Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

jueves, 30 de junio de 2016

LA NIÑA Y SU DOBLE - Alejandro Parisi


Cuando estábamos preparando la entrada de las novedades del mes de junio nos fue imposible no fijarnos en esta novela. 

La portada por si sola llama la atención, si seguíamos teniendo otros aspectos en cuenta, un título como La niña y su doble no podía suscitar más nuestro interés, y cuando, más adelante, leímos que se trataba de una historia real y que el telón de fondo era la Segunda Guerra Mundial, ya no necesitamos más para decidirnos por esta lectura.

EL AUTOR

Alejandro Parisi nació en 1976 en la Ciudad de Buenos Aires. Es guionista y escritor. Varios de sus cuentos han sido publicados en distintas antologías de Argentina, España, Francia y Alemania. Delivery (Sudamericana, 2002) fue traducida al italiano por E/O Edizioni en 2007. Luego publicó El ghetto de las ocho puertas (2009) y Un caballero en el purgatorio (2012).

ARGUMENTO

Érase una vez una niña judía inteligente y hermosa que vivía en la ciudad de Lwow con sus padres. Se llamaba Nusia y sus días transcurrían felices ... Así podría empezar esta historia si fuera una fábula, pero la peripecia de Nusia Stier de Gotlib es real: en 1939 el ejército ruso invade la ciudad donde ella vive, tras los rusos llegan los alemanes y luego el infierno del gueto.

Para salvarse y salvar a los suyos, Nusia se ve obligada a adoptar una falsa identidad: esconderse, mentir, olvidarse de quién era y comportarse como una piadosa jovencita católica le permitió sobrevivir, y sus recuerdos han llegado hasta nosotros.


MIS IMPRESIONES

No es la primera vez que comento que las novelas cuyas historias, reales o inventadas, se desarrollan en el escenario de la Segunda Guerra Mundial ejercen sobre mi una atracción especial, de manera que no es extraño encontrarlas entre mis lecturas.

En este caso nos vamos a encontrar una historia diferente, ya que lo que se nos relata es la historia de Nusia Stier de Gotlib desde que empiezan a sonar los primeros ecos de la Segunda Guerra Mundial y los rusos invaden su ciudad, hasta que por fin los nazis son vencidos y puede volver a  Lwow y reencontrarse con la parte de su familia que ha logrado sobrevivir al Holocausto.

Nusia pertenece a una familia de judíos polacos y lleva una vida apacible junto a sus padres, hermana y una abuela con la que los padres no cruzan palabra.

Sus padres regentan un taller de costura y llevan una vida bastante desahogada, pero la irrupción de la Segunda Guerra Mundial dará al traste con la tranquilidad de los habitantes de la ciudad de Lwow y por consiguiente con la de Nusia y su familia.

Primero esta ciudad sufrirá la invasión de los rusos, y su padre gracias a su anterior ocupación y su buen hacer, logra un trabajo a las órdenes de los invasores que le proporciona un cierto status en el que la familia se siente segura, pero las cosas se tuercen con el avance y ocupación de los nazis y la situación para ellos se hace cada vez más complicada sobre todo teniendo en cuenta la buena relación que el cabeza de familia ha tenido con los rusos, por lo el padre de Nusia buscando una manera de proteger a su familia y a ella en particular, haciendo uso de un contacto conseguirá documentos falsos que proporcionen a la niña una nueva identidad.

Nusia, a partir de ahora, pasará de ser polaca a ser ucraniana y tendrá que cambiar de nombre, de idioma, de modo de vida, de religión, aprender a fingir y a que su vida gire en torno al lema: callar, rezar, mentir y pasar desapercibida.

Nusia tendrá que enfrentarse y vivir una situación totalmente extraña, una judía viviendo bajo la protección de un nazi, porque aunque su documentación diga otra cosa, no deja de ser una niña judía y polaca, a la que el destino ha llevado a ser adoptada por la esposa de un jefe militar cruel y muy temido, ya retirado, y colaborador de los nazis.

Nusia va a tener que convivir aprisionada entre esas dos identidades, donde la de Nusia va a ir perdiendo terreno por la que Slawa (su nuevo nombre) tiene que mostrar a los demás para que no sospechen de quien es en realidad y estando continuamente alerta de no cometer ningún error por el que puedan descubrirla, hablando un idioma que no es el suyo materno y cumpliendo con los ritos de la iglesia católica sin fallo alguno. Pero la llama de Nusia no se extinguirá en ningún momento, volviendo a resurgir impidiendo que olvide quien es en realidad.

Va a resultar curioso ser testigo de como una niña que estaría condenada a la muerte por su condición de judía, con motivo de esta adopción no sólo va a salvar la vida, sino que además va a salir beneficiada de esta situación, ya que además de poder optar por una educación a la que tan difícil o imposible le sería, también por ser hija de quien es (aunque no lo sea por nacimiento) queda a salvo de la barbarie que se está cometiendo a su alrededor contra sus familiares y amigos, contra todos los judíos, y hasta llega a aprovecharse de ello, con todos los riesgos que conlleva, para ayudar en la medida de lo posible a los suyos.

Hay que reconocer que Nusia/Slawa es un personaje complejo y toda la importancia que tiene, ya que en torno a él gira toda la novela, además de que debe haber sido muy complicado para el autor intentar mostrar esa dualidad que existe en el mismo; en el que por un lado, parece que Slawa va ganando terreno a Nusia, que su anterior vida va quedando sepultada por la que lleva actualmente, y como van naciendo y creciendo unos sentimientos por su madre adoptiva siempre preocupada por ella y atenta por todo lo que necesita (aunque de alguna manera forme parte de sus enemigos), que van superponiendo, en cierto modo, a lo sentido por sus verdaderos padres aunque Nusia no los olvide; y por otro, de repente vemos resurgir a Nusia como si quisiera y necesitara recordar quien es en realidad, y que Slawa es sólo una impostora que hace lo que hace pasa sobrevivir.

Una supervivencia que, en más de una ocasión, se planteará si es honesta, pensando si verdaderamente es justo y tiene derecho a aprovecharse de lo que la vida que lleva la brinda, de la existencia que lleva, mientras otros sufren las consecuencias de lo que son.

Debe ser muy difícil plasmar un personaje así, con esa dualidad y que parezca creíble totalmente, tal y como Alejandro Parisi lo hace y consigue con Nusia/Slawa, pero tengo que decir que es un personaje no me ha llenado totalmente ya que en algunas ocasiones notaba en él cierta frialdad y falta de emotividad (algo que por opiniones que he leído ha debido ser totalmente personal). Otro punto en cuanto a este personaje que ha llamado mi atención, es que aunque a veces se nota claramente que es una niña/adolescente y actúa con cierta "imprudencia", hay otras situaciones que, aun reconociendo a lo que Nusia/Slawa  se ha tenido que enfrentar y a las circunstancias en que se ve inmersa, que a la fuerza tienen que haberla hecho madurar con mucha rapidez para la edad que tenía, había momentos en que me olvidaba totalmente que se trataba de una niña/adolescente de corta edad y me parecía que era una persona totalmente adulta.

Alejandro Parisi con una narrativa directa, ágil, fácil de leer, nos mantendrá pegados a las páginas de esta historia diferente a otras muchas leídas sobre el holocausto, a la que para mi gusto le falta un poco de emotividad, aunque a veces nos tenga con el corazón en un puño.

Una historia de lucha por la supervivencia y en la que se demuestra que el amor puede existir en medio de la barbarie y que siempre puede haber un rayo de esperanza. Una novela que vuelve a poner de relieve, a través del testimonio de Nusia, los terribles sucesos que se vivieron en una época no tan lejana, y el terror y la tragedia que asolaron Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

En conclusión, si queréis leer un testimonio real, una historia diferente sobre el holocausto, y disfrutar de una buena lectura no dudéis que lo vais a encontrar en La niña y su doble, y os recomiendo que leáis otras reseñas, ya que como he señalado esta falta de emotividad a que he hecho referencia es sólo una impresión personal que otros lectores no han tenido, así que no debe ser óbice para decidiros o no por esta lectura.


FICHA DEL LIBRO

FRAGMENTO



19 comentarios:

  1. Veo que está gustando esta novela. Acerté en hacerme con ella.Besos.

    ResponderEliminar
  2. La tengo esperando turno, así que pronto podré comprobar si tenemos impresiones parecidas o no. En cualquier caso, al margen de ese poquito de garra o emotividad que indicas, es una historia que me apetece mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. También me llamó la portada y que transcurre durante la Segunda Guerra Mundial. Que sea un hecho real me llama todavía más.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Este ya lo tenía en mi lista, es un libro que me apetece mucho leer
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Pues sólo una frase de Manuela en twitter ya me sirvió para anotarla y tu ahora me acrecientas las ganas de meterle mano.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Continúo, que le he dado sin querer a enviar. Eso que aumentas mis ganas de leerlo a pesar de la falta de emotividad que has encontrado.
    Besos otra vez

    ResponderEliminar
  7. Ya está en mi lista de pendientes. Un besote

    ResponderEliminar
  8. Ya sabes que yo soy una de las que sí se ha emocionado en muchos momentos del libro, aunque sin duda no es la tónica general de la narración. En cualquier caso esto de las emociones es muy personal y depende de muchos aspectos y desde luego no impide que se disfrute de una historia como ésta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola! Tiene buena pinta pero por el momento lo dejo pasar necesito lecturas más ágiles y divertidas. Un besote

    ResponderEliminar
  10. Cada vez le tengo más ganas a esta novela. Me atrae mucho la historia.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  11. Lo tengo bien fichadito.
    BEsotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Lo tengo archiqueapuntado desde que leí la reseña de Manuela. A ver si me hago con él :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  13. Interesante reseña, no conocía el libro y ahora tengo ganas de leerlo.

    Me ha gustado tu blog y te he seguido, si quieres puedes seguirme a mí, sale la dirección en mi perfil. Muchas gracias. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  14. Solo he leído tu conclusión porque la tengo pendiente de lectura. La falta de emotividad no supone un problema para mí, la verdad. A ver si puedo ponerme pronto con ella. Besos

    ResponderEliminar
  15. La verdad es que pese a que le falta emotividad es un libro que me apetece mucho, creo que lo acabaré leyendo
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me recuerda a una de mis lecturas de principio de año "La ladrona de libros". Me encantó y me apetece leer esta también. Queda seleccionada entre mis próximas lecturas. Saludos!

    ResponderEliminar
  17. No recordaba la novela de los boletines de novedades y ahora sé por qué la había olvidado: la Segunda Guerra Mundial no me llama demasiado. Creo que, a pesar de tus buenas palabras, la dejaré pasar.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  18. Yo también lo reseño hoy y la verdad es que coincido contigo. No he notado esa falta de emotividad pero entiendo a lo que te refieres :D

    ResponderEliminar
  19. Me gusta la temática... no me importaría leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar