Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

miércoles, 9 de abril de 2014

CONSUMMATUM EST - César Pérez Gellida


Desde que terminé Dies Irae escudriñaba todos los días el Twitter con ansia, a ver cuando aparecía un tuit de @cpgellida anunciando la salida del final de la trilogía. Aunque a mi me pareciera muy larga la espera lo cierto es que no tardó mucho en aparecer el esperado tuit anunciando que el 27 de marzo de 2014 saldría a la venta el deseado título que pondría fin a la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne: Consummatum est.

Además quiso la fortuna que un día en nuestro buzón de correo electrónico apareciera un mail en el que nos proponían participar en un encuentro con el autor (del que ya os hemos dado cuenta en el blog) , y además tener un ejemplar de la novela,  unos días antes de la salida del libro al mercado.

EL AUTOR

César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y Master en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid.

Ha desarrollado su carrera profesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación en empresas vinculadas con el mundo de las Telecomunicaciones (Retecal), outsourcing (Grupo Norte) y la Industria Audiovisual (Canal Ocio Europa), hasta que en 2011, su mujer y él decidieron trasladarse a Madrid con su hijo y que César se dedicase en exclusiva a su carrera de escritor. 

En mayo de 2013 le otorgaron el Premio Racimo de oro de Literatura.

Desde febrero de 2014 colabora con El Norte de Castilla con una columna semanal en su sección de cultura llamada, "In vino veritas".

ARGUMENTO

"En la pequeña localidad islandesa de Grindavik amanece con todos los miembros de una misma familia brutalmente asesinados. En uno de los países del mundo con menor tasa de homicidios por habitante, el comisario de la Brigada de Homicidios de Reykjavik, Ólafur Olafsson, se enfrenta al caso más escabroso que ha visto justo en el ocaso de su carrera profesional.
Pero muy pronto todas las pistas empiezan a apuntar hacia un sofisticado asesino en serie, Augusto Ledesma, que durante varios años ha ido componiendo una siniestra poética de versos regados de sangre a lo largo y ancho de Europa.

Ante tales evidencias, la INTERPOL decide poner al frente del caso al jefe de la Unidad de Búsqueda Internacional de Prófugos, Robert. J. Michelson, que se rodeará de un grupo especial integrado por algunos «viejos conocidos» del asesino. En Consummatum est el lector asistirá al ansiado desenlace de una trilogía —Versos, Canciones y trocitos de carne—, que ha robado el sueño a quienes leyeron Memento mori y continuaron recorriendo los laberintos de la mente criminal con Dies irae. El singular y novedoso estilo narrativo de Pérez Gellida promete no dejar a nadie indiferente en este magistral e imprevisible acto final".

MIS IMPRESIONES

Es difícil escribir una reseña como ésta sin desvelar nada ni de ésta, ni de anteriores entregas, ya que puede haber lectores que sintiéndose atraídos por la trilogía, todavía no hayan comenzado la lectura de ninguna de las novelas. Aún así vamos a intentarlo.

En Consummatum est vamos a encontrar algunos elementos comunes (además de los personajes), como  no podía ser de otro modo, con  Memento Mori y con Dies Irae, como son la banda sonora que acompaña a la novela; los poemas que van apareciendo; las citas en latín que tanto le gustan a Agusto Ledesma; el refranero que tanto le gusta a Ramiro Sancho (algunos de ellos inventados por el propio autor); los títulos de los capítulos, etc., que para mi gusto es una forma muy acertada de hacer patente que cada una de las novelas, aunque tengan sus diferencias y entidad propia, forman parte de un todo: "Versos, canciones y trocitos de carne".

César Pérez Gellida había dejado muy alto el listón con las dos anteriores novelas de la trilogía, tan alto que se podría haber llegado a pesar que era difícil superarlas, pero César nos ha demostrado que es capaz de hacerlo, Consummatum est es la prueba. Consummatum est es para mi la mejor de las tres entregas, y si bien era posible acabar la trilogía de muchas formas y, algunas de ellas muy válidas, estoy totalmente de acuerdo con el autor en que es un final honesto y coherente con la historia y sus personajes, pero, además, es un gran final, el broche perfecto a la trilogía.

César no ha dejado nada al azar, no hay fuegos de artificio, ni vueltas de tuerca, tampoco trampas o hilos argumentales que no llevan a ningún sitio, todo y todos están ahí por algo, siempre hay un motivo y un fin. Nos vamos a llevar alguna sorpresa, pero están más que justificadas.

Como ya sabéis los que habéis llegado hasta Consummatun Est, no vamos a encontrar a alguno de los personajes de anteriores entregas entre estas páginas, pero aparecen otros que están muy a la altura de los de los desaparecidos. Porque uno de los puntos fuertes de esta trilogía son los personajes, todos ellos muy bien dibujados, y si bien, al crear algunos de ellos, como en el caso de Augusto Ledesma no fue muy complicado darle vida debido a la personalidad propia de un sociópata, en otros casos vamos a ver un trabajo que no ha tenido que ser nada fácil dada la clara evolución que tienen, como es el caso de Ramiro Sancho.

He nombrado a Agusto Ledesma y Ramiro Sancho, pero ninguno de los personajes que pasan por las páginas de esta novela nos van a dejar indiferentes, pueden tener más o menos peso en la historia, pero ninguno de ellos es un personaje cualquiera.

En Consummatum est visitaremos diversos escenarios de Europa y hasta viajaremos a Sudamérica, pero vamos a volver a Valladolid, allí donde empezó todo.

Vamos a poder distinguir dos partes. Una primera parte, la que tiene más extensión, que está llena de acción, que nos va a hacer viajar por distintos países, en la que Augusto Ledesma parece que es una anguila que se escurre continuamente de sus perseguidores; y una segunda parte, que es el último tercio, que es, para mi gusto, donde la novela adquiere mayor intensidad, donde llega el momento en el que no puedes parar de leer, donde no puedes perder ni un detalle y quieres saber ya de una vez quien es el que va a resultar ganador en esa batalla psicológica que se está llevando a cabo.

Y es que si Consummatum est empieza bien, acaba todavía mejor. No es la tercera parte de una trilogía en la que se ha dado de si la cuerda, donde se han llenado páginas de cualquier manera, no, es una historia que va a más, y, aun donde pensáramos que iba a ser imposible, ha ido creciendo y creciendo.

A todo lo anterior hay que unir la forma de narrar de César Pérez Gellida, con las dosis justas de diálogo, con los cambios de narrador, con esos guiños que no nos será difícil descifrar si hemos leído y escuchado sus entrevistas, hemos estado con él o le seguimos en Twitter, con los cameos que aparecen en sus novelas, con esas situaciones o frases que nos hacen dibujar una sonrisa y quitarle un poco de hierro a la historia. Y por supuesto ese prólogo al inicio de cada novela y cuya autoría en este caso ha sido, nada más y nada menos que, de Lorenzo Silva.

Todos los que hemos acabado la trilogía coincidimos en que vamos a echar de menos esta historia y a sus personajes, pero según palabras del propio autor, quizás no hayamos perdido a alguno de ellos para siempre y puedan formar parte de otras historias, pero tendrán que ser eso, otras historias, ya que esta ha quedado cerrada y bien cerrada, no hay forma de retomarla.

No puedo dejar pasar, y dar desde aquí las gracias de una manera especial a César por destinarnos un huequito en la parte final de su libro. Nos hizo mucha ilusión vernos en los agradecimientos.

También queremos agradecer tanto a Suma de Letras como a César el facilitarnos un ejemplar de la última parte de la trilogía y que nos dedicó el día de la presentación/encuentro tan agradable que tuvimos.


Hemos leído del autor

16 comentarios:

  1. Sí que le vemos a echar de menos. Ha sido una trilogía fantástica, de ésas que no te importaría que siguiera, y siguiera, y siguiera....
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por la reseña, se me ponen los pelos de punta y se cortocircuita el secador al leerla. Besotes¡¡

    ResponderEliminar
  3. Ya pasaré a leerla que estoy con ella.

    ResponderEliminar
  4. Estoy en mas de la mitad...lei la reseña por arriba...esta siendo lo mejor que leí del género

    ResponderEliminar
  5. Ya he dicho que aunque no la tenga programada pronto... la trilogía me la tengo que leer que a todos os ha encantado!
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Coincidimos en todo.
    La verdad es que son unos personajes a los que se les coge mucho cariño, y que vamos a echar de menos.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Un desenlace sencillamente soberbio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Tengo pendiente la trilogía completa, empezaré por la primera porque me apetece mucho leerlas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Me está dando miedo estos libros, que con tanta buena reseña las expectativas las tengo altísimas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. El libro parece más de lo mismo... thriller de invierno y asesinos..
    Gracias por la info!!
    Un saludooooo

    ResponderEliminar
  11. Pues a ver si me animo con la trilogía, que la tengo sin estrenar.

    ResponderEliminar
  12. Estoy pendiente de recibirlo así que leo de manera trasversal porque ando en ascuass... Besos

    ResponderEliminar
  13. Como le acabo de comentar a Teresa con este novela tengo ya la sensación de haberlo leído después de leer tantas- y tan buenas- reseñas. Y eso que no he leído ningún título de la trilogía...
    Besos,

    ResponderEliminar
  14. Qué gran final de la trilogía!
    Besos

    ResponderEliminar