Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

lunes, 20 de mayo de 2013

ENTREVISTA CON AMAYA ASCUNCE - EN LA COCINA CON LA DRAMA MAMA


Hoy os traigo una entrevista con Amaya Ascunce que ha publicado su segundo libro titulado "En la cocina con la Drama Mama".




Hola Amaya, ¿qué tal?. Lo primero de todo quiero darte las gracias por dedicar un rato de tu tiempo a nuestro blog De Lector a Lector. 

Creo que lo mejor será empezar por tus primeros pasos. 


Aunque ya son muchos los que conocen tu blog siempre habrá alguien que lo haya pasado por alto. Cuéntanos como surge y quién es o qué es una drama mama. 

Surgió porque mi madre me dijo por teléfono que apagara los fuegos al salir de casa. Me puse a pensar en todas las frases de esas que me seguía diciendo y las escribí. Me salieron más de cien. Me hizo gracia. Además tenía ganas de escribir un poco y me puse a ello.  Y bueno, una drama mamá es la madre que le mete un poco de drama a todos los consejos, una madre un poco folclórica que te dice cosas como: te voy a dar una razón para que llores de verdad. A parte de que con 40 años te sigue diciendo que te retires el pelo de la cara.

¿Cómo fue esa decisión de pasar del blog al libro “Cómo no ser una drama mamá”? 

El blog tenía bastante tráfico y me pareció que podía ser el típico libro tontorrón que se vende el día de la madre. Yo siempre había tenido el sueño de publicar un libro así que se lo propuse a Planeta y mira tú por donde dijeron que sí.  

¿Qué sentiste en esos primeros pasos?  Cuando veías la acogida que estaba teniendo tu libro ¿que es lo que pensaste? 

Fue una locura y lo sigue siendo. He vendido bastante en una época muy mala para los libros. ¡Incluso se ha traducido al portugués! La verdad es que me ha encantado. Me ha escrito mucha gente diciendo que se ha reído mucho con el libro o que a su madre le ha encantado. Y eso es una pasada. 

Me imagino que una vez publicado el primer libro y viendo la acogida que había tenido por parte del público, en tu cabeza empiezan a tomar cuerpo otros proyectos ¿Cuales eran tus proyectos a partir de ese momento? 

Yo quería seguir escribiendo pero la idea del segundo fue de Planeta. Lo de las recetas fue accidental pero se me ocurrió darle una vuelta e intentar aprender de verdad a cocinar y contar las aventuras que nos pasaban en la cocina. Y  me lo he pasado muy bien.  

Ahora nos vamos a ir acercando al momento actual. 



Si alguna vez te hubieran dicho que ibas a escribir un libro que tuviese que ver con la cocina ¿Qué hubieses pensado? ¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza cuando Planeta te propone este proyecto? 

Hubiera pensado que ni de milagro, que es exactamente lo que le dije a mi editora cuando me lo propuso. Pero sin pensarlo mucho, empecé a escribir sobre lo mal que cocinaba, sobre la propuesta de Planeta, sobre que mi madre no me quería enseñar… Y poco a poco salió el libro y al final me puse a cocinar. Algo que hemos sacado a parte del libro. Ahora mi tortilla de patata no da asco…

 ¿Cómo es ese momento en que le cuentas a tu madre la propuesta que te han hecho de escribir un “libro de cocina”?  

 No se lo dije así. Cuando me propusieron el libro de recetas dije que no directamente.  Luego me hicieron una oferta en firme y le empecé a dar vueltas pero con otra idea. Lo que le propuse a mi madre después es que me enseñara a cocinar y contarlo. Y casi se mea de la risa. Dijo que no, por supuesto.
  
Me imagino que aunque piensas que no es lo tuyo un libro de este tipo, te pica el gusanillo y empiezas a darle vueltas en la cabeza ¿Que es lo que hace que te lances a esta aventura y que pensabas que podía salir de ella? ¿Qué te decide a ponerlo en marcha? 

En ningún momento pensé en un libro de cocina. Lo que quería contar es la relación madre e hija a través de las recetas, en un ambiente tan natural en mi casa. Y no sé, me senté un día, me puse a escribir lo mal que cocino, las batallitas de la infancia, y también escribí todo esto: cómo me lo propuso Planeta, cómo ella dijo que no… Y me hizo gracia. Aunque no firme nada hasta tenerlo escrito y que me gustara. Solo firmé dos días antes de entregarlo completo. Mi editora estaba a punto de volverse loca… 

Durante la lectura de este libro hay algunos momentos en los que queda claro que tus primeros pasos en la cocina no fueron muy acertados ¿Fueron tal cual los cuentas o los has exagerado un poquito? Reconozco que a mi también me han entrado a veces tentaciones cuando me ha faltado algún ingrediente, o no he tenido la suficiente paciencia o tiempo para la elaboración de un plato, pero ¿Son reales momentos como el de la gelatina o cuando decidiste que podías sustituir el arroz de un plato por macarrones, la tortilla de patata hecha con mantequilla, etc., que nos relatas?  

Para mi desgracia hay mucha realidad en todo eso. Y he hecho cosas peores. No tengo lógica cocinando y he tenido que tirar muchas cosas que había cocinado porque estaban asquerosas. Hice esa tortilla, lo del arroz es una tontería para la cantidad de veces que cambio un ingrediente principal. Lo de la gelatina es verdad, pero tuve una compinche en aquel desastre.  Aunque lo del congelador fue cosa mía.

He leído en tu  blog que en ninguna de las entrevistas que has realizado hasta el momento, te han preguntado si de verdad tu madre te puso las lentejas en bocadillo, ni si has aprendido a cocinar vainas, así que voy a aprovechar la ocasión para que contestes a las preguntas que no te hicieron. 

 Sí y sí. Jajajaja de verdad de verdad que mi madre me puso lentejas en bocata y me mandó a ver los Reyes magos con aquello. Es que era una terrible comedora… Y me estaban esperando todos mis primos en el portal. Pero vamos, que he desayunado pescado muchas veces también. Y lo de las vainas… Mejor leer el libro.

¿De verdad, se te daba/da tan mal la cocina? ¿Tan malo es tu arroz blanco? 

Malísimo, palabra. Aunque ahora ha mejorado un pelín. Pero es que no tengo mano. Ni para eso ni para cantar ni para bailar. No son mis dones clarísamente.

¿Cómo han sido esos momentos de compartir recetas y cocina con tu madre? 

Ha sido divertido y tenso al mismo tiempo… Pero un buen recuerdo. Y oye, mi tortilla de patata ahora queda medio resultona. 

Con las dos metidas en la cocina ¿Ha habido momentos verdaderamente difíciles en que pensabas que esta aventura literaria y culinaria se iba al traste? 

Constantemente. Yo no pensé que fuera a terminar el libro. Por eso no quería firmar. Pero tampoco difíciles, simplemente no sé si yo era capaz de sacar esto adelante.

¿Has aprendido algo de estas lecciones culinarias de mamá? ¿Has sacado algo en claro? 

Muchas cosas: que no eres nadie sin un pasa purés, que se necesitan cien mil tipos de fuentes de para cocinar, que hay que sentir mucho amor para tirarte 4 horas cocinando algo para otra persona…  

¿Podríamos decir que el amor y el cariño son de los ingredientes más importantes en una receta? 

Pues en parte sí, porque se cocina sobre todo para los demás, para que les guste y disfruten y eso tiene una entrega de fondo.  Aunque tener los ingredientes adecuados también importa porque yo hecho arroces con mucho amor que daban asco. 

¿Qué es lo que se van a encontrar los lectores que se decidan a leer tu libro? ¿Que les dirías para que se animen a leerlo? 

Que no es un libro de cocina. Es un libro de humor y que si tienen una drama mamá puede que se sientan identificados y pasen un buen rato. Poco más. Que la vida está demasiado llena de cosas serias y este libro solo es para pasar un buen rato y sentir un poco de nostalgia por los tuppers de mamá.

¿Quieres añadir algo más? 

 Creo que no… ¡Que les aproveche!


Muchisimas gracias Amaya por tu tiempo, y yo que ya he leído el libro tengo que decirte que me he reído mucho (la gente en el metro y el tren me miraban con cara muy rara), he disfrutado de su lectura y lo recomiendo a todo aquel que quiera evadirse y divertirse, aunque no sé si aprenderán mucha cocina.  

Muchas gracias! Y sí, de cocina poquico la verdad.
Un beso

12 comentarios:

  1. Es un libro que me despierta mucha simpatía. Ha sido estupendo leer la entrevista. Besos

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchas ganas de leer este libro gracias a las reseñas que he ido leyendo en los blogs que sigo y leyendo la entrevista y las respuestas de la autora me quedo con más ganas
    besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la entrevista, la verdad es que la autora resulta simpática.

    ResponderEliminar
  4. Me apetece mucho leer este libro, enhorabuena por la entrevista, muy entretenida
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Madre mía, y yo que pensaba que lo mío en la cocina era de película de terror... Está claro que, como decía mi abuela, siempre hay alguien que está peor que uno.

    ResponderEliminar
  6. He leído buenas opiniones del libro...y con lo que me cuesta cocinar...no me vendría mal jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. ¡Que bonita entrevista! Me ha encantado y me ha dado aún más ganas de leer el libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho la entrevista. Tengo ganas de leer los libros y la autora me cae muy bien :)

    ResponderEliminar
  9. Gracias a tí por acercarnos a la autora y un poco más a este libro. Un beso!

    ResponderEliminar
  10. La entrevista es genial. Me lo pasé pipa con el primer libro, no puedo resistirme a éste.

    ResponderEliminar
  11. Una entrevista genial, el libro parece sobre todo divertido y ha sido un gusto conocer autora y libro por tu espacio.
    Besos

    ResponderEliminar