Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

miércoles, 7 de junio de 2017

LLAMADME ALEJANDRA - Espido Freire


No es la primera vez que digo que hay novelas que te buscan y creo que en este caso ha vuelto a suceder. 

El día que se dio a conocer el Premio Azorín me llamó la atención esta novela, pero la posterior invitación al acto de la presentación de la novela (al que no pude ir) me hizo investigar un poco más sobre ella y decidirme por su lectura. 

No es raro que a mí me atraigan las novelas históricas o sobre personajes históricos y con tantos misterios sobre la Familia Romanov ésta no iba a ser una excepción.

LA AUTORA 

Espido Freire (Bilbao, 1974) debutó como escritora con Irlanda (1998), novela que recibió una espléndida acogida por la crítica y fue galardonada con el Premio Millepage, otorgado por los libreros franceses a la novela revelación extranjera. En 1999 apareció Donde siempre es octubre y seis meses más tarde se convertía en la ganadora más joven del Premio Planeta con su obra Melocotones helados (1999). Sus otras novelas son Diabulus in musica (2001), Nos espera la noche (2003) y Soria Moria (ganadora del Premio Ateneo de Sevilla 2007), La diosa del pubis azul (2005) y su última novela, La Flor del Norte (2011). Es autora, además, de colecciones de cuentos, una novela juvenil y un libro de poemas. La crítica la ha reconocido como una de las voces más interesantes de la narrativa española. En Ariel ha publicado los ensayos Mileuristas, La generación de las mil emociones, Primer amor, Los malos del cuento y Quería Volar.

ARGUMENTO

Como si fueran figuras de ajedrez, la familia Romanov se prepara en silencio para un nuevo traslado. Alejandra, la zarina, sueña con ver a sus cuatro hijas casadas. Tras la abdicación del zar, ya no tiene grandes pretensiones para su pequeño Alexis, más allá de una vida tranquila y alejada del mundo. Echa de menos a su amigo Rasputin, el hombre que más la comprendió después de su amado Nikki. En su última morada y sin más que hacer que esperar su liberación, Alejandra satisface la curiosidad de sus hijas por su pasado. De esa manera reconstruye una vida marcada por la desgracia; pero también plena de felicidad porque el amor que se profesaron ella y Nikki, y que transmitieron a sus hijos, fue el bastión que los mantuvo unidos y fuertes hasta su trágico final.

MIS IMPRESIONES

Es 1918. Acaban de ordenar a la familia imperial que recojan sus pertenencias lo más rápido posible porque van a ser trasladados.

De esta manera comienza Llamadme Alejandra, una novela en la que Alejandra Feodorovna, última zarina de Rusia hará un repaso de su vida y de cómo ella y su familia han llegado al punto en el que se encuentran en ese momento.

La novela tejida a base de sus recuerdos, construida como si de un relato interior se tratara, está narrada en primera persona por la propia Alejandra por lo cual todo lo que vamos a conocer de su historia está relatado bajo su punto de vista y como lo ha vivido. Todo a excepción de unas notas o cartas de sus hijas, la declaración de una mujer encargada de la limpieza de la última casa que ocuparon, y el frío informe del comisario responsable del asesinato de la familia imperial.

Aunque el punto de inicio de la novela es, como he dicho, el año 1918, Alix, nombre que ostentó hasta que se convirtió a la religión ortodoxa para casarse con el zar, nos relatará su vida desde su nacimiento haciéndonos partícipes cómo influyen en ella la pérdida de su madre y su hermano, la muerte de su padre, cómo conoce a Nicolás, y aunque entre sus pretendientes estaba el hijo del Príncipe de Gales, un matrimonio que satisfacía a su abuela pero que no aceptó, pues ella y Nicolás estaban enamorados. Un matrimonio no exento de dificultades ya que no era del agrado de la familia del Zar. Una boda que acabó en tragedia y que no sería la única que la acompañaría en su vida.

Espido Freire nos ofrece de Alejandra una imagen diferente a la que seguramente tenemos de ella. La zarina fue una de las mujeres más importantes de su época y menos conocidas, una mujer que fue víctima de todo tipo de bulos.

Alix pertenecía la nobleza, era nieta de la Reina Victoria (la mujer más poderosa del mundo), quien sentía una predilección especial por ella, era guapa y recibió una educación bastante austera pese a pertenecer a una familia rica. Celosa de su intimidad y la de su familia, muy querida por su marido y sus hijos, pero, en cambio, odiada por su pueblo que siempre la vio como una extranjera y despreciada por su suegra. Era muy tímida, algo que le trajo muchos problemas con el pueblo que la veían como una mujer fría y distante aunque en realidad era apasionada, y fiel a su marido pese a todo lo que se dijo de ella. 

Aunque adoraba a cada una de sus cuatro hijas el que parto tras parto no llegara un heredero deseado por el pueblo y cuando por fin llegó que sufriera hemofilia, enfermedad de la cual ella era portadora, hizo que sufriera mucho, luchando siempre por algo prácticamente imposible: salvarle de esta enfermedad que con casi total seguridad estaba abocado a la muerte, que en el futuro llegara a convertirse en zar y tratando que ésta sólo fuera conocida por los más cercanos.

Una narración en la que también conoceremos aspectos más íntimos de la familia, anécdotas de su vida, cómo era el comportamiento y su relación con la amplia familia Romanov, cómo se empeño en criar ella misma a sus hijos (una decisión muy criticada por la nobleza rusa), así como su empeño en que recibieran una educación a la inglesa; También nos da razón de encuentros con otros personajes históricos, como por ejemplo el que tuvo con Sissi; la necesidad de reclamar su derecho a elegir a sus amigos ante la intromisión de la familia real rusa o una visión bastante distinta a la que conocemos sobre Rasputín y su relación con él, entre otras cosas.

Alejandra es un personaje muy bien perfilado, aunque la autora tampoco se olvida del resto, nos muestra a una mujer no muy distinta a otras si no fuese porque se trata de la Zarina. Una mujer que ama a su familia, que hace planes para el futuro de sus hijos, que reivindica el papel de su marido con el que además tiene gran complicidad, que sufre por la enfermedad del heredero y porque puedan separarlo de ella, que quiere llevar una vida normal y que quiere ser madre y esposa antes que zarina.

En Llamadme Alejandra, Espido Freire esconde bajo un relato en apariencia sencillo, una novela bastante más compleja de lo que a simple vista puede parecer, en la que a través de la figura de Alejandra hace un recorrido por la historia de la Rusia en los prolegómenos de la revolución, hasta el momento en que asesinaron a los Romanov. Una novela en la que la autora va a lo esencial, lo que no impide que en ocasiones se detenga en descripciones más amplias como es el caso de la ceremonia de coronación y la posterior fiesta organizada por los tíos del zar que acabó con un triste resultado, narrada con más detalle.

En conclusión, en esta novela veremos Alejandra Feodorovna con otros ojos que nos acercarán más a la mujer que a la figura de la última zarina.


18 comentarios:

  1. Solo he leído Melocotones helados de esta autora y no me convenció,sin embargo,esta novela sí me tienta y tal vez vuelva a animarme a acercarme a la autora.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Paso por encima de la reseña porque me acaba de prestar el libro una amiga y tengo muchas ganas de leerlo... No he leído nada de esta autora así que creo que no será una mala lectura para empezar

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la historia, por lo que no me importaría leer esta novela y acercarme a la historia de los Romanov a través de la última zarina.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. La tengo esperando en la estantería y después de leerte creo que le daré prioridad este verano porque me apasiona todo lo relacionado con la familia del último zar. Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola soy Nieves del blog: "leyendoconnieves.blogspot.com". Hace mucho que no venía por aquí porque he tenido el blog cerrado mientras estaba escribiendo mi novela: "El legado de Jimena". Pero a partir de ahora seguro que os visitaré con frecuencia. Por supuesto os invito a que os deis una vuelta por mis blogs.
    En cuanto a la reseña que nos mostráis he de decir que yo también he leído la de "Melocotones helados" y tampoco me convenció. Y centrándome en esta obra en concreto la verdad es que no hace mucho me he leído un libro precisamente sobre la familia Romanov, así es que, creo que lo voy a dejar pasar de momento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola!

    Le tengo el ojo echado desde que salió publicada pero no había leído ninguna reseña. Después de leer esta aún tengo más claro que tengo que leerla, el problema va a ser cuándo jeje.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Me apetece mucho, muchísimo este libro. Todo lo que he leído de la autora me ha encantado y ya sospechaba que éste también, pero es que tras esta reseña no me cabe duda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Yo he leído Melocotones Helados y no me gustó, así que no he vuelto a leer nada más de esta autora, pero sin embargo esta novela me parece muy interesante y todo lo que cuentas de ella me atrae, así que tomo nota para cuando pueda hacerle un hueco.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. No me había fijado en ella pero tiene muy buena pinta, creo que es de las que me gustan a mí
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola carinyet!!

    Es mi próxima lectura, tengo ganas de comenzar ya. Espido tiene libros que me han gustado mucho y otros que dejan bastante que desear, espero que este sea de los primeros.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. No he leído nada de esta aurora y sin duda este libro me tienta. Parece una propuesta interesante.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  12. Tiene muy buena pinta, pero con tanto pendiente... iremos viendo
    Besos

    ResponderEliminar
  13. No soy mucho de novela histórica, pero esta novela me resulta super interesante...Y el hecho de que se viera a una mujer que nada tenía que ver con la que era, lo hace aún más apetecible. Muy buena reseña ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. La historia me atrae, pero aún tengo pendiente en la estantería Melocotones helados, así que antes caerá esa novela.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  15. No he leído nada de esta autora y no me importaría estrenarme con este libro.

    ResponderEliminar
  16. La historia me parece apasionante. Siempre he creído que había mucho más detrás de esta familia real rusa y esta novela lo corrobora. La tengo en espera, vaya atasco. Y a la autora le tengo un cariño especial, un día os contaré el motivo. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Tiene muy muy buena pinta esta novela. Despierta mi curiosidad la vida de esta mujer y creo que es una excelente ocasión para conocerla.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Este libro me lo compre en la feria del libro este año, y tuve la suerte que la autora me lo firmara. Creo que la novela histórica que escribe Espido me encanta, te recomiendo la flor del norte, que trata sobre una princesa Noruega. A mi me enamoro. Besos

    ResponderEliminar