Blog de opiniones sobre libros de actualidad: novela negra, thriller, ficción, histórica, hechos reales… todo tiene cabida en nuestras lecturas.

Además, entrevistas y encuentros con autores y un listado de firmas en toda España para que no os perdáis cuando pasa vuestro autor favorito por vuestra ciudad.

jueves, 10 de enero de 2013

EL TIEMPO MIENTRAS TANTO - Carmen Amoraga



Me fijé en esta novela en una página de internet, poco después de ser elegida finalista del Premio Planeta. Aunque de esto hace ya algún tiempo, el caso es que he ido demorando en su lectura.

Después leí varios comentarios que la ponían en muy buen lugar, y hasta en algunos de ellos se decía que merecía más el premio que la novela de Eduardo Mendoza (Riña de Gatos), que fue la que se llevó el gato al agua en esa edición.

LA AUTORA

Carmen Amoraga era una total desconocida para mi, pese a que ésta no era esta su primera novela, ni el primer premio que la habían concedido.

Conocía su nombre de cuando fue elegida finalista del Premio Planeta 2010, pero quitando eso nada más conocía de su trayectoria profesional o literaria, así que me puse manos a la obra y ahora os puedo contar algunas cosas más.Carmen Amoraga nació en 1969, en Picanya, Valencia. Estudió Ciencias de la Información y empezó sus labores periodísticas en la radio y en la televisión. Es columnista habitual del Diario de Levante y forma parte de diversas tertulias radiofónicas.

Aunque como he dicho, yo conocí a Carmen Amoraga por la novela de la que trata esta opinión, su labor literaria viene de atrás, ya que en 1997, obtuvo el II Premio Ateneo Joven, con la que fue su primera novela “Para que nada se pierda”.“Todas las caricias” fue su segunda novela y en 2007 resulta finalista del Premio Nadal con la novela “Algo parecido al amor”.

Cuando nace su primera hija, Carmen escribe un libro, que es una especie de guía, incluyendo sus experiencias personales sobre la maternidad así como entrevistas, sobre este tema a diversas personalidades, que tituló “Todo lo que no te contarán sobre la maternidad”.

ARGUMENTO

María José ha sufrido un accidente de tráfico cuando iba a trabajar por la mañana. Un conductor que venía en dirección contraria ha chocado contra su vehículo provocándola un coma irreversible. El otro conductor ha fallecido en el accidente.En este estado María José pasa sus días en un hospital para crónicos, donde transcurrirán los últimos meses de su vida, con las visitas matinales de su padre, que ha dejado de trabajar para acompañarla, leerla el periódico todos los días y demostrarle el amor que siempre ha tenido por su niña; la visita por las tardes de su madre, que ha sido incapaz de mostrarle sus sentimientos, de abrazarla, de decirla cuanto la quería, lo cual sólo hizo en los primeros años, lo que no siguió haciendo después y consiguiendo durante su adolescencia y después llevar una vida en común, con mucho desapego y que se convirtió en un continuo reproche; Marga, su amiga de toda la vida, que va a verla los miércoles por la tarde, dejándolo todo, su trabajo, su familia, etc., para “achucharla”, besarla, abrazarla, se tumba junto a ella, la habla y le cuenta como van las cosas, haciendo que Pilar, la madre de María José, se sienta incómoda y celosa, porque no es capaz de hacer lo mismo por su hija.

Sólo cuando ha transcurrido ya tiempo desde el accidente, y sin que Pilar se entere, mientras Paco acompaña a María José, Joaquín (el gran amor de Maria José y que ahora es su ex-marido) es capaz de ir a verla, a decirla lo equivocado que estaba al no haber sido capaz de quererla como ella le había querido. Ahora, después de que le ha dejado, cuando la ha perdido, es Joaquín capaz de comprender, cuanto la quería.

MIS IMPRESIONES

Lo primero que tengo que decir, es que si no estás en tus mejores momentos anímicamente hablando, te abstengas de leer este libro, ya que se trata de una novela triste, o por lo menos a mi lo que me transmitió fue tristeza. Y no por el hecho de que nos encontremos ya en las primeras páginas que María José está en coma, en un hospital de crónicos y terminales, y cuyo fin está próximo, debido a un accidente de tráfico que ha tenido, hecho de por sí ya triste, sino por la tristeza que destilan sus personajes, por como han sido sus vidas, por como se han desarrollado éstas, por como se han comportado, por lo que no han sido capaces de hacer, de transmitir.Una de las primeras cosas a lo que me enfrenté fue al título. Después de ver de qué iba el libro, ¿qué era lo que me sugería “El tiempo mientras tanto”?.

Mientras tanto, los que están alrededor de María José, ven como se escapa su vida y, en principio, poco hacen más que ver pasar los días, y sin embargo, mientras tanto .... ¡¡¡¡TANTO!!!!.Cuando la muerte es rápida, te enfrentas a ella de golpe, como de golpe te crea un vacío, pero cuando ves que sucede poco a poco, y más con una persona joven y con mucho por delante, cuando te vas despidiendo de ella lentamente, cuando ese vacío y esa pena va creciendo despacito, cuando quieres decir tantas cosas aunque sea imposible que la otra persona te escuche. ¿O sí te escucha?.

Nos vamos a encontrar es una novela coral, ya que María José no es más que un personaje más. Todos los demás que nos vamos a encontrar tienen entidad propia la misma fuerza y a través de estas páginas vamos a conocer como son y las vidas de María José, Pilar (su madre), Paco (su padre), Joaquín (su ex-marido), Marga (su mejor amiga); y otros personajes secundarios como Fermín (el primer novio que tuvo su madre y al que siempre esperó), Cleopatra (la mujer cubana que la acompaña por la noche) o Gamboa (el inmigrante que ha sufrido un accidente y es compañero del hospital).Y es que lo mejor de esta novela, para mi gusto, son los personajes. Unos personajes bien trazados y definidos, interesantes, con unos sentimientos muy fuertes, a los que en algunos casos me daban ganas de zarandear, de increpar, que lograban ponerme de los nervios, en definitiva que me removían porque no podía estar de acuerdo con ellos, o por la vida que vivían, y eso es porque se trata de personajes vivos.

Carmen Amoraga nos narra una historia de vidas deseadas, que como suele pasar muchas veces, no se hacen realidad, de deseos que al no cumplirse se convierten en frustraciones, de vidas que no satisfacen y que hacen tan difícil encontrar un momento de felicidad a quien las vive y a quienes les rodean. Porque en cierto modo sus personajes se enrocan en su vida, en sus pesares, en sus anhelos no conseguidos, no saben dar un puñetazo y continuar sin lo que pudo haber sido y no fue, siguiendo adelante, buscando un futuro, distinto al que imaginaron pero sin duda mejor que el que llevan.Tiene que llegar el accidente y el estado en el que se encuentra María José para que algunos de esos personajes se planteen vivir su vida de otra manera, como hace tiempo debieron haberlo hecho, de forma que hubiesen sido, seguramente, más felices y no cabe duda que hubiesen hecho más felices a quienes les rodeaban.

Se trata de una novela donde hay más narración que diálogo, y que en ningún momento se hace pesada, está bien escrita, y donde primordialmente quieres saber más de los personajes y de esa manera intentar entenderlos. Una novela donde los personajes y los sentimientos de éstos, en su estado más puro, con toda su intensidad, sin vueltas ni adornos, son lo verdaderamente importante.En cuanto a si recomiendo esta novela o no, eso depende.

Depende del momento emocional en el que te encuentres, ya que como he dicho a mi lo que me ha transmitido esta novela ha sido tristeza, aunque al final esos personajes vean un poco de luz en su camino intentando dar un cambio a sus vidas, algo que no supieron hacer en su momento y que hubiera evitado arrastrar en ellas tanta frustración y amargura.Se trata de una novela bien escrita y cuya lectura no va a entrañar ninguna dificultad, pero puede que esa tristeza de la que hablo y los sentimientos que te transmite, consigan que no resulte una lectura rápida y ávida, sino más bien lenta y sosegada.

Así que si lo que estabas buscando era puro entretenimiento, está claro que no. “El tiempo mientras tanto”, en este momento, no es tu novela.Pero si lo que estás quieres es una novela con unos personajes con personalidad, entidad, que transmitan sentimientos, unos personajes con un interior un tanto complicado, y ver como evolucionan y una novela que consiga hacerte pensar, esta es una lectura, que sin ningún lugar a dudas, te satisfará.

20 comentarios:

  1. No me disgusta pero no para este momento. Estoy en una etapa tan optimista que no me apetece mucho ahora mismo esta lectura...
    Besos,

    ResponderEliminar
  2. Me encantan este tipo de lecturas que te hacen pensar y que transmiten sentimientos. Algún día la leeré que estoy segura que disfrutaré de su lectura.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gustó muchísimo esta novela, Concha. No tenía claro loq ue me iba a encontrar, incluso me daba un poco de miedo que fuera un sentimentalismo barato y me encontré con un libro pausado y para reposar en su lectura con unos personajes que pueden ser cualquiera
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mi no me ha gustado y me ha costado leerlo...

    ResponderEliminar
  5. Pues a ver si lo anoto en la lista, aunque a este paso lo mismo le toca el turno dentro de diez años...

    ResponderEliminar
  6. Vaya tengo esta novela en la estantería de libros pendientes de lectura desde hace ya un tiempo... Me ha gustado tu opinión y creo que le daré un empujón.
    Muchas gracias por tu reseña!
    Besos

    ResponderEliminar

  7. He leído tu post y al fijarme en el resumen del libro me he dado cuenta de que ya lo había leído! No recuerdo cuando, pero me acuerdo de la historia. Como dices el libro es muy triste y los personajes desprenden una profunda infelicidad. A mi no me encantó precisamente, aunque es cierto que se puede leer.
    Besos!

    laseternaspalabras.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  8. Por un lado le tengo ganas, pero por otro, no estoy segura deque sea el momento apropiado para leerla :-) Un besote!!

    ResponderEliminar
  9. Cuanto me gustó esta novela. Pero es cierto que si estás deprimido, mejor leer otra cosa. Porque lo de menos es la muerte. Mucho más duro es el desastre emocional y de derrota que tienen los personajes

    ResponderEliminar
  10. Lo tengo pendiente desde hace tiempo. Se que ahora no es el momento para ello.

    ResponderEliminar
  11. Lo tengo anotado desde que me lo recomendó una amiga hace tiempo pero no encuentro el momento para leerlo, ahora mismo por ejemplo una novela triste no es lo más adecuado por lo que tendrá que seguir esperando
    besos

    ResponderEliminar
  12. La tengo apuntada desde hace tiempo. Creo que es de las que me gustan, pero quizá por esa carácter más intimista y que requiere de un cierto estado anímico, va quedando ahí pendiente y pasan otras por delante. Encontrará su momento sin duda y seguro que disfrutaré con su lectura. Tu reseña ha hecho que sonara una pequeña campanita de atención.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Me aficioné a esta escritora tras leer ALGO PARECIDO AL AMOR que me gustó mucho. Luego leí un par de obras más, como esta que nos traes y no consiguió superar el listón. En cualquier caso, no descarto seguir leyendo lo que Amoraga publique. Besos.

    ResponderEliminar
  14. El estado de animo no me afecta en nada, puedo leer una comedia humorística y esta triste...me han dadl ganas de leer y seguir el relato de esta mujer accidentada. Saludos desde puertoarial.com

    ResponderEliminar
  15. Aunque es una historia triste pero se compensa con momentos muy hermosos.
    A mí especialmente me emocionó las pocas frases sobre José Vicente, el hombre que está en el hospital y lo visita una escritora.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Acabo de terminarla y la recomiendo de todas todas. A mí no me pareció triste en absoluto, solo al principio. Cuando te das cuenta de que los personajes han aprendido algo de su dura experiencia, entiendes el sentido de la obra. Una gran lección que aprender.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. He leído tu post,este libro es uno de mis favoritos¡Me encanta!.
    Vuelvo a leerlo cada vez que puedo y siempre me hace reflexionar :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar