Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

QUE EL TIEMPO NOS ENCUENTRE - Teresa Viejo



Este es uno de esos casos en que el poder del título y la portada de un libro se hacen patentes. 

Conocía a Teresa Viejo como periodista, la he visto muchas veces en la televisión y sé que también ha hecho y hace radio, y aunque sabía que había publicado una novela con anterioridad, La memoria del agua, no había prestado especial atención a esta faceta suya. Sin embargo, hace unos meses,  cuando me llegaron las novedades de la editorial, enseguida me fijé en esta novela.

Llamaron mi atención la portada y el título, después leí la sinopsis y enseguida quise saber que era lo que había entre esas páginas, quise conocer a Teresa Viejo como novelista, y la historia que nos contaba. Una historia, por otra parte, situada en un escenario muy poco conocido por mi.

LA AUTORA

Teresa Viejo es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, donde también cursó estudios de Sociología. 

La carrera de Teresa está ligada a la televisión donde a conducido diversos programas en diferentes cadenas (Televisión Española, Antena 3, Canal 9 y la cadena autonómica de Castilla-La Mancha); y a la radio donde fue la primera mujer que dirigió un programa matinal (Radio España).

Pero estos no son los únicos medios en los que Teresa Viejo ha tenido notoriedad, también fue directora de Interviú, convirtiéndose en la primera mujer al frente de una revista de información general.

En la actualidad y algo alejada de la televisión, desarrolla su faceta periodística en la radio y la prensa escrita.

Es autora de tres ensayos: Hombres: modo de empleo, Pareja: ¿fecha de caducidad? y Cómo ser mujer y trabajar con hombres; y dos novelas, la que es objeto de esta reseña y La Memoria del agua que tras la buena acogida que tuvo por parte del público y los críticos ha sido traducida a varios idiomas y adaptada a una serie de televisión con el mismo nombre.

Tampoco hay que olvidar la faceta solidaria de Teresa Viejo, que desde el año 2001 ejerce como embajadora de Unicef en España.

ARGUMENTO

"México, 1941. El Quanza, un barco con refugiados españoles, está a punto de atracar en el puerto de Veracruz. Una bellísima joven se dirige al muelle para recibirlo. Es Aurora, quien llegó cinco años atrás como niñera de los Vigil de Quiñones. Huyendo de la guerra civil española y ocultando un terrible secreto familiar, decidieron emprender un largo viaje para empezar de cero y recomponer sus vidas. Lo que encontrarán será un ambiente muy diferente al que dejaron atrás: bailes, fiestas, grandes orquestas tocando a ritmo de danzón y boleros, y, en especial, una creciente industria cinematográfica cuyas estrellas compiten con las de Hollywood. Aurora comprende que su verdadero futuro está allí y no en una España abrumada por los horrores de la contienda.

Enamorada de Pablo Aliaga, un joven español lleno de sueños de gloria y fortuna, obsesionado con encontrar tres rollos de una película maldita que desaparecieron en 1936, Aurora trabará amistad con una enigmática alemana dueña de un prostíbulo donde esconde muchos misterios. Con la ayuda del productor Diego Espejel, secretamente prendado de ella, comenzará a labrarse una fulgurante carrera en las pantallas de cine bajo el nombre de Vera Velier".

MIS IMPRESIONES

Cuando tengamos delante esta lectura debemos tener claro que nos debemos enfrentar con calma a las poco más de 500 páginas que tiene. Que el tiempo nos encuentre requiere cierto grado de atención y no una lectura un atropellada y precipitada. Mas adelante, cuando vayáis leyendo mi reseña, entenderéis por que digo ésto.

Dos son los temas principales que se van a dar la mano y sobre los que Teresa Viejo va a tejer su historia.

Uno de ellos, los españoles, entre los que se encontraban personajes de lo más granado de la sociedad española, que se exiliaron a Méjico durante la Guerra Civil por motivos políticos o huyendo de la confrontación, la forma generosa en que fueron acogidos organizándose recepciones de llegada en el mismo puerto cada vez que arribaba un barco, la cantidad de oportunidades que allí se les abrieron, y como se instalaron allí, siendo para la mayoría de ellos el lugar donde acabarían sus días, aunque en un principio pensaran que era algo provisional.

El otro tema es el gran auge que tuvo la industria del cine en Méjico durante aquellos años y la implicación de muchos españoles en ella. Una industria que se desarrolló paralela a la de Hollywood, y que en cierto modo se benefició con la práctica paralización de esta última, durante los años que Estados Unidos estuvo inmerso en la II Guerra Mundial.

Muchos fueron los españoles que alcanzaron gran relevancia y reconocimiento en la industria cinematográfica mejicana. Una relevancia y reconocimiento que nunca se les tuvo en España, donde el nombre de algunos de ellos se eliminaba de los créditos de las películas cuando aquí se proyectaban, y donde otros fueron ignorados, o cuyo nombre se hizo caer en el olvido.

Teresa Viejo ha querido rendir un homenaje con esta novela a uno de aquellos hombres Miguel Morayta. Un español perteneciente a una muy buena familia de ciudad Real, sobrino nieto de Franco, el oficial más joven del ejército republicano, uno de los primeros hombres en montar una productora en España en los años treinta y que luego se convirtió en Méjico en uno de los grandes de la industria del cine mejicano. Miguel Morayta dirigió unas 70 películas, produciendo y guionizando un número semejante de obras,  siendo además impulsor del Gran Sindicato de Directores de Méjico e impulsó una gran ciudad cinematográfica en ese país. Fue uno de los grandes que dirigió a actrices de categoría, como Lola Flores, Carmen Sevilla o Sara Montiel, entre otras, y de quien, sin embargo, en nuestro país nadie recuerda su nombre, es un gran olvidado.

Pero no será este el único personaje real que nos encontraremos en la novela, también aparecen en ella otros muchos a los que Teresa Viejo ha integrado en la historia con gran coherencia. Entre ellos nos encontraremos a Tina Jarque, Salvador Bartolozzi y su mujer Magda Donato, Manuel Fontanals, Armando Valdés Peza, Lupez Vélez, Agustín Lara y algunos más.

La trama se desarrolla en distintos momentos temporales que la autora nos presenta con continuos saltos en el tiempo sin orden cronológico alguno, y que únicamente vienen determinados por la presentación de un nuevo personaje, un recuerdo o la invocación a un acontecimiento. 

Estos continuos saltos en ciertas ocasiones, ha hecho que me costara situarme y me han llevado a algún momento de desconcierto (aunque luego no me haya costado demasiado reubicarme), pues en la mayoría de los casos nada más que la acción nos hacen situar el momento temporal en que se desarrolla. Al principio de algunos capítulos la autora sí nos ubica en el lugar y el año de acción, aunque no es la tónica habitual, y aún así dentro de un mismo capítulo la acción puede trasladarse a otros acontecimientos que no se desarrollan ni en el mismo año ni en el mismo lugar, sin que nada más que lo que leemos nos avise de ello. A mi modo de ver este extremo hace que la lectura, en esos casos, se ralentice y pierda algo el ritmo y es por lo que opino que requiere una lectura pausada y atenta.

Durante la primera parte la narración es más o menos pausada y sirve para que vayamos conociendo a todos los personajes que entran en escena, y nos va situando en el contexto de la novela. Pero luego el ritmo se acelera, y eso unido a algunos giros sorprendentes, hacen que esa celeridad se traslade al lector, y esa sensación al ir acompañada a ciertos misterios que van apareciendo en el transcurso de la historia, incitan a querer devorar sus páginas para conocer el desenlace de la novela. Un final, que se traduce, en palabras de la autora, en que "El final demuestra que nunca hay que dar una batalla por perdida".

Son muchos los personajes que nos vamos a encontrar en esta novela, y Teresa Viejo ha dotado a cada uno de ellos, de unas características singulares que van a conseguir que calen de diferente manera en nosotros.

Si tenemos que hablar de protagonismo muchos le darán este papel a Aurora, pero para mi tiene un peso muy semejante Edwina, por la fuerza que tiene este personaje. Son dos mujeres muy diferentes pero, por otro lado, también tienen puntos en común, las dos huyen de un pasado, aunque muy distinto en ambos casos, e intentan buscar su sitio, ser ellas mismas, un futuro distinto (aunque lo hagan de diferentes maneras), son unos personajes en los que vamos a ver una gran evolución. Para mi Aurora y Edwina son la representación de la lucha.

Pero a mi me ha llamado mucho la atención un personaje no tan importante, Berta, la mujer de Hugo Vigil de Quiñones, una mujer que a raíz de una situación complicada se hace cargo de Aurora dándole un lugar en su familia, intentará convencerla que no tiene que sentirse responsable de algo de lo que no fue culpable, que necesita enfrentarse a sus miedos para superarlos, le contará la verdad de su historia y, sobre todo, siempre la tratará con mucho cariño y le dará mucho amor. Para mi Berta representa el amor, el amor en general: el amor de esposa, de hermana, de madre, de nuera, porque son muchas las formas que el amor puede adoptar.

En cuanto a los personajes masculinos también los vamos a encontrar de las personalidades más variadas y, como en el caso de las féminas, muy bien dibujados. Los que posiblemente tengan más trayectoria sean: Hugo Vigil de Quiñones, un hombre de un carácter un tanto débil que, por otro lado, quiere que se le reconozca en su papel de cabeza de familia; el encantador Diego Espejel, atento, cariñoso y con una personalidad que hará que nos enamoremos de él;  Pablo Aliaga, quizás el que más recorrido tiene en la historia, un personaje con muchas aristas. Pablo empezó enamorándose de una muchacha bonita de ojos azules, y en la que puso todos sus sueños, para pasar, según mi opinión, de enamorarse a querer más los sueños que representaba que a ella misma. Ha sido un personaje que a la larga ha levantado en mi más antipatías que agrado. 

Pero no son los únicos en el elenco masculino, que merecen nuestra atención, y entre ellos también tengo que hacer una mención especial a un personaje, Tobias Leisser, con una inquietante personalidad, y, que está tan bien retratado, que aflorará en nosotros ciertas sensaciones, no demasiado agradables, con demasiada facilidad.

También hay que hacer una mención muy especial a la labor de investigación y documentación que ha tenido que realizar la autora para poder recrear de una manera tan viva y transmitirnos como lo hace, unos escenarios y una época de tal manera que nos sentiremos inmersos en el ambiente de la novela sin darnos cuenta.

Por último, y no por ello menos importante hacer mención del rico y cuidado lenguaje de que hace gala Teresa Viejo, utilizando además, palabras y giros propios de Méjico que los personajes que allí llegan van haciendo suyos a lo largo de su estancia en ese país, o, en el caso de los oriundos el lenguaje que les es más propio.

En definitiva, y teniendo en cuenta que, como he dicho, los continuos saltos temporales en algunos momentos han ralentizado mi lectura de esta novela porque he necesitado resituarme en la acción, por lo que estimo requiere cierta atención y en algunos casos lectura pausada, la recomiendo por muchos motivos:  por los temas que trata, por cómo lo hace, por los personajes, por el escenario histórico que refleja, por lo que nos harán disfrutar las descripciones del paisaje sensual y exótico de Méjico, por su encanto y por la historia que nos relata en la que vamos a encontrar intriga, traiciones, secretos, sentimientos y amor.

FICHA DEL LIBRO

21 comentarios:

  1. Ya le había echado el ojo, la portada me llamó mucho. Tendré en cuenta lo que dices del ritmo pausado
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Vaya, el argumento tiene buena pinta, pero algunas cosas que comentas en la reseña nos han echado un poco para atrás.

    ResponderEliminar
  3. A mi me llamó el título, me llamó la portada, y escapé al leer el nombre de la autora. Prejuicios, pero es que normalmente no encuentras buenas lecturas en libros escritos por personajes televisivos o periodistas... No tiene mala pinta por lo que dices, y tendré que ir viendo para decidir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Tenía mucha curiosidad por leer algo de Teresa Viejo. Me gusta su labor periodística y me intriga su faceta más literaria.
    Creo que esta novela podría ser un buen estreno en este sentido. Me la apunto!

    ResponderEliminar
  5. La portada y el título atraen y el argumento creo que me puede enganchar. lo apunto. Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  6. No he leído aún a Teresa Viejo y voy a seguir teniendo este título con interrogantes, no estoy del todo convencida. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Tu reseña me ha gustado, pero hay algo que no termina de convencerme, besotes

    ResponderEliminar
  8. Un tipo de novela que siempre me gusta. Personas pocos conocidas que fueron relevantes y el tiempo les hace justicia con estos libros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Sabía que la habías leído y tenía muchas ganas de leer tus impresiones porque es una novela que me llamó mucho la atención desde que salió a la venta y ahora me quedo con más ganas de leerla, apuntada está y con preferencia
    besos

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo pendiente, a ver si encuentro hueco para leerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Pues no lo conocía, de hecho no me sonaba que esta chica escribiera... Pero me ha parecido un libro muy interesante para hacer justo lo que dices, disfrutarlo con calma
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Pues como es un libro que se debe de leer con calma, primero tendré que buscar la calma para leerlo eje. Me ha gustado mucho tu reseña, detallas todo muy bien para que podamos hacernos una idea de la lectura. No he leído a la periodista pero sabía que escribía y creo que podría disfrutar de este libro, me gusta la época y el misterio que encierra.
    Besos!

    ResponderEliminar
  13. No me llamaba este libro, pero me has hecho cambiar de opinión. Tendré en cuenta lo de la lectura pausada.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  14. Como te decía por otros lares, Una novela que me había pasado desapercibida hasta que he leído tu reseña

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que no me llama esta novela porque no me cae muy bien su autora. Y la verdad es que tiene buena pinta.

    ResponderEliminar
  16. Pues una vez leída tu reseña la tendré en cuenta, el tema es bastante atractivo,
    besucus

    ResponderEliminar
  17. Has hecho una estupenda reseña pero la novela no me atrae demasiado, por la época, la trame en sí y, sobre todo, por mis prejuicios hacia la autora.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  18. Dlb cómo uno se puede comunicar con usted Teresa Viejo

    ResponderEliminar
  19. Dlb cómo uno se puede comunicar con usted Teresa Viejo

    ResponderEliminar
  20. Dlb cómo uno se puede comunicar con usted Teresa Viejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el mail del blog que aparece a la derecha o por Twitter

      Eliminar