Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

Mostrando entradas con la etiqueta fantástica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fantástica. Mostrar todas las entradas

lunes, 12 de junio de 2017


Hay libros que de primeras no te acercas a ellos, unas veces por su título, otras por la portada o también por su argumento. Desde luego este no es un libro que en este blog hubiese llamado nuestra atención en una criba inicial. No somos muy de brujas y de literatura mágica, que se le va a hacer.

Pero a veces llega alguien a quien conoces te dice que si te animas y le das una oportunidad. Tengo que reconocer que no será un tema con el que vuelva a animarme así como así, pero La última bruja ha sido una lectura muy entretenida que me ha durado un suspiro en las manos.

LA AUTORA

Mayte Navales nació en Zaragoza y ses una lectora empedernida de fantasía, ciencia ficción, terror y ficción especulativa.

Trabajó de fotógrafa, actriz, camarera y animadora al tiempo que dirigía cortometrajes, estudiaba filología inglesa y escribía relatos de fantasía mítica. Actualmente trabaja como guionista de televisión. La última bruja, finalista del Premio Minotauro, es su primera novela publicada.

ARGUMENTO

Los nombres tienen poder. Todos lo sabemos. Y los nombres de las brujas siempre han sido más poderosos que los de los humanos, pues contienen su esencia y su magia. Por eso los ocultan. Esta es la historia de dos brujas milenarias. Y de sus nombres. Y de cómo sobreviven al tiempo. 

Greta nació en la Edad Media. Irati, mucho más vieja, pertenece a una raza extinta que ya no camina la Tierra. Es la última de su estirpe. Pero en el mundo quedan otras razas como la suya, tribus que conocen los secretos de los bosques primigenios. Y en el presente, un espíritu ancestral sobrevuela los sueños de un niño de aura azul. No solo las brujas ansían su corazón. Solo necesitan su nombre…

MIS IMPRESIONES

La novela comienza situándonos en un circo donde una mujer tiene un espectáculo de lechuzas. Cuando la sesión acaba se acerca un niño hasta donde ella se encuentra descansando. Nada más verlo lo reconoce como alguien especial, por lo menos su aura así lo anuncia. Cuando ha iniciado a modo de juego un ritual con el niño para conocer su nombre y algo más, llega su madre buscándolo y la atmósfera creada se rompe. Irati se quedará con muchas dudas acerca de ese niño.

Después nos trasladaremos muchos años, en realidad siglos, atrás para ser testigos de una historia que nos recordará muchísimo al conocido cuento de Hansel y Gretel, pero en este caso la bruja malvada no llegará a comerse a los niños. La bruja morirá y la niña habrá adquirido unos poderes que pueden ser muy peligrosos.

Y entre capítulos de una época y otra que se van alternando, Mayte Navales, en La última bruja, nos sumerge en un mundo mágico en el que habitan Irati y Greta. Un mundo que cuando se sitúa en la actualidad quizás nos lleve a pensar ¿Cuánto podría haber de realidad entre estas páginas? ya que si hay brujas en la actualidad y otros seres ¿qué aspecto tendrán? Indudablemente hoy en día no serían esos seres oscuros y llenos de harapos que nos vienen a la cabeza cuando leemos cuentos, algunos textos y novelas o visionamos en algunas películas, más bien tendrían una imagen igual o muy similar a la que nos ofrece Irati en las primeras páginas de esta novela, o quizás las de alguna serie que recordemos de televisión. Porque muy bien se podría dar por cierto el dicho "No creo en las meigas, pero haberlas, haylas"

Pero hay más, entre estos capítulos vamos a encontrarnos con los preludios que están narrados en primera persona por un niño que no sabemos quien es, y que aunque nos imaginemos que estas partes algo tienen que ver con el resto de la historia, no sabremos muy bien qué significan ni dilucidar qué conexión podrán tener con el resto de la novela hasta bien avanzada la lectura y llegando al final de la misma.

Y así, entre historias de brujas, leyendas, ritos mágicos, hechizos, bosques de poder, animales totémicos, caminantes de sueños, hombres de aura azul, niños con poderes especiales, inquisición y nombres verdaderos que nunca se deben desvelar, vamos a conocer la historia de estas dos mujeres, una de ellas perteneciente a la Raza Antigua y la otra que aunque no nació bruja se convirtió en una de ellas.

Uno de los puntos fuertes de la novela es la ambientación, la autora consigue trasladarnos a través de las descripciones, a lugares y situaciones, dándonos a veces la sensación de estar inmersos en la escena que relata.

Se nota que a Mayte Navales le gusta el tema, que ha leído mucho sobre ello, se palpa en las descripciones, la documentación que hay detrás de los ritos, las leyendas, la desconfianza que suscitaban esas mujeres que vivían apartadas de los núcleos de población y a las que se presuponía realizaban ritos "extraños" pero que en cambio iban a buscar cuando los necesitaban los filtros y pócimas que elaboraban. Esas mujeres a las que en los pueblos temían, condenaban y a la vez acudían.

Me ha parecido muy interesante el tema de los nombres que se plantea en la novela, el cómo se iban cambiando el nombre y que nunca se utilizaba el verdadero, en la creencia de que quien conoce tu verdadero nombre tiene absoluto poder sobre ti, algo que también podemos encontrar en algunas religiones.

Mayte Navares nos ofrece unos personajes muy bien dibujados, sobre todo en los casos de Irati y Greta, las dos verdaderas protagonistas de la novela. Dos mujeres que vamos a ver ir evolucionando a lo largo de la misma y a las que vamos a poder conocer en profundidad.

En los personajes de La última bruja encontraremos ansia de poder, venganza, envidia, crueldad, sentido de culpa, y también seres capaces de llevar a cabo acciones terribles aunque les avalen razones para realizarlas.

Con una prosa fluida, la alternancia de capítulos que suceden en épocas diferentes, las ganas de saber qué pasa en el siguiente, unido a un buen ritmo narrativo que crece sobre todo hacia la última parte de la novela, Mayte Navales consigue que el lector se encuentre ante una novela muy entretenida  y sienta la necesidad de seguir leyendo quedando atrapado entre las páginas de La última bruja y, aunque como en mi caso se trate de una temática nada llamativa para quien la lee, termine este libro en un suspiro. Una historia llena de sorpresas con un final asombroso y quizás abierto a una continuación.

FICHA DEL LIBRO



 

miércoles, 22 de mayo de 2013



Hace unos meses se pusieron en contacto conmigo por mail ofreciéndome esta novela cuya salida a la venta estaba próxima.

Aunque nada sabía de la autora, cuando revisé el argumento y las notas que me mandaban sobre ella haciendo referencia a que iba dirigida al mismo tipo de lector que El abanico de Seda, Memorias de una Gheisa y Viento del Este, Viento del Oeste, libros que me gustaron mucho, no me cupo duda de que debería leerla, así que acepté el ofrecimiento.

Aprovecho para pedir disculpas, desde aquí, por haber tardado tanto en leerlo.

LA AUTORA 


Blanca Álvarez nació en Cartavio, Asturias. Hija y nieta de hombres del mar (como ella los define), licenciada en Filología Española por la Universidad de Oviedo y diplomada en Trabajo Social, terminó dedicándose al periodismo.

Es autora de varios libros dirigidos al público infantil y juvenil, y ha recibido diferentes premios, entre ellos, el Ala Delta, el Apel.les Mestres, el White Rabens, el Anaya y el de la Crítica de Asturias

ARGUMENTO 


Tomiko es la hija mayor de un matrimonio de campesinos. Por si fuera poco el hecho de haber nacido mujer y además ser la primogénita, Tomiko tiene la poca fortuna de ser fea y con una marca con forma de lágrima en el cuello. Los padres desde el primer momento muestran rechazo hacia ella, hasta se podría decir que odio, al igual que después se lo demostrará su hermano el segundo hijo del matrimonio.

La tercera en nacer será también una niña, pero en este caso su belleza es extrema, una belleza que sin duda traspasará los territorios y convertirá a Chikako (ese es su nombre) en una valiosa pieza de cambio para que la familia pueda llevar una vida acomodada, cuando la comprometan con un hombre acaudalado.

Todo el cariño que le es negado a Tomiko por sus padres y hermano, es el que siente Chikako por ella. Ambas hermanas se adoran.

Una noche Tomiko observa como su hermana llora desconsoladamente y rompe un broche de jade de mucho valor regalo del mercader depravado y poseedor de todos los vicios con el que ha sido comprometida, y decide que tiene que romper de algún modo ese contrato matrimonial.

Tomiko se marchará de casa, siendo Chikako la única que notará su ausencia, y tras pactar con seres mágicos y fuerzas sobrenaturales se convertirá en un valiente y afamado samurai, Susanô, que logrará librar a su hermana de su futuro matrimonio y tratará de proporcionarle una vida feliz.

Llegará un momento en que la parte femenina del Susanô necesitará imponerse pero el pacto que firmó para poder llevar a cabo su plan será un gran obstáculo para ello.

MIS IMPRESIONES 


Como ya he dicho hace bastante que tengo este libro en mis manos, y aunque al principio tenía muchas ganas de leerlo, entre algunos compromisos lectores y que empecé a leer algunas reseñas de blogs, con los que suelo coincidir en apreciaciones lectoras, en que no lo ponían muy bien, iba postergando su lectura. Esas ganas iniciales se tornaron en pereza a la hora de empezar su lectura y buscaba cualquier disculpa para ir aplazando la hora de empezarlo. Ahora me arrepiento de haberlo hecho, y ahora os voy a explicar el motivo.

Lo primero de todo, no entiendo muy bien que ha llevado a enclavar esta novela en el mismo género que las novelas que he comentado al principio, ya que aunque algunas de ellas hace mucho tiempo que las leí, creo que lo único que tienen en común, y generalizando mucho, es el enclave geográfico en el que se desarrollan (países orientales), y todo lo relativo al papel de la mujer en sus culturas y sus costumbres.

No voy a engañaros, cuando empecé este libro no las tenía todas conmigo, había leído las reseñas que se habían publicado con motivo de una lectura conjunta y había comentarios para todos los gustos, había a quien no le había gustado nada y a quien le había entusiasmado. Además tenía, en mi caso, otro punto no muy favorable y es que se trataba de una novela con mucho de fantástico (tampoco soy muy aficionada a este tipo de lecturas), pero en cuanto me sumí en las primeras páginas me sentí atrapada en su lectura, por la historia y por la forma de contarla, por la forma de escribir de la autora, era una delicia transitar por la historia de Tomiko/Susanô y las páginas de esta novela.

Mis reticencias sobre la parte fantástica de esta novela, las ha salvado la autora con nota, ya que me parece que toda esta parte de la trama está perfectamente integrado en el resto de la novela, justificándola con la gran carga mitológica y fantástica que tiene la cultura de Japón, lugar donde se desarrolla la acción.

Aunque la idea de una mujer haciéndose pasar por un hombre no es novedosa en la literatura, sí he encontrado original esta forma de llevarla a cabo, mediante un pacto con seres mitológicos. Un pacto que además tiene un precio.

La novela está dividida en varias partes y estás a su vez en capítulos.

El primer capítulo sitúa la acción hacia la mitad de la historia, por lo que pronto el narrador nos trasladará al pasado para que el lector pueda entender los hechos narrados al principio de la lectura.

En las reseñas que he leído, a algunos lectores hay partes en que la narración se les ha hecho lenta e incluso pesada, quizás debido a las detalladas descripciones y muchos detalles que la autora da tanto de las escenas, las indumentarias, el clima mágico, pero a mi me ha parecido deliciosa esta forma de escribir y hasta puedo decir que en algunos casos me he sentido totalmente imbuida por ella, era como si todo ese ambiente me rodeara y me aislara de mi entorno.

El lenguaje que utiliza Blanca Alvarez es muy cuidado, muy rico y descriptivo, muy elegante, tanto como elegantes son algunos de esos personajes que nos describe. Es una prosa por la que nos vamos paseando con tranquilidad, con gusto, disfrutándola poquito a poco, sin grandes sobresaltos, como la historia que nos va contando, en la que pese a las luchas y batallas que nos podamos encontrar no hay mucha acción.

Este libro es para una lectura pausada, sin prisas en la que parece que se nos quiere transmitir esa filosofía oriental.

Otro de los puntos que estimo se deben destacar es la amplia labor de documentación que ha tenido que llevar a cabo la autora. El conocimiento de la mitología de Japón en el Siglo XVIII, así como las costumbres y la vida que se llevaba entonces, no puede sino ser fruto de una gran labor en este punto, llevada por la autora para poder plasmarla en la novela, como lo ha hecho.

En cuanto a los personajes me ha gustado mucho la forma de darles vida. Son unos personajes bien desarrollados, con unas características muy bien dibujadas.

Tomiko/Sunanô.- La fea campesina, que quiere a su hermana por encima de todo que se convertirá en samurai para poder salvar a su hermana. Capaz de los mayores sacrificios, de las mayores luchas, de las mayores renuncias, que valora la amistad hasta las últimas consecuencias.

Chikako.- La niña condenada por su belleza, que será la única de la familia que querrá a su hermana y la única capaz de mostrar su ternura hacia ella. Para mi gusto no es el mejor personaje de la novela.

Hanzaburo.- Con una personalidad divida, mitad humano mitad zorro, capaz de percibir lo que a otros les está vedado, y en el que la gratitud de ser salvado de una muerte segura se convierte primero en una amistad fiel y después en amor.

Shuzai.- El samurai que será el primer gran amigo de Susanô, es como su otra mitad. El honor y las reglas en las que todo buen samurai tiene que vivir son para el de estricto cumplimiento.

Tsuchigumo.- La Dama Araña con la que Tomiko llega a un pacto, victima de su padre y humillada por el hombre que quería, sumamente egoísta terminará siendo un ser malvado y despiadado.

Poco más tengo que decir, reitero que es una novela a la que me enfrentaba con pocas expectativas después de lo que había leído y me he encontrado con que me ha gustado bastante. Una novela en la que la fantasía no ha sido óbice para que haya disfrutado de ella y en la que, para mi gusto, la conjunción de la historia con la forma de escribir de la autora es perfecta.

Espero haber podido aclarar las ideas a los que todavía no la habéis leído, y sepáis a lo que os vais a enfrentar en esta lectura. Os debe quedar claro que no es una novela de acción, que no una novela para pasar páginas rápidamente sino todo lo contrario, una lectura pausada pero sumamente bella, así como su historia, una novela con mucha fantasía y en la que nos vamos a encontrar unas costumbres y una forma de encarar la vida muy diferentes a las que vivimos y en la que, como en algunos cuentos, podemos encontrar su moraleja.