una época y otra. Entiendo que si el resto de la vida de Julia hubiera estado desarrollada con la misma extensión que su juventud hubiera sido un libro mucho más largo pero sí me he quedado con la sensación de querer saber más de esos otros pasajes de su vida en los que ya es adulta y en los que la van pasando también cosas muy interesantes, por lo que nos cuenta, que podrían haber dado mucho más de sí.

En conclusión, es una novela con la que he disfrutado y he aprendido mucho, en la que me ha gustado encontrarme con personas que había estudiado en el colegio y que vagaban por mi mente sin ningún orden, saber cómo se desarrollaba la vida en distintas épocas y también según los distintos niveles sociales o la situación de las diferentes familias pero con la que me he quedado con las ganas de saber más. Eso sí, saber que está basada en una persona real nos da pie a seguir buscando información sobre ella y saber, esta vez de verdad, cómo fue la vida de la Isabel de Madariaga. En definitiva, un recorrido por la historia europea del siglo XX.

lunes, 16 de enero de 2017

LA NOVENA - Marcela Serrano


Los que me seguís sabéis que no es fácil encontrarme con novelas de autores hispanoamericanos entre las manos. Aunque compartimos idioma, a veces estas lecturas requieren, para mí, una concentración especial que en mis lugares habituales de lectura no consigo, pero fue tanta la insistencia de quien me recomendaba La novena que terminó por convencerme.

LA AUTORA

Marcela Serrano nació en Santiago de Chile en 1951. Hija de la novelista Elisa Pérez Walker y del ensayista Horacio Serrano. Ha estado siempre comprometida con la realidad política de su país, siendo militante de la izquierda, y es defensora de las reivindicaciones feministas porque, como ella misma afirma, definirse feminista es definirse ser humano. Tras el golpe de estado se exilió en Roma, donde trabajó para los viveros municipales durante un tiempo.

Regresó a Chile en 1977, entrando en contacto con grupos artísticos; a principios de los ochenta montó su primera exposición. Se licenció en grabado en la Universidad Católica entre 1976 y 1983, y trabajó en diversos ámbitos de las artes visuales, ganando un premio del Museo de Bellas Artes por un trabajo acerca de las mujeres del sur de Chile.

Aunque empezó a escribir a edad muy temprana, no publicó su primera novela, Nosotras que nos queremos tanto, hasta 1991 (Premio Sor Juana Inés de la Cruz, 1994 y Premio de la Feria del Libro de Guadalajara (México). Dos años más tarde publica Para que no me olvides,  (Premio Municipal de Literatura, en Santiago de Chile, 1994). Escribe su tercera novela, Antigua vida mía (1995), en Guatemala. Le sigue El albergue de la mujeres tristes (1997). En 1999 la novela negra Nuestra señora de la soledad. Su incursión en la literatura infantil, llegó de su mano y de la su hija Margarita Maira: El cristal de miedo.

Tras varios años sin publicar, La Llorona ve la luz en 2008.

ARGUMENTO

Producto de un accidente absurdo Miguel Flores, un estudiante universitario, es detenido en una protesta contra la dictadura de Pinochet. Tras unos días en el calabozo del cuartel policial es enviado a una zona agrícola cercana a la capital, pero aislada de toda actividad política.

Sin recursos y obligado a firmar a diario en el retén de Carabineros, sus días transcurren en soledad y con el mínimo para subsistir. Su presencia genera temor u odio entre los lugareños, salvo en Amelia, una mujer de mediana edad, viuda y dueña del fundo La Novena. Ella acoge al relegado, le abre las puertas de su casa y con ello las de un mundo cultural y social que representa todo lo que Miguel más detesta.

Poco a poco la relación entre ellos hace que él cuestione sus prejuicios, en tanto que sus sentimientos pasan del profundo deseo de odiarla a una atracción y un vínculo permanente. Pero el azar y la actividad política de Miguel provocarán un giro en extremo, doloroso e irreparable para ambos.

MIS IMPRESIONES

La mayor parte de La novena se desarrolla durante la dictadura de Pinochet. Aunque no únicamente ni será este su punto de partida. Un inicio en el que nos encontraremos a su protagonista, Miguel, preparándose cuidadosamente para asistir a un funeral. ¿De quién ese funeral? ¿Por qué tanto esmero? ¿Tanto cuidado? 

Un comienzo que poco nos va a anticipar de lo que encontraremos después, ya que enseguida vamos a retroceder unos cuantos años para encontrarnos con un Miguel que es detenido durante una protesta contra la dictadura de Pinochet y cuyo castigo será la relegación.

La relegación fue uno de los métodos de represalia más crueles que se utilizaron durante la dictadura y que consistía en enviar al detenido "con lo puesto" y sin dinero, a sitios inhóspitos, de difícil acceso y lejos de su lugar de origen en el que sólo disponían para vivir de un chamizo con un camastro, una bombilla de pequeño voltaje y poco más, teniendo que buscarse la vida en el más amplio sentido de la palabra, en un ambiente casi siempre hostil y con pocos recursos, en el que los habitantes más próximos les mostraban su rechazo y desconfianza; y además teniendo que desplazarse varios kilómetros todos los días, en ocasiones varias veces, para firmar ante los Carabineros en el libro de firmas, sin importar cómo ni de qué manera, hiciera un sol abrasador o cayera una lluvia torrencial. 

Un método de represalia o castigo sumamente cruel y seguramente mucho peor que la cárcel en muchos casos, que de no haber sido por esta novela quizás nunca habría conocido.

Miguel es un joven de clase modesta, hijo de un almacenero, que para que Miguel estudiase ha tenido que hacer muchos sacrificios además de criarlo sólo.

Cerca del lugar donde Miguel es relegado se encuentra el fundo de Amelia, una viuda de edad madura, que suele vivir allí la mayor parte de su tiempo huyendo de todo lo que envuelve la vida de la ciudad. En su fundo es donde Amelia está cómoda, vive como desea, con sus libros, sus recuerdos, con las cosas que ama y con ese atardecer del que disfruta mirando los cerros y a los pájaros que van a acostarse mientras se toma una copa de vino y da las gracias.

Nada de lo que pasa por la zona escapa de su conocimiento y, como no puede ser de otra forma, tampoco la llegada de este relegado. Pero Amelia, pese a su posición, no es como los demás vecinos de la zona, pronto se conocerán y, aunque en un principio Miguel no tiene muy buena opinión de ella ésta irá cambiando poco a poco y se establecerá entre ellos una relación en la que se irán conociendo despacio mientras Amelia le contagiará su amor por la literatura, le ilustrará, le mostrará el camino para que vaya abriendo su mente con sus charlas, a la vez que le irá contando su vida que no siempre ha sido fácil. 

Tengo que reconocer que me costó hacerme con la novela. Como he dicho no me resulta fácil adaptarme al lenguaje de la mayoría de los escritores hispanoamericanos aunque poco a poco me fui adaptando, por lo que la lectura no fue precisamente ágil y no facilitaba que me enganchara a la novela, algo que a partir de cierto punto, coincidiendo con el momento en que todo da un giro que no podía sospechar y se precipitan los acontecimientos cambió mi lectura.

Aunque en un primer momento pensemos que en La novena, Miguel va a ser el protagonista, pronto nos daremos cuenta que no va a ser así, o por lo menos que no va a ser el único, ya que las mujeres Sybil y Mel, prima y nieta de Amelia, y sobre todo esta última son las verdaderas protagonistas. Unas mujeres cultas, fuertes, seguras de sí mismas, decididas, valientes.

No cabe duda de que en lo que se nos cuenta en esta novela tiene gran peso la dictadura de Pinochet, ya que lo que sucede en La novena está marcado por ella, y seguro que nos hará recapacitar sobre esas formas de privación de la libertad que puedan no parecerlo, de esas crueldades que a simple vista no lo aparentan, pero también llevará a una reflexión sobre la traición, el amor, la redención o el perdón, pero no sólo hacia los demás, sino también hacia nosotros mismos.

En La novena me he encontrado una historia narrada en dos planos temporales (presente y pasado), con tres partes muy diferenciadas en las que nos encontremos un continuo halo de misterio, unos personajes fuertes, con muchos matices y bien definidos. Pero también es una historia de dolor, el dolor de una época de la vida de Marcela Serrano que traspasa las páginas de esta novela.

Si tuviese que ponerle un "pero" (aparte de que me costara el principio y coger el ritmo a la novela) sería el final. Es como si después de toda la explosión de la historia el final se volviese algo falto de ritmo y hasta predecible. Pero como siempre os digo esta es una impresión puramente personal, por lo que os animo a que busquéis otras opiniones para tener una opinión más amplia de esta novela.









jueves, 12 de enero de 2017

COMO ARENA ENTRE TUS DEDOS - Gadea Fitera


Cuando el tiempo no te da para más y tienes más lecturas pendientes de las que puedes atender, pasas un poco por encima cuando te van llegando los boletines de novedades, pero como ya he dicho en alguna ocasión a veces los libros nos buscan y eso es algo que me ha vuelto a pasar con esta novela.

Indudablemente que esta preciosa portada ya había llamado mi atención, pero si además recibes un mail ofreciéndote asistir a un encuentro (al que desgraciadamente no pudimos ir), acompañado de una sinopsis como la de esta novela, a la que es difícil resistirse, tienes la certeza de que esas páginas están destinadas a que las leas.

LA AUTORA


Gadea Fitera nació en Valencia y, tras licenciarse en Derecho y acabar un máster en Comunicación, trabajó como articulista para el periódico Las Provincias. Actualmente escribe un blog para el diario El Mundo llamado «Diario de una madre inexperta».

Ávida lectora, sus vicios conocidos son su familia, cocinar, el cine y viajar. Esta es la primera novela que publica.



ARGUMENTO

Margarita Ruiz de Lihory era una joven y bella aristócrata que decidió ser libre. En una época, los años veinte, en la que ser mujer significaba estar atada a duros convencionalismos sociales, ella se saltó las normas y disfrutó de una vida apasionante llena de intrigas y aventuras. Espía, pintora, empresaria..., triunfó en todo lo que hizo y consiguió poner el mundo a sus pies. De las arenas del Rif al palacio presidencial de México, de las calles de La Habana a la élite social de Boston, Margarita conocerá el amor de los hombres más poderosos y vivirá dos guerras que cambiarán el rumbo de su vida.

MIS IMPRESIONES

Como arena entre tus dedos es la primera novela publicada de Gadea Fitera, aunque no es la primera que escribe. La primera aguarda en un cajón, aunque hace unos años fue presentada a los Premios Planeta situándose entre las 10 finalistas, y todavía no ha visto la luz.

Después de la lectura de Como arena entre tus dedos habrá que estar atentos a si esa novela ve la luz, o ante la publicación de una nueva de esta autora.

Margarita Ruiz de Lihory, una vez que muere su padre, decide romper con la encorsetada vida que llevaba hasta ese momento separándose de su marido (bastante mayor que ella y aficionado a serle infiel con cualquier corista o cupletista de la época), marcharse de Valencia ante el desprecio y el vacío al que es sometida por los de su clase, dejando a sus hijos al cuidado de su madre y su abuela, y gozar de una libertad que no ha tenido, algo que no le fue perdonado por la clase aristocrática a la que pertenecía, en una ciudad y una época en que saltarse las normas era estar abocado al ostracismo, algo que ella no podía soportar.

Desde ese momento, la protagonista emprende una vida nada común para una mujer de aquella época. Gracias a la ayuda de Miguel Primo de Rivera al que había conocido cuando todavía vivía su padre, empieza a trabajar como corresponsal de un periódico para lo que se traslada a Marruecos y Tetuán desde donde va a cubrir la Guerra del Rif, comenzando desde en momento una vida llena de aventuras, conociendo a grandes personalidades de la época, y convirtiéndose en una mujer muy deseada con numerosos affaires a sus espaldas.

"La baronesa" es apasionada y osada lo que la llevará a ser una mujer que tan pronto escribe, como pinta, se convierte en empresaria o en espía. La vida y su carácter la llevan a vivir en Marruecos, Cuba, México, Estados Unidos, París o en distintas ciudades de España. Vivirá en una vida de lujos y llegará a pasar penurias, y tratará de tú a tú con conocidos personajes. Una mujer con una vida fascinante, una mujer que después de la muerte de su padre vivió fuera de todo convencionalismo.

No nos va a resultar nada difícil conocer como fue Margarita Ruiz de Lihory ya desde las primeras páginas. Rápidamente por lo que leemos, nos va a parecer una persona engreída, orgullosa, altiva, arrogante y vanidosa, y también culta, curiosa y osada, que se ve a sí misma bastante superior a la mayoría de los que la rodean y por supuesto a su hermana, a la que se cree muy superior y con mucho más derecho a llevar el título de baronesa, aunque éste corresponda por derecho sucesorio a su hermana por ser la mayor. De tal manera no se resigna a este hecho ya que siempre se hará llamar por el título de "baronesa", título por el que se pasará la vida pleiteando y reclamándolo.

Pero la información que tenemos sobre ella no es sólo lo que leemos entre líneas, sino que en la novela su marido la define como "una mujer bella indómita, fiera de carácter, con una conversación culta e interesante. Era apasionada, sabía perfectamente lo que quería y no se detenía ante nada para conseguirlo", lo que nos hace completar su imagen.

Una protagonista con la que no he podido empatizar aunque sí he admirado su arrojo y valentía en luchar por lo que ella creía, pero me cuesta entender muchas de las cosas que hace, como el abandono de sus hijos por más que fuera en manos de su madre y su abuela y aunque ella pensara que al proporcionarles una buena educación, alimentarles y que nada les faltara fuera suficiente, pese a que también hay que reconocerle que luchó por ellos con uñas y dientes en una etapa tan difícil como la que vivió durante guerra civil.

Aun pudiendo entender "sus razones" tampoco he comprendido ese encabezonamiento y esa lucha sin cuartel por un derecho al título de baronesa que no le correspondía y su empecinamiento en este tema.

En Como arena entre tus dedos la narración se combina entre relato en primera persona de la propia Margarita en lo que intuiremos que se trata de un interrogatorio, aunque no sepamos ni quien lo lleva a cabo, el motivo o dónde se realiza, con lo contado por un narrador que completa los hechos que nos refiere la protagonista.

Gadea Fitera no va a escatimar en descripciones por lo que vamos a tener una imagen muy fiel de todos los aspectos de la vida de Margarita y del ambiente en el que se movía, sus vestidos, su forma de peinarse, su maquillaje o los lugares visitaba o en los que vivía.

La autora menciona que la hemeroteca le ha resultado muy útil y ha sido muy importante para la realización de esta novela, un trabajo de documentación que ha tenido que ser bastante más amplio y laborioso ya que no es precisamente una figura muy conocida.

Además, al final de la novela me llevé una gran sorpresa, porque aunque pensaba que no conocía para nada la vida de esta increíble mujer, empecé a leer un episodio que me resultó conocido, y es que no hacía mucho y por una serie de televisión supe de ciertos hechos que sucedieron en Madrid de los que Margarita había sido su protagonista.

A veces las novelas tienen estas cosas. De pronto te encuentras con la fascinante historia de una mujer, y que han existido y existen personas cuyas historias superan a las que cualquier escritor pueda imaginarse, y para las que la sentencia de que muchas veces la realidad supera a la ficción cobra todo su sentido.




miércoles, 30 de noviembre de 2016

LA CIUDAD - LUIS ZUECO


El castillo fue mi primer acercamiento a este autor aunque ya tenía en mi poder sus dos anteriores novelas esperando que les hiciera un hueco entre mis lecturas.

Me gustó tanto la ambientación, la trama sólida y bien construida, la forma de narrar de Luis Zueco y los personajes en esa novela, que sabía que en cuanto saliera una nueva novela de este autor querría tenerla entre manos.

En cuanto tuve conocimiento de que otra vez nos llevaba a la Edad Media siendo, en este caso, una ciudad como la de Albarracín la que cogía el testigo, sabía que se colaría entre mis prioridades.

EL AUTOR

Luis Zueco (Borja, 1979) es novelista, historiador, investigador y fotógrafo. En la actualidad es el director del Castillo de Grisel, fortaleza medieval convertida en hotel con encanto. Además, es ingeniero industrial, licenciado en Historia y máster en Investigación Artística e Histórica, miembro de la Asociación Española de Amigos de los Castillos, vicepresidente de la Asociación de Amigos de los Castillos de Aragón y colaborador, como experto en patrimonio y cultura, en diversos medios de comunicación.

Su novela El escalón 33 recibió la Mención de Honor en el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza 2012, el Premio al Mejor Thriller Histórico 2012 de la web Novelas Históricas y fue seleccionada en el I Certamen de Novela Histórica Ciudad de Úbeda. También ha publicado las novelas históricas Tierra sin rey y El castillo y la guía Castillos de Aragón: 133 rutas.

ARGUMENTO

Año 1284. Cae la noche en una de las ciudades medievales más bellas del mundo. Poderosas montañas y murallas inexpugnables la protegen de los reinos que la rodean y codician.

¿Te atreves a caminar por sus estrechas calles, por sus empinadas cuestas y sus asombrosos rincones?

Empieza a oscurecer. Sientes frío. Escuchas los rumores acerca de las inexplicables muertes que se están sucediendo. De los secretos que esconden los gremios. De la peligrosa mujer encerrada en las mazmorras.

Las puertas se cerrarán pronto. Corre.

Una noche más, nadie podrá escapar de la ciudad.

MIS IMPRESIONES

La ciudad es la segunda entrega de una trilogía que comenzó con El castillo, cuyo único nexo de unión va a ser la ambientación en la Edad Media, ya que ninguna de ellas, más allá de que están situadas en Aragón, va a compartir escenarios ni personajes y entre entre ellas transcurrrirán varios siglos.

Luis Zueco de esta manera intenta adentrarnos en un período de nuestra historia que no se conoce con demasiada profundidad, ya que como bien dice, y por lo menos ese es mi caso es cierto: “En España no conocemos la Edad Media; tendemos a resumirla en que hubo una reconquista y ya está”.

El escritor en este caso nos traslada a Albarracín, una ciudad prácticamente inexpugnable con una gran importancia estratégica y que, aunque es codiciada por los reyes de Aragón y Castilla, consigue mantener su independencia.

Ya desde las primeras páginas nos vamos a dar cuenta de que La ciudad no es únicamente una novela histórica. Al poco de empezar a leer nos vamos a encontrar con unos crímenes crueles cometidos contra los maestros de varios gremios, aunque los encargados de la investigación y de mantener el orden, en principio, no son capaces de vislumbrar qué es lo que pueden esconder y quién puede estar tras ellos. Un suspense que comienza de esta manera y que va a mantenerse hasta el final de la novela.

Pero lo anterior no va a ser lo único que vamos a encontrar, ya que en La ciudad también hay religión, magia, misterio, un asedio y alguna cosa más. Luis Zueco coge todos estos ingredientes, los une con maestría a unos hechos históricos verídicos y consigue una novela que capta nuestra atención de principio a fin, a la vez que nos instruye sobre una, bastante desconocida, parte de la historia y cómo se organizaba la vida de la ciudad.

Como ya pasara en El castillo, uno de los puntos fuertes de esta novela es la ambientación. Albarracín con su ubicación, su difícil acceso, sus calles empinadas, sus calles estrechas, la plaza donde se establecía el mercado, sus construcciones, sus iglesias, su muralla, sus torres y la vida que encierra, va a ser un personaje más de la novela.

Junto con sus personajes nos vamos a mover por sus calles, vamos a ser testigos del auge del comercio, de la importancia que van ganando los gremios en la actividad de la ciudad, el funcionamiento de obispado, de cómo las tabernas era un buen lugar en el que conseguir e intercambiar información, etc. Todo ésto nos hace tener una idea muy aproximada de cómo era y el funcionamiento de una ciudad en el Medievo.

También vamos a sentir el ambiente claustrofóbico que se vive durante el asedio en el que conmina a toda la población, incluidos niños, mujeres y ancianos para, con cualquier arma a su alcance, intentar repeler la invasión, mientras no faltan los que conspiran y los gobernantes discuten sobre cómo solventar la situación aunque no siempre sea con la estrategia mejor y más acertada. Y todo esto, sin saber haber descubierto al verdadero culpable de unos crímenes que han tenido en jaque a la ciudad.

Hemos dicho que Albarracín es un personaje más de la novela, pero no hemos hablado del resto que se pasea por las páginas de esta novela. La ciudad es una novela coral aunque para mi hay un personaje que destaca del resto: Alodia, una mujer fuerte, con una memoria prodigiosa, culta, curiosa y que es víctima de una sociedad en la que la mujer vale menos que los animales, siendo mera mercancía para un matrimonio en el que nada importa su voluntad, máxime cuando la familia a la que pertenece está al borde de la ruina y su matrimonio es su única tabla de salvación. Pero en el caso Alodia ese no fue más que el principio de su desdicha.

En cuanto al resto de personajes, Luis Zueco crea un amplio elenco de ellos con pasiones, secretos, defectos y virtudes, y muy diferentes entre sí, que nos incitarán a tomar partido a favor de unos y aborrecer a otros, aunque algunos escondan más de lo que muestran.

Si tuviera que ponerle un pero a esta novela, es que a veces el autor en su voluntad de explicarnos tantos detalles de la época en que se desarrolla hace que la narración pierda algo de ritmo, aunque bien es cierto que no cuesta recuperarlo, resultando un inconveniente que se supera sin dificultad.

En conclusión, en La ciudad nos vamos a encontrar una novela con una trama muy bien tejida, con un ritmo que va en aumento, muy entretenida y didáctica, a la que se suman suspense y giros que nos mantendrán pegados a sus páginas y cuya lectura sin duda recomiendo.

FICHA DEL LIBRO

miércoles, 5 de octubre de 2016

TAJ - Andrés Pascual


Ahora que todavía estamos con los ecos del cuarto aniversario de nuestro blog, os traigo precisamente un libro del mismo autor con el que comenzamos nuestra andadura. Sí, la primera reseña que publicamos cuando empezamos nuestra andadura fue El haiku de las palabras perdidas, un libro que llegó a mis manos por casualidad, lo gané en un sorteo, y que consiguió que su autor se quedara entre mis escritores preferidos, tanto es así que he leído casi todas sus novelas.

Quizás sea casualidad, quizás tuviera que ser así.

EL AUTOR

Andrés Pascual (Logroño, 1969) es licenciado en derecho por la Universidad de Navarra y ejerce como abogado desde hace más de veinte años. Es coordinador del Aula de Cultura de Vocento, en La Rioja, y colabora en Punto Radio con una sección sobre los viajes que ha hecho alrededor del mundo. Gran amante de la música, ha formado parte de varias bandas de rock como cantante y pianista. Su primera novela, El guardián de la flor de loto (PLaza y Janés, 2007), emocionó a más de cien mil lectores en España y se ha traducido a varios idiomas. Con su segunda novela, El compositor de tormentas (Plaza y Janés, 2009), quedó finalista del VIII Premio de Novela Ciudad de Torrevieja y consolidó su proyección internacional. Se consagró como novelista con El haiku de las palabras perdidas (Plaza y Janés, 2011), un canto a la paz, a la espiritualidad y al amor.  El sol brilla por la noche en Cachemira (Planeta, 2012) es "El libro que necesitamos leer cuando pensamos que todo está perdido" mientras que en Edén nos adentra en un laberinto de intrigas (Plaza y Janés, 2014), y en febrero de este año ha publicado, el que era hasta ahora, su último libro El viaje de tu vida en el que nos propone encontrar las claves para lanzarte a perseguir lo que se ama y completar el viaje de nuestra  vida (Plaza y Janes, 2016).

Con Taj, una novela donde "Andrés Pascual retrata magníficamente la India de los harenes y de los grandes emperadores en esta novela de amor y superación" ha resultado ganador del Premio de Novela Histórica Alfonso X El Sabio

ARGUMENTO

Justo antes de que la bella emperatriz del Indostán, Mumtaz Mahal, cerrara los ojos para siempre, su esposo le prometió honrar su recuerdo con el monumento más hermoso jamás construido. 

Taj es la historia de esa obra magnífi ca y de sus veinte mil héroes: arquitectos, calígrafos, maestros artesanos y obreros que, encaramados al lomo de los elefantes, arrastraban los enormes bloques de mármol. Una narración épica vista a través de los ojos de Balu, un muchacho del desierto con unas dotes extraordinarias para el dibujo que se enfrentará a todos los convencionalismos para recuperar a su amada Aisha, recluida en el harén del soberano.

MIS IMPRESIONES

Balu es un joven que tiene un don para el dibujo y su sueño es convertirse en artista, algo que por su condición no le corresponde, él pertenece a una familia de agricultores. El único que le apoya y anima a ello es su padre, pero al morir éste, sus hermanos, que siempre sintieron envidia y hostilidad hacia él y que nunca vieron con buenos ojos que su padre le eximiera de los trabajos más duros fomentando sus ilusiones, truncarán sus anhelos, respaldados por su madre que tampoco le ha defendido nunca poniéndose siempre de parte de sus hermanos.

Por si ésto fuera poco, cuando va a visitar a Aisha, la muchacha de la que está enamorado, es expulsado y amenazado por el padre adoptivo de ésta. No pertenecen a la misma casta y además ha tejido otros planes para su hijastra.

Balu no lo piensa más y decide marcharse a la ciudad de Jodhpur, la Ciudad Azul, de la que su padre tanto le ha hablado y de la que le ha contado que está llena de artesanos y artistas con los que poder desarrollar sus aptitudes y con los que piensa podría trabajar. La ciudad donde espera poder hacer realidad sus sueños

Taj además de ser la historia de un maravilloso monumento, de una magnífica construcción y de todos aquellos arquitectos, calígrafos, artesanos y obreros que la realizaron, es la historia de un sueño, de un sueño hecho realidad. El de Balu que a pesar de todas las dificultades, por fin consiguió ser el artista en que ambicionaba convertirse; el de Shah Jahan que logró edificar el mausoleo más bello que se pudiera imaginar para su amada, ese que fue el último sueño de Mumtaz Mahal que pidió a su marido que lo construyese para recordarla. Y por su puesto el de Andrés Pacual que, cuando hace diez años visitó ese lugar, se prometió a si mismo que escribiría una novela sobre el Taj Mahal.

También en Taj vamos a encontrar no una sino dos historias de amor, ya que además de la Shah Jahan y Mumtaz Mahal que no sólo fue una gran historia de amor mientras vivió esta última sino que perduró en el tiempo a través del monumento que el Gran Mogol construyó en su honor como símbolo del amor eterno, también la del joven Balu que fue capaz de luchar contra todo para estar cerca de su amada Aisha.

Con la corte del Gran Mogol como telón de fondo, junto a Balu nos vamos a trasladar a unos escenarios de cuento: a Jodhpur, la ciudad azul, conocida así por el color de sus casas y donde Balu recibe la oferta de un calígrafo que quiere tomarle como aprendiz;  a Agra esa ciudad que ve incrementada su población con motivo de las obras que se están realizando del mausoleo de Mumtaz Mahal, con su bazar y sus calles. También visitaremos el Fuerte Rojo donde vive Shah Jahan, sus hijos y concubinas; y por supuesto, las obras hasta su terminación de esa grandiosa obra que se convirtió en una de las maravillas del mundo, el Taj Mahal.

A través de un narrador omnisciente vamos a acompañar a Balu en su largo camino para conseguir su sueño y ver a través de su persona, viviendo al mismo tiempo que él, todos los sucesos que salpicarán este recorrido que no va a ser fácil, ya que va a tener que luchar y, gracias a su intuición, trabajo, inteligencia y atrevimiento, jugar sus bazas para ir abriéndose las puertas que le lleven a conseguir sus metas. Un camino que no estará exento de la depravación, corrupción, fanatismo y corrupción que existían, pero en el que también encontraremos grandes dosis de convivencia y tolerancia, bien tan escaso en muchas ocasiones, ya que fue un lugar de encuentro donde se mezclaron personas de distintas civilizaciones y religiones en completa armonía, no sólo durante el periodo en que duró esta obra sino durante siglos.

Andrés Pascual además de lograr una excelente ambientación, crea unos personajes vivos, reales, muy bien dibujados y definidos, en los que encontraremos lo mejor y lo peor de las personas. Vamos a ser testigos de la gran evolución de estos personajes ficticios en la mayoría de las ocasiones, pero que cohabitarán con personajes reales en la narración, sin que en ningún momento esta combinación resulte forzada.

A través de una prosa sencilla, clara, fluida, depurada y con un ritmo que no decae en ningún momento, nos será sencillo sumergirnos en esta lectura de una manera muy sensorial y visual, ya que nos veremos  inmersos en un mundo cargado de imágenes, de colores, de belleza y hasta puede que lleguemos a oler las especias y los perfumes que se encuentran entre sus páginas, así como nos parecerá que estamos en medio de aquel grupo de arquitectos, calígrafos, maestros artesanos, jardineros y obreros que fueron y verdaderos protagonistas de esa construcción. 

Mediante de las letras de Andrés Pascual también conoceremos muchas cosas y curiosidades de como era ese mundo y otras que tuvieron que ver con la realización de este monumento, y seremos testigos de sus bodas o sus entierros. Está claro que el escritor ha manejado mucha información para escribir esta novela, pero la ha filtrado y purgado para eliminar todo lo superfluo e integrar lo esencial de forma natural y amena, aunando realidad y ficción sin aburrir al lector.

Poco más me queda que decir, más que animaros a que leáis esta novela, que aquellos que sentís cierta aversión por los premios, dejéis a un lado vuestros miedos porque seguro que os vais a alegrar de haber dado a esta novela una oportunidad.


viernes, 29 de julio de 2016

GALA-DALÍ - Carmen Domingo


Quizás no me hubiera planteado esta lectura si no me la hubiesen puesto prácticamente en las manos. Y no es que me disgusten las biografías noveladas, ni que Gala y Dalí carecieran del atractivo necesario para despertar mi curiosidad, simplemente que ante el aluvión de lecturas que llaman mi atención ésta habría quedado descartada. Y después de terminada su lectura, reconozco que he disfrutando conociendo muchas cosas que ignoraba totalmente, pese a tener los años suficientes para recordar verlos en la televisión en sus últimos años, y por supuesto conocer la obra de Dalí, y a grandes rasgos su vida y excentricidades.

LA AUTORA

Carmen Domingo (Barcelona, 1970), licenciada en filología hispánica por la Universidad de Barcelona, trabajó como investigadora en la Universidad de Ian Choc (Casablanca) y desde 1994 colabora en medios radiofónicos, televisivos y en la prensa escrita (El País, Marie Claire, Time Out). Se ha especializado en temas de investigación relacionados con la condición de las mujeres en la España del siglo XX. Sus últimos libros son Con voz y voto. Mujer y política en España, 1931-1945 (Lumen, 2004), Nosotras también hicimos la guerra (Flor del Viento, 2006) y Coser y cantar (Lumen, 2007).


ARGUMENTO

Esta es la historia de Gala Dalí, que llegó a Europa procedente de la Rusia de los zares y que acabó vanagloriándose de ser la única mujer capaz de sacar lo mejor de los hombres con los que se emparejaba. Una mujer que siempre tuvo hombres — múltiples, variados, simultáneos, de distintas edades y procedencias, amigos de sus amigos y también enemigos, pintores, escritores, aspirantes a actores, nobles, plebeyos, ricos, pobres — a sus pies y, sobre todo, en su cama. Una mujer consciente de que para mantener el estatus económico tenía que permanecer casada, fuese o no fiel a su marido. 

Una mujer que estuvo casada con uno de los genios más brillantes del arte universal: Dalí. Esta novela se basa en su tormentosa relación.


MIS IMPRESIONES

Ya desde el inicio va a sorprendernos la personalidad de Gala, una mujer que estando en la recta final de su vida se niega a recibir a su hija que ha ido a verla al Castillo de Púbol, intuyendo que se acerca el final de su madre. Por más que insista la mujer que la atiende, Gala se niega a recibir y ver a Cécile y a saber nada de ella.

A cualquiera que tenga hijos no deja de llamar la atención esa reacción, más todavía puesta en boca de la propia Gala, en la que muestra un desapego y falta de amor total, algo que según iremos viendo en la novela, siempre ha tenido hacia su hija; aunque seguro que no será lo único que nos sorprenderá de esta mujer a no ser que conozcamos muy bien su biografía. Una mujer que pese a estar enferma desde que era una niña murió a edad bastante avanzada, en una vejez que no quería aceptar, hasta el punto de hacer quitar los espejos de su castillo para no ver la decrepitud que acompañaba la edad que tenía, ni asumir los años que había cumplido, cuando ya ni siquiera la cirugía podía esconderlos.

Tras este principio que posiblemente nos dejará un tanto asombrados, retrocederemos a sus primeros años de vida, cuando siendo una adolescente viaja a Suiza para curar la afección pulmonar que la aquejaba desde niña, y empieza a tener claro durante el viaje, que ella no se va a quedar a vivir en Rusia. Necesita volar, salir de su entorno y su país, conocer Europa.

Y así página tras página, de la mano de Carmen Domingo, que nos ofrece un retrato detallado y profundo, iremos conociendo a Dimitrievna Diakonova, una muchacha que se hacía llamar Gala; cómo fue su vida y sus relaciones con los hombres que pasaron por ella. Gala es una mujer tan singular y compleja que despierta la curiosidad del lector hacia su persona. Una mujer con una gran obsesión por el tarot, y por gozar de libertad económica y sexual, además de una gran manipuladora,  a la que no habrá nada que frene para conseguir sus propósitos.

Cuando Gala viaja a  Clavadel (Suiza) ya es consciente de que para llevar a cabo sus sueños de salir de Rusia, triunfar y conseguir el estatus social y económico a que aspira necesitará casarse.

Allí conoce a Eugène Émile Grindel (Paul Éluard), perteneciente a una familia francesa adinerada, de quien se enamora y junto a quién decide compartir su vida, pese a la oposición de la madre de él; aunque siempre será fiel al consejo de su padrastro: "recuerda el único amante que puede romperte el corazón es aquel de quien dependas ... no dependas de nadie, nunca, y lucha por conseguir aquello que quieras, por ser tú misma. Por dirigir tú sola tu camino".

Gala se trasladará a París con el fin de casarse con Paul y mientras vivirá en su casa. Paul aspira a convertirse en poeta y Gala tiene el firme propósito de ayudarle a conseguirlo, pero ante el estallido de la Primera Guerra Mundial decidirá irse al frente. Aprovechando un permiso Gala llevará a cabo su propósito y se casarán,  quedándose embarazada muy pronto y dará a luz a su única hija Cécile, algo que no entraba en sus planes.

Aunque hasta aquí ya hemos podido hacernos una idea de cómo es Gala, va a ser a partir de este momento cuando vamos a empezar de verdad a conocerla. En el mismo instante del nacimiento de su hija decide que no tendrá más hijos, ya que pueden robarle dos cosas a las que no está dispuesta a renunciar: la juventud y el tiempo. Gala no dudará en desentenderse de su hija en cuanto puede, dejándola, primero, a cargo de su suegra, y después de Paul, cuando se separa de él.

La relación con Paul Éluard va a estar marcada
por las ambiciones de Gala, tanto durante su matrimonio como después. Por un lado, la pareja aunque goza de una buena situación económica por el trabajo que desempeña Éluard en el negocio familiar, las peticiones dinero a sus padres serán continuas, permitiéndoles gozar de una vida muy desahogada y sin preocupaciones, y, además, podrán ir adquiriendo antigüedades y obras de arte a buen precio, gracias a la sagacidad e intuición de Gala, que les proporcionarán belleza a su hogar y, además, con la vista puesta en que puede ser una buena una inversión a futuro.

Por otra parte, Gala intenta introducir a Paul Éluard en los círculos del surrealismo parisino y que tenga una posición relevante, buscando para ella un lugar en el que sentirse partícipe de este movimiento. Gala no es bien acogida por los otros integrantes del mismo, pero no está dispuesta a ceder en lo más mínimo su influencia sobre su marido ni dejar de controlar sus relaciones dentro de este movimiento, ya que no quiere quedar excluida del mismo.

Importante también en esta historia, para conocer con más profundidad a Gala, es la relación sentimental y sexual que Gala y Éluard van a mantener a lo largo de los años, una relación cuanto menos peculiar. Paul siente una adoración enfermiza por su mujer, con quien mantiene una relación matrimonial en la que Gala más que una esposa parece una amante, y en la que ambas partes gozan de una total libertad sexual sin poner límites tampoco en sus prácticas. Una libertad que se empieza a hacer más patente cuando viajan a Colonia y se alojan en casa del pintor Max Ernst, con el que Gala mantendrá durante un par de años una relación consentida y en la que a veces, de alguna manera, participarán los tres.

La vida de Gala tomará otro rumbo cuando en una de sus "salidas" Éluard conoce a un joven pintor catalán llamado Salvador Dalí que le invita a pasar unos días en Cadaqués, y la pareja acepta.

Dalí se siente fascinado desde el principio por Gala, en quien causa, en un primer momento, una pésima impresión por su excentricidad sobreactuada y su humor escatológico que no soporta, pero después de verse precipitada a "sus brazos", Gala va a reconocer al genio y el potencial que hay en el joven pintor y todo lo que puede sacar de él, y descubren que pueden tener muchas cosas en común. El instinto de Gala hace, de nuevo, acto de presencia y junto con sus grandes aliadas, las cartas de Tarot, sabe que tiene que seguir ese camino. Su vida está junto a Salvador Dalí. 

Gala no dudará ni un minuto en abandonar a Paul y distanciarse definitivamente de su hija. Aunque esta separación y posterior divorcio del poeta no impide que sigan teniendo una peculiar relación. Paul continuará obsesionado el resto de su vida con Gala y en más de una ocasión, además de la correspondencia subida de tono que el poeta mantiene con ella, mantendrán encuentros sexuales.

Pero no sólo eso. En los primeros años, al carecer de ingresos y ser repudiados por la familia de Dalí, la pareja se encuentra en una situación económica crítica, y Gala no dudará en pedir continuamente dinero a Paul para sufragar los gastos de todo tipo de ambos, sin importarle la precaria situación por la que en algunos momentos pueda pasar el poeta, sin importar que ya esté liquidado el patrimonio en obras de arte que acumularon durante el matrimonio.

Gala será para Dalí, su musa, su guía, su descubridora y su mayor crítica. También se convertirá para él en una madre, enfermera, administradora, relaciones públicas, jefe de prensa, marchante sin escrúpulos, y le dominará hasta extremos impensables, marcando todos y cada uno de sus pasos en su día a día. Gala pasa a ser su otra mitad, lo que le falta para estar completo, para él lo será todo; tanto es así que firmará sus cuadros como GALA-DALÍ. Salvador no sabrá vivir sin ella, permitiéndole todo con tal de no perderla

Gala defenderá y ejercerá su libertad sexual hasta el final de sus días, y más teniendo en cuenta que Salvador jamás llegaría a tener relaciones sexuales con ella, aunque Gala lo intentase y le provocase. A Salvador le repugnaba demasiado lo físico, tenía suficiente con  ver sus pechos o su espalda al aire, tomar el sol o bañarse desnuda, "en compañía" de otros hombres bastándole su imaginación y disfrutando de su cuerpo con sus manos y sus propias caricias; Lo que, teniendo en cuenta la forma de ser de Gala, no supuso problema alguno, ya que para ella la fidelidad no significaba nada y siguió buscando otros hombres, en muchas ocasiones, más jóvenes y de una sola noche.


En conclusión en Gala-Dalí nos vamos a encontrar una biografía de esta peculiar mujer obsesionada por el tarot poniendo en sus manos cualquier decisión que tuviese que tomar, a la que por encima de todo le gustaba el dinero hasta la avaricia, que siempre gozó de una gran libertad sexual que no dudaba en utilizar para manipular y dominar a los hombres, una gran ambición y mucha intuición, y que se codeó con algunos de los grandes artistas y personajes de su época (por las páginas de esta novela van a pasar un buen abanico de ellos) entre los que también se granjeó algunos enemigos; y sobre todo es conocida por ser la musa y mujer de uno de los genios más grandes que dio el siglo pasado y que, posiblemente, si no hubiese sido por ella no habría llegado a deslumbrar como lo hizo: Salvador Dalí.