Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

viernes, 18 de abril de 2014

LA COCINERA - Coia Valls



Los que nos leéis ya sabéis que en multitud de ocasiones nos dejamos llevar por la intuición, por una portada, un título, ... aunque muchas veces no sepamos mucho más de la novela, ni conozcamos a los autores.

Eso fue lo que me pasó en este caso. Una novela que estaba enclavada dentro de la novela histórica, una portada que me llamaba muchisimo la atención y un título que daba nombre a una novela en la que podía encontrar muchas cosas: una profesión, el amor por la cocina, un arte, etc. Porque la cocina puede dar cabida a sensaciones, culturas, emociones, ..., y, por tanto, quien se dedica a ella, sea de la forma que sea, se impregna de ellas.

LA AUTORA

Coia Valls nació en Reus en 1960. Es escritora aunque también trabaja como logopeda. Ha publicado varias novelas La princesa de Jade (2010) que recibió el Premio Néstor Luján  de novela histórica; El mercader (publicada con Ediciones B, en 2012) que consiguió el Premio de los Lectores de L'Illa dels Libres, el Premio a la Mejor Novela en Catalán de Llegir en cas d'incendi y el Premio a la Mejor Novela Histórica 2012 de la web Novelas Históricas, traducida a varios idiomas y que también ha sido adaptada al teatro; y Las torres del cielo (Ediciones B, 2013) sobre los orígenes del Monasterio de Montserrat.

Coia Valls también se ha adentrado en la literatura infantil y juvenil, encontrándose en su haber títulos como Marea de lletres que maregen (2010) y L'ombra dels oblidats (2011).

Por si esto fuera poco también podemos disfrutar de su faceta de actriz en el filme Ventre blanc, que recientemente ha rodado a las ordenes del escritor y cineasta Jordi Lara.

No es difícil encontrar a Coia Valls en la red, ya que es responsable del blog El cuaderno naranja, o también en Twitter (@CoiaValls).

ARGUMENTO

Cuando mueren los padres de Constança, Antoine Champel cocinero del Virrey se hace cargo de ella, pero ahora que siente que su final está próximo, con el legado de todo lo que le ha enseñado entre fogones y el nombre de Pierre Bress, pide a Joaquín de Acevedo, funcionario real que es llamado a la corte española por Carlos III que se encargue de ella durante el viaje que la llevará de vuelta a España, con sus abuelos.

Cuando Constança llega a Barcelona, las cosas no serán como se las imaginaba. Su abuela no la trata mejor que si fuera una criada y no tiene con ella ninguna consideración especial. Tan sólo encuentra algo de cariño y consuelo en Victoria una mujer que lleva toda la vida, como antes lo hicieron su madre y su abuela, trabajando en la drogería de su abuela.

Constança no cejará en su empeño de encontrar a Pierre Bress, aunque para ello tenga que luchar mucho y llevarse más de un desengaño. Pero cuando menos lo imaginas y cuando menos lo buscas la suerte puede salir a tu encuentro

Pero ¿encontrar a Pierre Bress será como Constança lo imaginó?

MIS IMPRESIONES

Entre las páginas de La cocinera nos vamos a encontrar la vida de Constança, una mujer que luchará por lo que más la gusta y para lo que siempre se ha preparado: ser cocinera, algo para lo que además tiene un don especial.

La novela, que está dividida en cinco partes, está narrada en tercera persona excepto los capítulos 4 de cada parte, en los que Constança toma la palabra para hacernos participes de sus recuerdos en Lima, más concretamente,  algunos momentos de los que compartió con Ikay a orillas del río Rímac, alguien muy importante en su vida, a quien debe muchas enseñanzas que la ayudarán a lo largo de su vida, y al que no deja de añorar.

Cuando en estos capítulos Constança toma la palabra para dar rienda suelta a sus recuerdos es cuando más empatizamos con esa niña/adolescente. Una muchacha que se apoya en Ikay para salir de la tristeza de la muerte de sus padres y que siempre será un referente en su vida.

Y es que nos vamos a encontrar con unos personajes muy bien dibujados, tanto los que están más presentes en la novela como aquellos otros, como Ikay o Antoine Campell, que aunque no formen parte de la acción de la novela la sobrevuelan haciéndose patentes.

Me ha gustado ese carácter luchador de Constança, una mujer que sabe que lo que vale y sabe lo que quiere y lucha por ello, que no se amilana ni se deja vencer, aunque muchas veces las cosas se le pongan muy difíciles y parezca que se va a rendir. Es luchadora e intenta hacer frente, dentro de las posibilidades que le imponen la sociedad, su condición de mujer y no pertenecer a la clase noble, a las injusticias y a todos los obstáculos que se encuentra por el camino. Es un personaje en el que vamos a ver muy claro la evolución que sufre a lo largo de los años, desde que inicia ese viaje desde Lima y durante toda sus años en Barcelona.

Pero es que ningún personaje nos va a dejar indiferente ya que todos están dotados de emociones y nos van a hacer sentir cariño, aversión, simpatía, antipatía, añoranza, etc.

Me ha parecido sumamente original el sobrenombre que ha puesto la autora y por el que todo el mundo conoce en Barcelona a Pierre Bress, de quien todo el mundo desconoce su nombre real, y que recoge totalmente la personalidad de este personaje: Monsieur Plaisir; ese individuo que busca unir, en cierta forma, el placer sexual y el de la cocina como fuente de exaltar los sentidos.

Los sentimientos, las emociones y las sensaciones son otros de los pilares importantes de la historia. Toda la novela está impregnada de ellos y son la principal fuente de inspiración de Constança a la hora de elaborar sus recetas. Esas recetas mágicas que la hacen sentir poderosa, a las que nadie puede resistirse y para las que tiene un don especial.

"Para ella la cocina era más que un trabajo, era su manera de poner en orden las emociones; era un espacio de introspección y de conexión con ella misma donde cada ingrediente se convertía en una reacción, una sensación, una intuición, un sentimiento. Ahora lo necesitaba para dar curso a una serie de razonamientos que, de otra manera, no se veía capaz de articular".

Una de las cosas que más me ha gustado es esa forma que ha tenido Coia de plasmar como Constança es capaz de dar rienda suelta a lo que siente haciendo esas creaciones culinarias. Ese don por el cual después de una enfermedad, un disgusto o de gozar de cualquier tipo de placer, sobre todo el sexual, es capaz de transmitir todo lo que de ella emerge en sus recetas, con esa mezcla de ingredientes que le brotan de dentro como si fueran parte de sus sentidos. Cualquier cosa o situación que estimule sus sentidos la lleva a buscar ingredientes, hacer nuevas mezclas, buscar nuevas posibilidades, elaborar nuevas recetas.

Y Constança quiere ser capaz de transmitir esa emoción que ella experimenta a través de sus platos, para poder compartirla con el resto de la gente.

"Muy a menudo, cuando me encuentro delante de los fogones, cuando preparo un plato nuevo, experimento una emoción profunda. He descubierto que esto es lo que más deseo. Y necesito percibir que también soy capaz de transmitir esta emoción a los que se acercan a mi cocina".

El escenario principal de La cocinera es la Barcelona de la segunda mitad del siglo XVIII. Una Barcelona que estaba empezando a cambiar, con un proyecto que prometía convertir la Rambla en un lugar importante. Una Barcelona que bullía, donde estaba en marcha una rebelión de su población contra la vida caprichosa y regalada de nobleza y los abusos de poder.

Me ha gustado la forma de narrar de Coia Valls, con un lenguaje sencillo, que se hace ameno, quizás también gracias a esos capítulos cortos, con la cantidad justa de diálogo, que en ningún momento pierde el ritmo y una historia que no deja de plantearnos situaciones que sentimos la necesidad de saber como van a resolverse. Además yo he creído, o querido, intuir que la autora quería plasmar en la narración una especie de paralelismo entre el placer de los sentidos y el placer culinario, en todas sus vertientes (creación, elaboración y degustación).

Si tuviese que ponerle un pero a la novela, aunque no tiene la mayor importancia ni es determinante para la historia (a mi es que me gusta que me den todo resuelto y que no queden flecos sueltos por pequeños que sean), es que en ciertos pasajes es como si quedaran cosas en el aire, aunque no influyen para el resto de la historia (por ejemplo cuando pierde las mermeladas y aunque nos suponemos la bronca que debió montarle su abuela al final nada nos cuenta de ello). Es como ese guiso del que estás disfrutando de sus aromas y hasta has colaborado en su elaboración y al final no terminas de disfrutarlo. Pero, como en todo, esto son apreciaciones mías.

Hemos leído de la autora



17 comentarios:

  1. A pesar de las apreciaciones personales, que a mi también me pasaría igual pero al final no cuentan, me llama mucho la atención esta novela. Ya veremos si me animo más adelante.

    Un beso!
    Patri

    ResponderEliminar
  2. Aún tengo una anterior de la autora por leer, así que empezaría por esa, por orden.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Ya le había echado el ojo a esta novela, me gustan las novelas que aunan la literatura y la cocina, las disfruto como una enana, y siempre que puedo me acerco a este tipo de literatura, creo que esta es una buen exponente de lo que me gusta encontrar en un libro, y de la autora aunque no he leído nada me cuentan maravillas

    ResponderEliminar
  4. No la descarto, pero no está entre mis prioridades. Antes leería el anterior. Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Siendo tan poco amante de cocinar no me explico porqué siempre me llama la narrativa sobre cocineras y cocineros :) Tengo la sensación que en este libro lo importante no es resolver la trama como el recorrido ¿no? Así que supongo que, efectivamente, se le perdonarán esos flecos que se quedan en el aire.

    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Pues no tiene mala pinta esta novela. La tendré en cuenta, pero sin prisas, porque la lista de pendientes está tan saturada...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. A mi siempre que hay cocina de por medio me atraen las historias pero me ha dejado un poco descolocada esa parte sexual que comentas, no creo que se pueda establecer una asociación.

    ResponderEliminar
  8. Tiene buena pinta, aunque no la conocía :) Un besin y me la apunto ^^

    ResponderEliminar
  9. No voy a descartarlo porque me llama la atención. Aunque la verdad es que tus apreciaciones me llevan a dejarlo con un interrogante. Tal vez si me cruzo con él lo lea.
    Gracias por tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. A esta amante de la cocina ya la has convencido y eso que cuando me hablaste del libro no terminaba de llamarme.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. me alegra que te haya gustado, yo todavía no he leído nada de la autora!!
    un besote!

    ResponderEliminar
  12. No me he estrenado con la autora y esta novela parece una buena opción, tiene pinta de relajamte,
    besucus

    ResponderEliminar
  13. Me quedé con ganas de leer la novela anterior de la autora, así que apunto este título y ya veré por cuál de las dos me decido. Feliz martes

    ResponderEliminar
  14. Tiene buena. Aún no he leído nada de la autora.
    Un beso´!

    ResponderEliminar
  15. Me he enamorado de la portada , lo quiero!!

    ResponderEliminar
  16. Este creo que caerá sí o sí, a ver si tengo la suerte de que caiga pronto en mis manos. La portada me encanta, pero es que el argumento me llama aún más. ¡Ha de ser mío!

    ResponderEliminar
  17. Pues me lo llevo apuntado, puede ser una lectura que me guste
    Besos

    ResponderEliminar